Dueños y dueñas de una pasión: ¿cuál es el club de fútbol por el que alientan los candidatos?

La camisa como una camarilla

Pablo Yedlin

El candidato a senador nacional del Frente de Todos es simpatizante del Club Atlético San Martín. Su amor por el club nació en la infancia cuando su padre lo llevó, junto a sus hermanos, a la tribuna popular de La Ciudadela. El legislador y candidato a senador nacional es un jugador de plata de «El Santo» y espera poder volver al estadio con el ascenso que está disputando la entidad a Primera División. Su camarilla es usar la camiseta del club cada vez que asiste al campo. Y cuando lo hace, intenta ir en compañía de su padre y dos amigos.

«Disfruto con mis hijos»

Rossana Chahla

La candidata a diputada nacional, Rossana Chahla, es hincha de San Martín de Tucumán y Boca, para sus hijos. La ministra de Salud no asiste con frecuencia al campo, de hecho reconoció que solo asistió una vez con sus hijos. «Son más fanáticos y verlos disfrutar y compartir ese momento no tiene precio», dijo. Por su simpatía por el grupo ‘Xeneize’, alguna vez asistieron a «La Bombonera» y el líder del Frente de Todos calificó esa experiencia como «única». «También les he estado prometiendo a mis hijos que vayan a ver a la Selección Argentina, pero entre la pandemia, la campaña y sus exámenes todavía no hemos podido».

«Vine a mentir para ver a Boca»

Ricardo Bussi

El legislador es un fanático del Club Atlético Boca Juniors. No tiene cábala para animar al equipo ‘Xeneize’, pero enfatiza que le encanta ir al campo, con amigos, siempre que puede. «Desde niño mi padre me inculcó esa pasión», exclamó el candidato a senador nacional por Fuerza Republicana. Esa pasión que le inculcó también lo llevó a eludir algunos permisos y recordó que cuando solo tenía 14 años viajó en tren para ver a Boca. «Estaba obteniendo permisos de mi familia, estaba ausente de la escuela e incluso mentí diciendo que estaba en la casa de un amigo el fin de semana», dijo. En la familia, el fútbol es un tema que también puede generar polémica y actualmente Bussi disputa palmo a palmo con su yerno – hincha de River – si su nieto animará la camiseta azul y dorada, o la roja y blanca.

Pasión como herencia

Josefina Bussi

La candidata a diputada nacional, Josefina Bussi, comparte con su padre el fanatismo por Boca Juniors, al punto que ella siempre intenta ver los partidos con él. Pero, el joven dirigente también es partidario de San Martín de Tucumán. “Cada vez que puedo, voy a ver al ‘Santo’, revela. Josefina también experimentó de primera mano a los pasantes de fútbol de su familia. “Mi abuelo era hincha de River y mi padre era hincha de Boca. Mi abuelo siempre trató de hacerme fan de River pero no pudo, yo le fui fiel a mi papá ”.

La Ciudadela como segundo hogar

Martín Correa

El representante del Frente de Izquierda y Unidad Obrera, Martín Correa, se define como un fanático de San Martín de Tucumán. “Soy socio del club y me encanta ir al campo con familiares, sobrinos y amigos”, dijo el candidato que comparte este amor por los colores con toda su familia. Además de resaltar que le encanta ir a animar a la cancha con una de las tantas camisetas que tiene, Correa recordó que en 1990 el padre de un amigo suyo tenía el grupo que llevaba a los jugadores todos los domingos desde el hotel de concentración hasta el baloncesto. Corte. “Todo el año estuve en La Ciudadela con el equipo. Estuvimos cantando en el viaje, fue genial «, dijo.

«Me divierto con las cábalas ajenas»

Alejandra Arreguez

Con un poco más de mesura que su pareja en la lista, Alejandra Arreguez se considera una aficionada del Club Atlético San Martín. “No suelo ir a la corte. De todos modos, yo vivo en la Ciudadela y cada vez que juega “El Santo” todo el barrio es una fiesta, los goles y la afición se escuchan hasta en casa ”, dijo. El candidato a diputado del Frente Izquierdo indicó que el La simpatía con el club comenzó por tradición familiar y aunque no tiene ninguna cábala en particular, aprecia y «se divierte con los demás». Su pasión por el fútbol aún no le ha permitido vivir ninguna experiencia en particular con su club, pero sí recuerda. una anécdota con la Selección Argentina. “En el Mundial de 2014 estábamos con un amigo en Salta y estaba por empezar un partido de la Selección. No pudimos llegar a ningún lado para verlo hasta que nos invitaron a un hostal, donde También había extranjeros que estaban animando a Argentina. En diferentes idiomas todos festejamos juntos. Fue muy divertido ”, dijo.

