atendía en una clínica de Quilmes, tenía pedido de captura y usaba tobillera electrónica /Titulares de Policiales

Por segunda vez esta semana, el caso de un doctor falso que trabajaba en Conurbano. Aunque, en esta ocasión, no fue detenido por ejercicio ilegal de la medicina, sino porque tenía un orden de captura de la Justicia de San Martín. Lo sorprendente es que llevaba un tobillera electronica, por domicilio en causa de drogas.

Cayó en Quilmes, cuando Asistía a una clínica de maternidad. Para arrestarlo, la policía se hizo pasar por pacientes.

Los operativos fueron realizados por Quilmes DDI y el detenido fue identificado por fuentes policiales como Jorge Daniel Zapata (60), OMS usó otro sello para asistir al Materno Infantil Ambulatório en Avenida Brandsen 128.

Jorge Daniel Zapata (60), médico canalla.

como pudo saber Clarín de las fuentes de la investigación, cuando Zapata fue detenido Asistí a la guardia de la clínica.

Aunque no pudieron detenerlo por ejercer la profesión de médico con otro sello, lo detuvieron bajo la orden de aprehensión vigente en el Juzgado de San Martín: “Fue por una causa del delito de encubrimiento agravado”.

Tras el análisis, descubrieron que estaba usando una pulsera electrónica en el tobillo para arresto domiciliario.

«Es para un violación de la Ley 23.737, el de drogas, que se tramita en el Juzgado Federal No. 3 de Morón ”, dijeron las fuentes, aunque otras fuentes aseguran que fue condenado en la Ciudad de Buenos Aires.

Por si acaso

Los investigadores llegaron al médico trucho luego de que la UFI No. 5 de Quilmes, a cargo de Jorge Saizar, presentara una denuncia por un miembro de una fuerza de seguridad en enero de este año.

«El dinero se destinó a esa clínica para recibir atención médica y Reconocido como persona vinculada al delito ”, detallaron las fuentes.

El Fiscal Saizar inició la investigación de los delitos de “práctica médica ilegal y usurpación de títulos y honores ”.

Tenía una orden de arresto y una orden de domiciliación.

Tenía una orden de arresto y una orden de domiciliación.

Fueron varios meses de trabajo e incluso en las últimas horas un grupo de oficiales de DDI fingió ser paciente.

Los efectivos que acudieron a ser atendidos en la clínica Quilmes pudieron constatar que el falso médico no solo los estaba atendiendo, sino también certificados y recibos emitidos médicos que utilizan sellos apócrifos de otros médicos.

DD