el 60% de los diagnosticados dejaron pasar 6 meses antes de consultar al médico

El de Hodgkin es el tercer tipo de cáncer de más rápido crecimiento después del melanoma y el cáncer de pulmón.

Seis de cada diez personas diagnosticadas con linfoma en Argentina Se tardaba seis meses en acudir al médico tras el primer síntoma y un porcentaje aún mayor, el 75%, desconocía por completo los signos de este cáncer del sistema linfático de alta tasa de curación asociado a la detección precoz, cuyo Día Mundial se conmemora. este jueves.

Los datos provienen de la sección argentina de una encuesta global realizada en 2018 por Lymphoma Coalition, que se realizó en el país en alianza con la Asociación Civil Linfomas de Argentina (ACLA).

“A diferencia de otras enfermedades oncológicas, como el cáncer de pulmón, que está relacionado con el tabaquismo, en la mayoría de los linfomas no hay desencadenante que uno pueda prevenir»El jefe del Servicio de Hematología del Hospital Británico y expresidente de la Sociedad Argentina de Hematología (SAH), Germán Stemmelim, explicó a Télam.

Y por otro lado, «por la gran mayoría de los linfomas no tienen una carga hereditariahasta el punto de que no tiene sentido estudiar a los familiares de un paciente para prevenir el linfoma” como ocurre con el cáncer de mama o de colon, dos tipos de tumores para los que sí tienen este tipo de antecedentes.

Maximiliano Morales y Hayde González Foto Vctor Carreira
Maximiliano Morales y Haydée González / Foto: Víctor Carreira.

Es por eso, El diagnóstico se alcanza principalmente prestando atención a los síntomas. que no son exclusivos de esta enfermedad con 84 subtipos de linfomas que se pueden subdividir en dos grandes grupos: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin.

Y el detección temprana es fundamental porque, cuando va de la mano de un tratamiento adecuado, «la la curación se consigue en un porcentaje superior al 80%» en el caso del linfoma de Hodgkin, mientras que entre los linfomas no Hodgkin este pronóstico varía con los más de 30 subtipos, pero “los más frecuentes, como el linfoma difuso de células B grandes, se curan en aproximadamente un 65%”, explicó. Stemmelim.

El linfoma es un tipo de cáncer del sistema linfático, es decir, del entramado de órganos, ganglios, conductos y vasos linfáticos que se encargan de combatir los gérmenes, formando parte de la respuesta inmunitaria del organismo.

“Buscamos concienciar a las personas que tienen ciertos síntomas que se ven a simple vista pero que muchas veces se pasan por alto porque se confunden con otras enfermedades banales como la gripe, aunque esto no quiere decir que todos los linfomas tengan estos síntomas”, dijo el dijo el presidente a Télam. de ACLA, Haydée González.

De hecho, desde hace varios años la organización lleva a cabo su Campaña «Stone Free to Lymphoma»con actividades durante todo el año pero especialmente en torno al Día Mundial de la Concienciación que se conmemora cada 15 de septiembre.

Hayde González presidenta de la Asociación Civil Argentina de Linfomas Foto Vctor Carreira
Haydée González, presidenta de la Asociación Civil Linfomas de Argentina / Foto: Víctor Carreira.

“Si ve ganglios agrandados que no duelen y no se deben a una infección; si tiene sudores nocturnos, picazón persistente en todo el cuerpo, fiebre o febrícula; si baja de peso sin razón; si siente escalofríos; si tiene tos o disnea Generalmente, cuando se acuesta, puede (…) consultar a su médico habitual (…) Ayúdenos a dar a conocer más esta información para que podamos encontrar el linfoma más rápido», dice el texto principal de la campaña que acompaña a los famosos que han pasado por la enfermedad.

“Nunca tuve un contacto cercano con el linfoma, lo estudié como un tema más, a diferencia de la hipertensión y la diabetes, a las que le puse más atención porque hay antecedentes familiares”, dijo a Télam el médico de Pergamin Maximilano Morales, quien fue diagnosticado en 2011 con Linfoma de Hodgkin.

caso de testigo

Autor del libro testimonial «De médico a paciente en un segundo» (2020) y de un video con más de 2,5 millones de reproducciones que lo muestra en el momento mismo en que se sometía a un trasplante de médula ósea, Morales admite que a pesar de que era médico, lo dejó quedarse a la primera consulta y fue su novia de entonces, también médica, quien lo empujó a hacerlo.

