Covid: ¿Cómo cambia la ‘impresión inmunológica’ a las vacunas? – 07/05/2022 – Equilibrio y Salud / Brasil

El aumento de los ingresos hospitalarios por Covid-19 causado por la subvariante BA.5 del omicron, acompañado de la incapacidad de las vacunas para prevenir la reinfección, ha llevado a los responsables de la formulación de …

El aumento de los ingresos hospitalarios por Covid-19 causado por la subvariante BA.5 del omicron, acompañado de la incapacidad de las vacunas para prevenir la reinfección, ha llevado a los responsables de la formulación de políticas sanitarias a repensar su enfoque de las dosis de refuerzo.

La semana pasada, los reguladores de EE. UU. recomendaron cambiar el diseño de las vacunas para producir un nuevo refuerzo dirigido a la micra, el primer cambio en la composición de los inmunizadores desde su adopción a finales de 2020. La investigación sobre la «impresión inmunitaria» en esa exposición al virus a través de una infección o la vacunación determina el nivel de protección de un individuo, ahora guía el debate sobre la composición de las vacunas contra el Covid-19.

Los inmunólogos dicen que después de más de dos años de la pandemia de coronavirus, las personas adquirieron tipos muy diferentes de inmunidad al virus Sars-Cov-2, dependiendo de la cepa o combinación de cepas a las que estuvieron expuestas, lo que generó enormes diferencias en la manifestación de Covid-19.19 entre individuos y países.

«El efecto es más sutil que ‘cuantas más veces lo tengas, menos protección tendrás'», dijo el profesor Danny Altmann del Imperial College London, quien está investigando el fenómeno con colegas. «Es más útil pensar en ello como una sintonía progresiva de un gran repertorio. A veces será beneficioso para la próxima ola, a veces no».

¿Qué es la ‘impresión inmunológica’?

Después de que alguien se expone a un virus por primera vez, a través de una infección o vacunación, el sistema inmunitario recuerda su respuesta inicial de una manera que generalmente debilita la respuesta a futuras variantes del mismo patógeno, pero a veces puede fortalecerla. Las proteínas en el «pico», que el virus usa para adherirse a las células humanas, juegan un papel clave.

«Nuestro primer encuentro con el antígeno de la espiga, ya sea a través de una infección o una vacunación, da forma a nuestro patrón posterior de inmunidad a través de la ‘impresión inmunitaria'», dijo la profesora Rosemary Boyton del Imperial College.

Este patrón se ha observado durante muchos años en los virus de la influenza y el dengue, cuando comúnmente se le llamaba pecado original antigénico. Los estudios ahora muestran que también se aplica a Sars-Cov-2, aunque los efectos son difíciles de precisar, según Altmann, quien prefiere el término «impresión inmune» a las connotaciones bíblicas de «pecado original».

Un estudio de 700 profesionales de la salud del Reino Unido realizado por el personal del Imperial College, publicado el mes pasado en la revista Science, encontró que la infección por omicron tuvo poco o ningún efecto beneficioso para estimular cualquier parte del sistema inmunológico (anticuerpos, células B o células T) entre las personas. que han sido «marcados» con variantes anteriores de Sars-Cov-2.

«Omicron está lejos de ser un promotor natural benigno de la inmunidad de las vacunas, como podríamos haber pensado, pero es un evasor inmunológico especialmente sigiloso», dijo Altmann.

Las vacunas que se usan hoy en día fueron diseñadas para combatir el virus cuando se detectó en Wuhan, China, hace más de dos años. Mantienen una alta protección frente a enfermedades graves e ingresos hospitalarios, pero su eficacia frente a la transmisión e infección leve disminuye rápidamente, especialmente frente a la micra.

Comprender el efecto de la «impresión inmunitaria» ayudará a los funcionarios de salud a decidir qué vacunas usar en futuras campañas de refuerzo. Boyton dijo que la «impresión inmunitaria» tiene «importantes implicaciones para el diseño de vacunas con eficacia duradera y estrategias de dosificación».

¿La ‘impresión inmunológica’ ayuda a explicar las infecciones invasivas?

