Australia aturde a la Argentina de 10 hombres en los Juegos Olímpicos con goles de Gales y Tilio | Australia Fútbol Inglés

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Un gol en el primer tiempo de Lachlan Wales y un segundo en el minuto 80 del suplente Marco Tilio sorprendió a la Argentina de 10 hombres cuando Australia se hizo con el primer puesto en el Grupo C en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El entrenador en jefe de Australia, Graham Arnold, un atleta olímpico en Seúl en 1988, había prometido que su equipo «conmocionaría al mundo» y sus cargas se cumplieron en el calor vespertino del Sapporo Dome.

King, de 20 años, entró después de que un cruzado bajo de Joel King atrapó a la defensa argentina en el minuto 14 para dar a los Olyroos la ventaja en su regreso al fútbol olímpico por primera vez desde 2008.

La mejor actuación de Australia en los Juegos Olímpicos se produjo en Barcelona 1992, donde terminó en cuarto lugar. Argentina es la actual campeona sudamericana sub-23 y es dos veces campeona olímpica después de haber ganado en Atenas en 2004 y en Beijing cuatro años después.

Australia comenzó brillantemente con el lateral derecho de Melbourne City, Nathaniel Atkinson, ejecutando a Francisco Ortega de manera irregular.

Dos tarjetas amarillas para Ortega en dos minutos en el tiempo añadido al final de la primera parte le dieron a Australia una ventaja de hombres. Primero, Ortega fue penalizado por una falta sobre Atkinson, luego él y Riley Magree de Birmingham City, quien fue nominado para el premio Puskas en 2018 por un gol de patada de escorpión mientras estaba cedido con Newcastle Jets, entraron en el libro por empujar en el área como el centrocampista Denis Genreau alineó un tiro libre cerca de la línea de fondo.

Magree estuvo a punto de doblar la ventaja con estilo, pero su remate de cabeza fue atajado acrobáticamente por el portero del Cádiz Jeremías Ledesma.

El australiano Riley McGree intenta anotar con una patada aérea contra Argentina.
El australiano Riley McGree intenta anotar con una patada aérea contra Argentina. Fotografía: Masashi Hara / Getty Images

En la segunda mitad, Australia retomó donde lo había dejado, con Mitch Duke, uno de los dos jugadores excedentes en el equipo con el defensor de los Central Coast Mariners Ruon Tonyik, recortando el listón con un chip artístico 20 segundos después del reinicio.

Argentina no estuvo exenta de ocasiones, con el defensa del Atlético de Madrid Nehuén Pérez forzando una parada rasa del portero Tom Glover con un disparo desde lejos. Pero a pesar de tener más balón (56% de posesión) lucharon por imponer su característico juego físico y de pases, con jugadores como el centrocampista del Famalicão Carlos Valenzuela y Adolfo Gaich del CKSA Moscú incapaces de abrirse camino en una zaga muy organizada.

Magree, buscando un segundo gol para matar el juego, vio a Ledesma fuera de su línea nuevamente, pero su esfuerzo desde la mitad voló por poco. Luego Magree, jugado por la derecha, intentó cuadrar a Gales cuando quizás debería haber disparado y su pase fue interceptado.

Regístrese para nuestra sesión informativa de Tokio 2020 con todas las noticias, vistas y avances de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos

En poco tiempo, Australia fue recompensada por su juego enérgico y apremiante. Con su primer toque, Tilio, el delantero del Melbourne City de 19 años que fue la estrella de su gran victoria en la final de la A-League, liberó a Duke antes de lanzarse a una carrera vertiginosa hacia el área para encontrar el regreso y golpear bajo en la esquina. Tilio y Gales habían sido reservas, pero ascendieron al equipo con su expansión la semana pasada como resultado de la tensión que la pandemia ha puesto sobre los jugadores.

Anteriormente en el grupo España y Egipto habían empatado 0-0. Sin duda, tres puntos llenarán de fe a los Olyroos, pero quizás lo más impresionante fue la forma de actuación dominante y acelerada que vengó las derrotas de Argentina en los Juegos Olímpicos de 2004 y 2008.