Amor y promesas por «El Deca»

Federico Masso

Federico Masso se define como un fanático del Atlético Tucumán y remarca que el paso del tiempo no ha hecho más que aumentar su pasión por el club “Decano”. Incluso logró transmitir esa pasión a sus hijos y ahora disfruta de su compañía cuando sale al campo. “Yo siempre voy al campo, solo mi salud lo previene cuando me juega una mala pasada”, dijo el candidato a senador nacional por el Frente Amplio por Tucumán (FAT). El dirigente dijo que el origen de su sentimiento por la institución radica en la cercanía de su casa al estadio Monumental. “Nací y crecí en la Calle Uruguay a 400, a 150 metros del campo. Y desde que tenía tres años, un vecino, Jorge Luis, me llevó a capacitaciones ya que mi papá trabajaba fuera de la provincia. Desde ahí hasta la fecha, siempre estuve conectado con el Club ”, explicó. Aunque no tiene potestad para ver un partido atlético, reconoció que hace promesas en caso de cumplir objetivos: “Cuando ascendimos a Nacional B en 1987, cumplí la promesa de seguirlo a todos los partidos fuera de casa. Era un objetivo difícil porque trabajaba en una relación de dependencia y muchas veces para verlo entre semanas tenía que volver los días los fines de semana ”.

«Veo los fósforos solos»

Guerra de Florencia

La candidata a diputada nacional por el espacio, Florencia Guerra, heredó la pasión de su padre y eso la convirtió en una fanática de River Plate. La lejanía de la ciudad de Buenos Aires, la imposibilidad de poder ver en vivo y en directo al equipo de Marcelo Gallardo, pero los partidos se ven en televisión y se viven como un ritual. “Mi fanatismo lo heredó de mi padre con quien en la vida vi todos los partidos. Ahora, tengo como camarilla para verlos solos ”, dijo el abogado y confesó que el único que puede acompañarla es ‘Panchita’, su perro.

Corazón dividido en fútbol

Alemán Alfaro

El corazón de Gemán Alfaro está dividido cuando se habla de fútbol. Se le reconoce como hincha de Amalia, el club de su barrio, pero también dice ser «un poco más que un simpatizante» de San Martín de Tucumán. “Mi simpatía por San Martín surgió porque es un club de esfuerzo, de sacrificio, de lucha, un equipo que no se rinde. Es una boca pequeña de nuestra provincia. Y nació mi simpatía por Amalia, salvando distancias y diferencias, porque también es un club que lleva mucho esfuerzo, sacrificio y una lucha constante ”, dijo. A raíz de esta situación, el alcalde de la capital y candidato. pues senador nacional aprovecha los momentos libres que tiene para ir a la cancha y ver ambos clubes. «Me gusta ir con mi familia. Voy con Beatriz y mis hijos. Una de mis hijas es muy aficionada al fútbol». Destacó y destacó que la familia tiene una camarilla: dos de sus hijas visten camiseta y la otra no. Motivado por la fe, el cacique comunal también se dirigió a la Virgen del Valle para los partidos finales de la Liga Tucumana de Fútbol. y luego cumplió sus promesas.

Acompañamiento al club de la ciudad

Roberto Sánchez

El candidato a diputado nacional, Roberto Sánchez, es hincha del Club Atlético Boca Juniors y Concepción Fútbol Club. Aunque ya no asiste tanto al campo, siempre que tiene la oportunidad le gusta estar acompañado de su Gonzalo, su hijo. La pasión que tiene el alcalde de Concepción por ambas entidades deportivas fue uno de los legados que dejó su tío “Tito”. Por “Los Cuervos”, el club de su ciudad natal, Sánchez vino a emprender viajes a Jujuy y Córdoba para animarlos