Autor del libro testimonial De médico a paciente en un segundo 2020 y de un video con más de 25 millones de reproducciones que lo muestra al mismo tiempo que le trasplantan la médula ósea.
Autor del libro testimonial «De médico a paciente en un segundo» (2020) y de un vídeo con más de 2,5 millones de reproducciones que lo muestra en el momento mismo en que se sometía a un trasplante de médula ósea.

«Recuerdo haber hecho el comentario: ‘¡Este ganglio de mierda ya no se va a quitar!'». tiene linfoma'», dijo.

Unos días después, uno de sus profesores de la Universidad del Rosario sería el encargado de realizarle la tomografía computarizada, la cual no fue auspiciosa y lo llevó directamente a la biopsia que confirmó el diagnóstico.

Con 36 años y volviendo a ejercer como médico, hoy Maximiliano está prácticamente curado luego de seis tipos diferentes de protocolos de quimioterapia, un trasplante autólogo que no funcionó y un trasplante de médula ósea que resultó exitoso, con su hermana menor como donante.

linfoma Es un tipo de cáncer del sistema linfático, es decir, del entramado de órganos, ganglios, conductos y vasos linfáticos que se encargan de combatir los gérmenes, formando parte de la respuesta inmunitaria del organismo.

El bazo y el timo (órganos) forman el sistema linfático; los ganglios linfáticos (como las amígdalas); la médula ósea y las adenoides (tejidos): la mutación de las células que los componen puede dar lugar a un linfoma.

A nivel mundial, este tipo de cáncer afecta a un millón de personas y en Argentina tiene una prevalencia estimada de 14.613 casos diagnosticados en los últimos 5 añossegún datos de 2020 del Observatorio Mundial del Cáncer (Globocan) de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS.

Trasplante de médula ósea, con el Dr. Maximiliano Morales

VER VIDEO

Se estima que ese año se diagnosticaron en Argentina 4.579 linfomas y casi 2.000 personas fallecieron a causa de esta enfermedad.

En segundo lugar, la incidencia está aumentando a nivel mundial a una tasa del 3% y se dice que ocurre un nuevo diagnóstico cada 90 segundos.

De hecho, el linfoma El de Hodgkin es el tercer tipo de cáncer de más rápido crecimiento después del melanoma y el cáncer de pulmón.; mientras que el linfoma de Hodgkin es hoy la enfermedad oncológica con mayor incidencia en jóvenes y la tercera causa de muerte por cáncer en niños.

Stemmelim explicó que Se desconocen las razones de este crecimiento.aunque «hay algunas causas que son bien conocidas, como contraer determinadas infecciones, entre ellas el VIH y los tratamientos inmunosupresores que se dan en el campo de los trasplantes», dos condiciones que «se asocian a un mayor riesgo de tener un linfoma» porque el debilitamiento del sistema inmunitario «puede conducir secundariamente al desarrollo de linfoma».

Y a pesar de tener una incidencia comparable a la del cáncer de cérvix (4.583 nuevos diagnósticos al año), Es una de las enfermedades oncológicas menos conocidas en el mundo.

Más que prevención, la búsqueda de Maximiliano Morales en sus publicaciones virales, conferencias y libros es ayudar a los pacientes ya diagnosticados a atravesar la enfermedad pero también a sus colegas profesionales médicos, a humanizar la relación médico-paciente.

“Yo mismo tuve una mala experiencia de abordaje médico del paciente cuando me informaban por teléfono del resultado de la biopsia con cero tacto y he escuchado muchas historias a lo largo de los años como resultado de una formación que relega la parte social, empática, a el punto de que a veces no sabes si estás hablando con un médico o un robot», dijo.

En cuanto a los tratamientos, existen diferentes tipos: quimioterapia, inmunoquimioterapia, anticuerpos monoclonales, radioterapia, uso de fármacos dirigidos a los mecanismos fisiopatológicos de la enfermedad y trasplante de médula ósea.

Stemmelim ha explicado que «los avances más significativos registrados en los últimos años» en el desarrollo de nuevos tratamientos están vinculados a la «estimulación de la propia respuesta inmunitaria del paciente frente al linfoma», como es el caso de la terapia de células T con receptores de antígenos quiméricos (CAR -T) y anticuerpos monoclonales bioespecíficos (BiTE).

Con información de Telam y otras fuentes de noticias.