La mayoría de las personas en el mundo industrializado han sido infectadas o vacunadas contra Covid, o ambas. La Encuesta de Infecciones Escolares en Inglaterra, dirigida por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, publicó la semana pasada datos que muestran que el 99% de los estudiantes de secundaria han dado positivo por anticuerpos de Covid de una infección natural.

En esta etapa de la pandemia, la gran mayoría de los casos de Covid son reinfecciones en personas cuyas defensas inmunitarias adquiridas por vacunas o infecciones previas no se sostienen contra las subvariantes BA.4 y BA.5 del omicrón.

Estas infecciones «avance» o invasivas no son necesariamente tan leves como mucha gente cree, dijo Ziyad Al-Aly, epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington en St. Louis. Analizó los registros de salud de 34.000 personas con infecciones de covid en la base de datos de la Administración de Veteranos de EE. UU., que brinda atención médica al personal militar retirado. El riesgo acumulativo de daño grave al corazón, el cerebro y los pulmones aumentó significativamente con cada infección repetida.

En otro estudio, Al-Aly y sus colegas encontraron que si bien las vacunas eran buenas para prevenir el covid-19 agudo, solo tenían un 15 % de efectividad para prevenir el covid a largo plazo, que se define como síntomas que duran 12 semanas o más después del diagnóstico del brote. de COVID-19. “Contagiarse de covid, incluso entre las personas vacunadas, parece casi inevitable en estos días”, dijo.

¿Ha influido la ‘impresión inmunitaria’ en los debates sobre vacunas?

Algunas personas en contra de las vacunas han incluido la «impresión inmunológica» en sus argumentos, alegando que las vacunas se vuelven menos efectivas a medida que evoluciona el virus, lo que los inmunólogos rechazan enfáticamente.

«Si bien nuestros últimos hallazgos resaltan preocupaciones claras sobre la naturaleza de la infección por omicron, la vacunación sigue siendo eficaz contra la enfermedad grave», dijo Altmann. «Aquellos que son elegibles para recibir un impulso deben ser alentados a hacerlo».

El profesor Christian Drosten, un destacado virólogo alemán, dijo en una entrevista con la revista Der Spiegel que extender el intervalo entre las inyecciones podría ayudar a reducir el impacto de la «impresión inmunológica».

«Sospecho que el efecto [da vacinação] mejorará cuanto mayor sea el intervalo desde la vacunación anterior», dijo.[Mas] Todavía no se sabe realmente cuál debería ser el intervalo entre las vacunas».

¿Cómo afectó la diferente inmunidad a las decisiones sobre vacunas?

La Organización Mundial de la Salud dijo el mes pasado que las vacunas basadas en micras podrían ser beneficiosas como refuerzo porque mejorarían la protección contra diferentes variantes.

Y el 28 de junio, el comité asesor de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) votó 19-2 a favor de la inclusión de material genético omicron en dosis adicionales de refuerzo.

«Estamos tratando de usar cada onza de lo que podemos del modelo predictivo y los datos que están surgiendo para tratar de adelantarnos a un virus que ha sido muy astuto», dijo Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA. .

El jueves (30), la agencia recomendó incluir un componente de las subvariantes Omicron BA.4/BA.5 en una nueva dosis para las campañas de refuerzo de otoño. Pero la agencia no aconsejó un cambio en la vacuna existente para las primeras dosis.

Moderna y BioNTech/Pfizer, los principales fabricantes de vacunas de ARN mensajero, presentaron datos de laboratorio que muestran que sus versiones más nuevas, dirigidas a omicrones, producen una potente respuesta de anticuerpos contra BA.4 y BA.5. Pero algunos inmunólogos siguen sin estar seguros de si será más efectivo que recibir una dosis más de la vacuna original de Wuhan.

«Debido a la ‘impresión inmunitaria’, los patrones de inmunidad contra picos en diferentes personas y poblaciones se han vuelto heterogéneos, complejos e impredecibles», dijo Boyton. «Este es un argumento para avanzar de manera cuidadosa, reflexiva y basada en evidencia».

«El desafío para la próxima generación de vacunas Covid es amplificar la respuesta inmune para proteger contra futuras variantes de preocupación».

Traducido por Luiz Roberto M. Gonçalves

Noticia de Brasil
Fuente: uol.com.br