Economía de Costa Rica perdería fuerza por menor crecimiento en Estados Unidos


La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) efectuó un fuerte ajuste en la proyección de crecimiento para el 2022 que tendrá repercusión para Costa Rica. La FED proyectó un aumento del 0,2% del producto interno bruto (PIB), lo cual implicó una reducción relevante frente al 1,7% de crecimiento del PIB previsto en junio anterior.

El FED también anunció la quinta alza consecutiva de sus tasas de interés, con un aumento de 0,75 puntos porcentuales (pp) para llevarlas a un rango entre 3,00% y 3,25%, desde el 2,25% y 2 ,50%.

La disminución en los pronósticos de crecimiento en Estados Unidos implica una afectación en los ingresos de sus ciudadanos y, por ende, una menor capacidad de comprar, invertir o viajar. Tal panorama, según economistas consultados por La Nación, influirá en la economía costarricense, al ser EE. UU. uno de los principales socios comerciales del país.

La nueva proyección de la Reserva Federal así como el alza en tasas afectará a la economía tica, la cual tendrá un frenazo en seco de la produccion, durante este segundo semestre del año, según informado el Banco Central de Costa Rica (BCCR), en julio pasado.

“Un menor crecimiento de nuestro principal socio significará que la economía caminará más despacio desde el ámbito externo, lo cual repercutirá en un menor crecimiento. En un contexto donde las tasas seguirán subiendo, las familias seguirán consumiendo menos, las empresas producirán menos y el Estado recaudará menos, la economía moderará su crecimiento”, explicó el economista Daniel Ortiz.

El año anterior, las exportaciones desde Costa Rica hacia Estados Unidos representaron el 42% del total, lo que significó una venta de $6.625 millones en productos para el mercado estadounidense, según datos de la Promotora del Comercio Exterior.

El camote naranja es uno de los productos que avanzó con más éxito, pues la empresa sancarleña TropiFoods concretó la primera exportación a Francia, en agosto del 2020. Ahora se fortalece el plan y se asiste a productores.  Foto: Procomer

El economista Vidal Villalobos coincide en que la disminución en las proyecciones de crecimiento del país norteamericano reducirá las posibilidades de negocio de Costa Rica, lo que se traduce en un menor volumen en el nivel de exportaciones, la construcción y una reducción en la atracción de turistas .

“Va directamente a afectarnos el dinamismo de la economía, en exportaciones y en turismo. El país tiene la ventaja de que ha estado creciendo en sectores estratégicos, particularmente en zonas francas y productos médicos, que se demandan muy bien en el mercado”, apuntó el analista de Prival Bank.

Por su parte, la economista Adriana Rodríguez aseguró que se deben tener expectativas a la baja para Costa Rica en relación con el anuncio de la Reserva Federal y reiteró que el impacto puede llegar a notarse principalmente en las exportaciones y la demanda de servicios.

“Al estar en la región de influencia económica de Estados Unidos, un menor dinamismo en esa economía va a tener una repercusión en nosotros, principalmente en la demanda de servicios y la actividad exportadora, donde las zonas francas también tienen un papel importante”, manifestó la gerente de Acobo Puesto de Bolsa.

Para el 2023 se espera un panorama más alentador en EE. UU., ya que según las nuevas proyecciones de la FED se prevé un pequeño repunte hasta el 1,2%.

copiado!

De acuerdo con los tres especialistas, otro de los efectos a raíz de la decisión de la Reserva Federal es el incremento en las tasas de interés en Costa Rica, principalmente en dólares, aunque reconocieron que tarde o temprano también impactarán las de colones.

Villalobos sostuvo que este incremento de tasas de la FED pone presión al resto de las tasas del mundo. “Los deudores, tanto familiares como empresariales, deberíamos prepararnos para el incremento en las cuotas de los créditos, producto del aumento en las tasas de interés”, agregó.

Los créditos en dólares en el país usan como referencia la tasa Prime Rate y la SOFR, ambas calculadas en EE. UU., por lo que el aumento de 0,75 pp anunciado este miércoles por la FED tendrá un impacto directo en los deudores en esa moneda.

Según datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), hasta abril pasado, había 807.545 deudores en la divisa extranjera, contando empresas y personas, por un monto total de $12.000 millones. De todos los deudores, solo el 2%, o sea, 26.024, tienen sus ingresos en dólares, mientras que el 98% (792.601) gana en colones.

La política restrictiva de la FED no solo afectará las tasas de interés en dólares, sino también las de colones. Adriana Rodríguez manifestó que este es un efecto indirecto, debido a que cuando lo performances de corto plazo en dólares suben, es necesario ofrecer un atractivo en las de moneda local.

En eso coincide Daniel Ortiz, quien aseveró que si se quiere mantener el atractivo para que las personas mantengan colones, es necesario ajustar las tasas en colones al alza para mantener ese incentivo. “Las tasas deben mantenerse atractivas. Si yo tengo un premio por ahorrar en moneda nacional y las tasas de interés en dólares suben, ahora hay un mayor premio por ahorrar en dólares”, dijo el economista.

La FED alegó que sube las tasas paulatinamente y seguirá esa tendencia restrictiva, que encarece el crédito y ralentiza el consumo y la inversión. Su objetivo es bajar la inflación al 2%, dado que fue del 8,3% en agosto pasado.



Source link