China intenta borrar con censura y detenciones las protestas contra la covid del fin de semana

Un día después de vivir la mayor ola de protestas contra la política covid cero, las autoridades chinas reaccionaron con censura en las redes sociales, nuevas detenciones y culpando a «fuerzas con segundas intenciones» de vincular un mortífero incendio que desencadenó las movilizaciones con el gobierno anti-covid. medidas.

El incendio que dejó diez muertos y nueve heridos tuvo lugar el pasado jueves por la noche en un bloque de viviendas de Urumqi, capital de la región de Xinjiang. Muchos consideran que las víctimas podrían haberse salvado de no haber sido por las medidas anti-covid que mantuvieron la zona semiconfinada y que dificultaron la actuación de los bomberos.


leer también

Ismael Arana Hong Kong. Corresponsal

El hecho desató una oleada de críticas online en todo el país que a las pocas horas se materializó en protestas callejeras en numerosas ciudades como Shanghái, Pekín, Nanjing, Chengdu o Wuhan.

En estos mítines, los asistentes mostraban su hastío con la política covid cero y con páginas en blanco en la mano, símbolo de rechazo a la censura que opera sin descanso, pedían el fin de las restricciones al grito de «¡Queremos libertad!» «¡Abre China!» o «¡No queremos más pruebas PCR!», en referencia a la obligación de someterse a este tipo de pruebas varias veces a la semana.

Varios manifestantes en Beijing protestan contra la política de covid cero mostrando hojas de papel en blanco

MICHAEL ZHANG / AFP

En Shanghai, el pulmón financiero del país, hubo incluso diatribas contra el Partido Comunista y su líder, Xi Jinping, una muestra de descontento muy inusual en un país donde las muestras de disidencia pública contra la autoridad son caras.

Preguntado al respecto este lunes, el portavoz de la Cancillería china, Zhao Lijian, señaló sobre el origen de las marchas que «en las redes sociales hay fuerzas con motivos ocultos que vinculan este incendio (en Urumqi) con la respuesta local a la covid-19″. .» .


leer también

Ismael Arana

En su discurso, el portavoz también hizo referencia a la detención de un periodista del canal británico BBC que cubría las protestas en Shanghái. Según los medios británicos, su empleado, Ed Lawrence, fue «golpeado y pateado por la policía» mientras estuvo retenido durante varias horas antes de ser liberado. Lejos de condenar lo sucedido, Zhao aseguró que la nota de prensa de la BBC no refleja lo que realmente sucedió y que el reportero no se identificó como periodista.

Las palabras del vocero rompen con el silencio sepulcral mantenido hasta ahora por los medios estatales sobre lo sucedido. Mientras las protestas dominaban las portadas de medio mundo, en China se reservaban para los resultados de las elecciones municipales de Taiwán, el lanzamiento del cohete espacial Shenzhou-15 o las últimas cifras económicas.

Funcionarios chinos con trajes protectores en las puertas de un complejo residencial de Beijing

TOMÁS PEDRO / Reuters

Solo algunas noticias internas se refirieron a la difícil situación de pandemia que atraviesa el país, donde hoy se volvió a batir el récord de contagios por quinto día consecutivo con 40.347 nuevos positivos, y la necesidad de mantener los controles para evitar que los contagios se descontrolen.

«Sin estas fuertes medidas, las consecuencias podrían ser desastrosas para un país de 1.400 millones de habitantes, incluidos 267 millones mayores de 60 años y más de 250 millones de niños», señala un texto de la agencia estatal Xinhua.


leer también

Ismael Arana

Mientras tanto, si la censura funciona a pleno rendimiento en las redes sociales para intentar borrar todo rastro de las movilizaciones, a pie de calle la presencia de agentes fue notoria en aquellos lugares donde las movilizaciones tuvieron mayor peso.

Ese fue el caso de Shanghái, donde la vía donde se congregaron los manifestantes la noche del sábado amaneció abierta al tráfico pero flanqueada a los lados por vallas azules con las que imposibilitar nuevas concentraciones masivas. Según la Agence France Press, al menos dos personas fueron detenidas hoy en ese mismo lugar por «no acatar las órdenes» de los agentes, que además ordenaron a varios transeúntes que borraran las fotos que habían tomado.

Porcelana

Las protestas suponen un gran desafío para el gobierno de Xi Jinping

A falta de saber si se trata de una explosión de descontento puntual o es el inicio de mayores movilizaciones, lo sucedido este fin de semana representa un desafío de primer orden para el gobierno de Xi Jinping, que ha hecho de la política covid cero uno de sus pilares fundamentales. de su legitimidad política.

Según varios analistas, el presidente enfrenta ahora un dilema de difícil solución. Por un lado, una relajación repentina de los controles podría desencadenar un aumento repentino de muertes por covid, especialmente entre los colectivos más vulnerables, y el colapso del sistema sanitario, peligros de los que las propias autoridades vienen advirtiendo desde un principio para justificar su suspensión. políticas restrictivas. Por el otro, la continuación de su política sin cambios ni una ola de arrestos y castigos contra los críticos corre el riesgo de avivar el descontento y provocar nuevas movilizaciones con resultados inciertos.

Salir de la versión móvil