científicos buscan revivirlos en un laboratorio y devolverlos al Ártico

Un ambicioso proyecto para restaurar ecosistemas extintos resultaría en el regreso de los mamuts lanudos en unos pocos años. El proyecto científico dirigido por el reconocido genetista George Church, de la Universidad de Harvard, aspira a ver caminar por el Ártico híbridos de esta especie que desaparecieron de la faz de la tierra entre el 10.000 y el 1.700 a.C.

Uno de los inversores del proyecto y cofundador de la empresa que lo lleva a cabo, Ben Lamm, destacó el trabajo que se está llevando a cabo ya que “nunca antes la humanidad había podido aprovechar el poder de esta tecnología para reconstruir ecosistemas, sanar nuestra Tierra y preservar su futuro mediante la repoblación de animales extintos ”.

La idea de Colossal, la nueva empresa de biociencia y genética que dirige Lamm y de la que Church es cofundadora, es, “además de traer de vuelta especies antiguas extintas como el mamut lanudo, aprovechar nuestras tecnologías para ayudar preservar las especies en peligro crítico que están al borde de la extinción y restaurar los animales donde la humanidad participó en su desaparición ”, dijo.

El plan presenta una inversión inicial de $ 15 millones de varios inversores, incluido el propio empresario tecnológico Ben Lamm, reveló The Times.

El mamut lanudo es una especie prehistórica bien estudiada por los científicos a través de los numerosos restos que se han descubierto. Perteneció a la familia de los elefantidos y se estima que la caza intensiva por parte de su contemporáneo, el homo sapiens, provocó su desaparición. De acuerdo con lo que los especialistas pudieron reconstruir, los mamuts estaban cubiertos de largos pelos enmarañados que les permitían adaptarse al clima extremadamente frío de la edad de hielo.

El Mammuthus primigenius alcanzó una dimensión similar a los elefantes de hoy. El primer espécimen completo se encontró en Rusia en 1806, cerca de la desembocadura del río Lena en Siberia. Antes y después de este evento científico, se encontraron muchos huesos y defensas curvas tanto en esa región rusa como en islas del Ártico y América del Norte.

Los científicos estiman que el mamut lanudo desapareció gradualmente. Primero de Europa, alrededor del 10.000 a. C., pero continuó existiendo hasta aproximadamente el 8.000 a. C. en Siberia. En Alaska, específicamente en la isla Saint Paul, estuvo presente hasta alrededor del 6.000 a.C. y probablemente los últimos en extinguirse fueron los de la isla Wrangel, en el Mar de Siberia Oriental, alrededor del 1.700 a.C.

El proyecto de Colossal buscará devolver la vida a un híbrido de la especie y, además, utilizar su tecnología científica para restaurar otros ecosistemas perdidos y retrasar el cambio climático.

Church, de 67 años, es profesor de genética Robert Winthrop en la Facultad de Medicina de Harvard y es conocido como el padre de la biología sintética. Su trabajo, junto con el de otros científicos, fue fundamental en el desarrollo de la tecnología de edición de genes Crispr, con la que los científicos pueden alterar las secuencias de ADN y ajustar la función de los genes con fines tales como corregir defectos. genética o hacer cultivos más resistentes. Es una tecnología que fue reconocida con el Premio Nobel en 2012.

En 2015, Church y su equipo utilizaron Crispr para empalmar genes congelados de mamut lanudo en el ADN de las células de la piel de un elefante asiático. Esa fue la primera vez que se activaron genes de mamut lanudo desde su extinción.

Pero el proyecto para revivir esa especie que está llevando a cabo Colossal es aún más complejo y se basa en conceptos de ingeniería genética ya probados en cerdos. El resultado sería un híbrido elefante-mamut genéticamente modificado, cultivado en un útero artificial en un laboratorio.

El ADN de los elefantes asiáticos y los mamuts lanudos es 99,6% similar, dijo Colossal en su sitio web.

El objetivo final de la iniciativa es recrear hábitats perdidos devolviendo especies extintas a sus lugares de origen. En el caso del mamut lanudo, ayudaría a revitalizar las praderas árticas y esto, a su vez, ralentizaría el derretimiento del permafrost y aumentaría la absorción de dióxido de carbono, una de las causas del cambio climático.

Colossal cuenta con el respaldo financiero de firmas líderes de inversión en tecnología y figuras como Thomas Tull, un productor de cine multimillonario e inversionista en inteligencia artificial, agregó The Times.

«Las tecnologías descubiertas en la búsqueda de esta gran visión, un sustituto viviente y andante de un mamut lanudo, podrían crear oportunidades muy importantes en la conservación», dijo Lamm.

Por su parte, la compañía emitió un comunicado explicando su proyecto: «Colossal pondrá en marcha un modelo práctico de extinción y será la primera empresa en aplicar técnicas avanzadas de modificación genética para reintegrar al mamut lanudo en la tundra ártica».

El concepto de extinción implica crear un animal similar a una especie extinta a partir de la genética, no es unánime entre la comunidad científica y algunos investigadores dudan seriamente de su viabilidad o se preocupan por los riesgos de su aplicación.

Según ha afirmado Lamm, la empresa ha subrayado en su comunicado que la creación de estos paquidermos híbridos y su posterior reintroducción en la tundra debería permitir «restaurar ecosistemas desaparecidos que podrían ayudar a ralentizar o incluso revertir los efectos del cambio climático». predice. . Los mamuts lanudos genéticamente modificados podrían, en particular, «dar nueva vida a las praderas del Ártico», que según Colossal capturan dióxido de carbono y eliminan el metano, dos gases de efecto invernadero.

«Hay muchos problemas que van a surgir de este proceso», dijo la bióloga Beth Saphiro a The New York Times. “Esto no es una extinción. Nunca más habrá mamuts en la tierra. Si funciona, será un elefante quimérico, un organismo totalmente nuevo, sintético y genéticamente modificado ”, advirtió en Twitter Tori Herridge, bióloga y paleontóloga del Museo de Historia Natural de Londres.

Fuente: Infobae

Fuente: diariocordoba.com.ar