Diputados de la base de Bolsonaro ya evitan apoyar la reelección y consideran apoyar a Lula – 12/06/2021 – Poder / Brasil

El ingreso del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) a la carrera electoral sacudió el intento de Jair Bolsonaro de mantener intacto en su entorno, en la carrera por la reelección, el arco de parlamentarios que hoy forma su base de apoyo en el Congreso Nacional.

LA hoja Ha escuchado en los últimos días a varios funcionarios de gobierno que, aunque siguen alineados con el Palacio de Planalto, actualmente están evitando sellar su adhesión a la lista de reelección de Bolsonaro. Algunos señalan la posibilidad de saltar al PT de pie delante.

La hipótesis de la tercera vía es deseada por la mayoría de ellos, pero al mismo tiempo descartada por muchos, sobre la base de que no se ha demostrado que sea factible hasta ahora, incluso con el mantenimiento del discurso de los partidos de centro y de derecha a Continuar la búsqueda por un amplio frente.

Los diputados Cacá Leão (PP-BA) y Marcelo Aro (PP-MG), por ejemplo, son parte del PP, el partido que lidera el centro y está en primera línea de defensa y apoyo político a Bolsonaro.

Hacia 2022, los dos afirman que aún es necesario aclarar el escenario para que haya una definición entre Lula y Bolsonaro.

«Será una elección polarizada. No creo en una tercera vía, se retroalimentan», dice Cacá Leão, líder de la bancada del PP en la Cámara. Sobre su estado, Bahía, dice que hoy hay una mayoría de apoyo a Lula, pero que hay que esperar. Cuando se le preguntó si votaría por el PT o por Bolsonaro, se limitó a decir:

«¡Cálmate! ¡Cálmate! Deja que el partido tome la decisión».

Marcelo Aro enumera algunas condiciones para tomar esta decisión. “Creo que aquí hay varios perfiles del centro, varios grupos dentro del centro, pero siento que todo eso dependerá sobre todo de las encuestas electorales y, obviamente, de cómo va a ser la economía del país”, dijo.

«Si la economía del país va bien, probablemente Bolsonaro tendrá una posición relevante y eso puede hacer que una buena parte del centro permanezca en ese barco del gobierno. Ahora, si la economía va mal, el desempleo va en aumento, la pandemia continúa». y el Bolsonaro deshidratándose en la investigación, entonces puede ser que parte del centro salte al otro lado, para sobrevivir ”.

Detrás de escena, tanto el gobierno como los legisladores de la oposición dicen que creen en deserciones más sólidas a favor de Lula solo a principios de 2022, ya que los diputados y senadores aún necesitan cargos federales y fondos presupuestarios adicionales para dirigir sus baluartes electorales y mantener las posibilidades de reelegirse a sí mismos. .

Sin embargo, esto no impidió que el PSD de Gilberto Kassab se desvinculara de Bolsonaro y mostrara signos de que, si no se logra fortalecer un tercer nombre, puede volver a aliarse con Lula.

El diputado Neucimar Fraga (PSD-ES), uno de los líderes adjuntos del bloque de apoyo al gobierno, también aboga por una tercera vía para 2022, pero si eso no sucede, dice que tendrá que pensarlo detenidamente antes de tomar una decisión.

«Lula fue, en mi opinión, el mejor presidente de los últimos 30 años en Brasil», dice, sin, sin embargo, manifestar su apoyo por el momento al miembro del PT.

Para él, la alternancia de poderes entre partidos de izquierda y derecha es saludable. Mientras que los primeros invierten en salud, educación e infraestructura, los segundos son responsables de sanear las cuentas públicas para permitir que se lleve a cabo esta inversión, argumenta.

El diputado José Rocha (PL-BA) también dice que espera un nuevo nombre, con la fuerza política para competir con Lula y Bolsonaro, pero, cuando se le preguntó por quién votaría si continuaba el actual escenario polarizado, cambió de opinión. «Nuestro partido no va a tomar posición todavía», dijo. «Soy PL, soy partidista».

Entre bastidores, los dirigentes del partido dicen que Valdemar da Costa Neto, el principal jefe del PL, es, entre los actuales comandantes de las siglas del centrão, el más inclinado a tomar el partido por la candidatura de Lula hasta el primer semestre de 2022.

El diputado elegido por un estado mayoritariamente de Lula, Maranhão, Hildo Rocha (MDB) dice que el factor regional pesará en la decisión sobre qué boleto unirse el próximo año.

«Por ahora, soy el gobierno. Estoy apoyando al gobierno aquí, pero eso no significa que voy a apoyar su reelección. [de Bolsonaro]. Necesita la comprensión del partido. Seguiré lo que decida el partido ”, dijo.

Hoy, como afirma incluso el aliado Arthur Lira (PP-AL), presidente de la Cámara, la situación en Bolsonaro es incómoda.

A los errores y omisiones en la lucha contra el Covid-19 se suman el retraso en la extensión de las ayudas de emergencia y la lentitud de la recuperación económica. La actuación dio lugar a un IPC en el Senado con gran potencial para erosionar políticamente a Bolsonaro durante toda la contienda electoral.

Roto con el partido que lo eligió, el PSL, y sin haber logrado poner en pie su propio partido, la Alianza por Brasil, el presidente está considerando unirse al enano Patriota para postularse a la reelección. El acrónimo, que afilió al senador Flávio Bolsonaro, está dividido internamente sobre la conveniencia de afiliarse a Bolsonaro y sus aliados, lo que deja el desenlace de la historia aún confuso.

Por otro lado, Lula tuvo sus condenas anuladas por el STF (Tribunal Supremo Federal), que lo dejó libre para participar en las elecciones del próximo año. Además, señaló que debe adoptar una postura más moderada, similar a la que adoptó en 2002, atrayendo aliados en el centro y apoyo del mercado.

El integrante del PT también se presenta como un contrapunto a Bolsonaro en lo que respecta a la lucha contra la pandemia, la predicación del distanciamiento social, el uso de máscaras y la vacunación masiva.

Los distintos momentos de los dos precandidatos quedan plasmados en una encuesta realizada por Datafolha en mayo, que le dio al PT el 41% de las intenciones de voto en la primera vuelta, frente al 23% de Bolsonaro. En una eventual segunda vuelta contra Bolsonaro, Lula tendría una amplia ventaja, del 55% al ​​32%.

Según la misma encuesta, un pelotón de posibles candidatos sigue muy por detrás de los dos, todos enredados: el exministro de Justicia Sergio Moro (sin partido), con el 7%, el exministro de Integración Ciro Gomes (PDT), con el 6%, el el presentador Luciano Huck (sin partido), con el 4%, el gobernador de São Paulo, João Doria (PSDB), que obtiene el 3%, y, empatado con el 2%, el exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta (DEM) y empresario João Amoêdo (Novo).

Amoêdo anunció el jueves (10) que había abandonado la disputa debido a diferencias internas en el partido.

Noticia de Brasil