apareció flotando en un río /Titulares de Policiales

Octavio Romero (33), primer suboficial de la ciudad, desapareció el 11 de junio de 2011 de su domicilio en Retiro. seis dias despues su cuerpo, desnudo y golpeado, parecía flotar en el río, cerca de Olivos. La autopsia confirmó las sospechas de su compañero: había sido asesinado.

Una década después, este crimen de odio, que siembra sospechas sobre miembros de la Fuerza, permanece impune y llega a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Gabriel Gersbach (56), el hombre con quien la víctima compartió los últimos 12 años de su vida, es el fiscal para que no se olvide la causa del asesinato de Octavio ni naufragio en la Justicia.

A nivel local, es investigado por la Fiscalía Penal No. 40 y Juzgado No. 46, encabezado por el Magistrado Jorge Anselmo de Santo. Pero no hay sospechosos ni detenidos ni acusados.

El lugar en Olivos donde encontraron el cuerpo de Octavio Romero.

«La causa caducaría a los 20 años de edad y hacemos esta interpretación considerando que podríamos exigir la pena de cadena perpetua, en caso de más de una persona está involucrada del Ayuntamiento ”, advirtió Gersbach en diálogo con Clarín, que pone todas sus esperanzas en el ámbito internacional.

«La causa no ha cambiado en cinco años.. Les tomó más de dos años hacer los allanamientos, no encontraron nada y los jefes ya habían sido trasladados ”, dijo Gersbach, quien siempre contó con el apoyo legal de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ).

«Dignidad operacional»

Gersbach y Octavio Planearon la boda para el final de ese trágico 2011. Justo antes de que lo mataran y después de que se aprobara la Ley de Matrimonio Igualitario en 2010, el alcalde pidió permiso a sus superiores para convertirse en el primer homosexual uniformado del país en casarse.

«Para mi, su crimen fue un mensaje. Recibió amenazas por su condición sexual y celos: era brillante… Octavio trabajaba en el edificio de la Guardia Costera y en el baño había grafitis despectivos ”, dice Gersbach hace una década.

Gabriel Gersbach, socio de Octavio, en nota con Clarín en 2015.

Gabriel Gersbach, socio de Octavio, en nota con Clarín en 2015.

UNO informe anónimo, muy detallista, que llegó con el caso ya avanzado, convenció a la Corte de que las sospechas que rodeaban a Octavio iban por buen camino.

«Se hizo una invasión en el Ayuntamiento y varios superiores fueron llamados a testificar, pero no hay nada. La hipótesis siempre ha estado ligada a la responsabilidad de los miembros de la Fuerza en el crimen ”, recordó el acompañante de la víctima.

Fue un informe de 12 hojas, de doble cara, que el que era el fiscal recibió en el caso, Estela Andrades de Segura, en 2015, y también periodista.

«Fue llamado Operación Dignidad ‘Oscar Costa’, Oscar es el segundo nombre de Octavio. Allí se detalló el secuestro a punta de pistola con silenciador, con fotos y nombres, cómo estaba borracho y ellos torturaron en una maniobra llamada ‘submarino seco‘. No salió nada, el silencio de la radio ”, dijo Gersbach.

El crimen de Octavio Romero quedó impune durante 10 años.  Foto: Facebook

El crimen de Octavio Romero quedó impune durante 10 años. Foto: Facebook

La familia y pareja de Octavio siempre han manifestado que esa noche bajó de su departamento por alguien a quien conocía: “Salió a buscar a alguien que vino y bajó a abrirlo, y lo consiguieron: Por eso subieron el volumen del televisor y sacaron su arma. «

el caso

Graduado en Relaciones Públicas, Octavio hablaba inglés y portugués con fluidez y se ocupaba de toda la familia de Curuzú Cuatiá, Corrientes. Tenía un futuro brillante … y eso se truncó 11 de junio de 2011.

Aquella noche de sábado, hace una década, se abrió el piso del Retiro donde vivía con su pareja, con todas las luces encendidas y el televisor con el volumen demasiado alto.

La chaqueta de pana que llevaba Octavio aquel sábado cuando Gersbach se despidió para ir a trabajar con su taxi, estaba acostado en un sillón.

Octavio Romero trabajaba en el edificio de la Guardia Costera.  Foto: Facebook

Octavio Romero trabajaba en el edificio de la Guardia Costera. Foto: Facebook

octaviano no fui al cumpleaños en el Parque Centenario al que fue invitado. Incluso compró bebidas para llevar y se encontraron en el apartamento. Tampoco volvió a contestar su celular. Fue entonces cuando se dispararon las alertas.

Lo buscaron por todas partes durante cinco días, hasta que el 17 de junio apareció su cuerpo flotando en el Río de la Plata.

Mientras Gersbach testificaba ante la policía, el cuerpo de Romero fue encontrado por un barquero del Club Náutico de Belgrano: estaba desnudo, golpeado y los estudios adicionales de la autopsia determinaron que había sido arrojado al agua sin vida.

Octavio murió de un «Trauma de la cabeza producido por un golpe con un objeto duro y ciego ”. Tenía 2,06 gramos por litro de alcohol en la sangre y su pareja siempre decía que no bebía: no se cansaba de abrazarlo.

2015. Amigos y familiares de Octavio Romero reunidos en el puente de la Facultad de Derecho.

2015. Amigos y familiares de Octavio Romero reunidos en el puente de la Facultad de Derecho.

Diez años después, está cada vez más convencido de su hipótesis: «No tengo dudas, antes y después de ese aviso anónimo, siempre pensé que había alguien del ayuntamiento involucrado«

Y concluyó: «Cuando se llega a esa fecha, mi cabeza trabaja y aparecen cuadros e imágenes. Afortunadamente, Recibo mucho amor de todas las que se presentan para este tiempo y que son hermosas ”.

EMJ