Biden promulga su plan de inversión sobre el clima y la salud



El presidente estadounidense, Joe Biden, promulgó este martes su plan de inversión en salud y clima que constituye una importante victoria política para los demócratas a menos de tres meses de las elecciones legislativas.

Fruto de arduas negociaciones con la derecha del Partido Demócrata, la ley incluye la mayor inversión jamás realizada en Estados Unidos para el clima: 370.000 millones de dólares para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030.

El texto prevé incentivos financieros para orientar la economía estadounidense hacia las energías renovables, limita el precio de algunos medicamentos y crea un impuesto mínimo de 15% para las grandes empresas.

«Un país puede transformarse. Eso es lo que está sucediendo ahora», declaró Biden en un discurso con tintes electorales, antes de firmar la reforma, bautizada «Ley de Reducción de la Inflación», en la Casa Blanca.

«Se trata del futuro. Se trata de aportar progreso y prosperidad a las familias estadounidenses», dijo. «Se trata de mostrar a Estados Unidos y al pueblo estadounidense que la democracia aún funciona».

Aunque el Partido Republicano calificó de «estafa» una disposición que conceda subsidios para la compra de vehículos eléctricos; el Sierra Club, un grupo ecologista, elogió lo que calificó de paso audaz en la lucha contra el sobrecalentamiento del planeta.

«Este día será grabado por las futuras generaciones como el cambio de rumbo contra la industria de los combustibles fósiles y hacia un futuro más sano, más limpio y más justo para todas las personas de este país», dijo el presidente del Sierra Club, Ramón Cruz.

El segundo apartado de este gran plan de inversión tiene como objetivo corregir parcialmente las enormes desigualdades en el acceso a la atención médica en Estados Unidos, en particular bajando el precio de los medicamentos.

Medicare, un programa público de seguros médicos para personas mayores de 65 años, podrá por primera vez negociar los precios de determinados medicamentos directamente con las farmacéuticas, y así obtener tarifas más competitivas.

Para financiar estas inversiones, la reforma prevea la adopción de una tasa impositiva mínima del 15% para todas las empresas obtuvieron beneficios superen los 1.000 millones de dólares, para evitar que se acojan a exenciones fiscales que les han permitido pagar mucho menos que el baremo teórico .

Se estima que esta medida podría generar más de 258.000 millones de dólares en ingresos para el Estado federal en los próximos diez años.

Poco después de la firma, la Casa Blanca publicó un comunicado detallando las medidas de la ley que, según el gobierno, aventajan a las comunidades latinas.

A nivel sanitario, los latinos con Medicare mayores de 65 años tienen unas 1,5 veces más probabilidad de tener problemas para pagar medicamentos y la nueva ley les garantiza que no paguen más de 2.000 dólares por año por sus fármacos.

El abaratamiento de los medicamentos ayuda en particular a los insulinodependientes. Según el Departamento de Salud, en 2018 los hispanos tenían 1,3 veces más probabilidades de que los blancos no hispanos de morir de diabetes. Esta ley limita a 35 dólares al mes lo que tienen que pagar por insulina.

También proporciona acceso a vacunas gratuitas y «ayudará a mantener disponible el seguro de salud gratuito o de bajo costo», señala la Casa Blanca. «Casi 700.000 latinos cobertura de seguro médico el año que viene» en comparación con lo que sucedería si no existiera esta normativa, añade.

La lucha contra el cambio climático también les beneficia. Según el movimiento Climate Power, el 40% de los hogares con más dificultades para pagar las facturas energéticas en Estados Unidos son latinos y el 50% afroestadounidenses.

La Casa Blanca sostiene que las familias que aprovechen las ventajas fiscales incluidas en la ley para las energías limpias «pueden ahorrar más de 1.000 dólares por año».

La política estrella de Biden también financia programas para reducir la contaminación del aire en instalaciones industriales y en comunidades desfavorecidas.

Y a nivel fiscal «ninguna familia que ganó menos de 400.000 dólares por año tendrá una subida de impuestos, ni un solo centavo», añade el comunicado.

sl/vgr/erl/yow/zm



Source link