El cambio climático arrinconará especies únicas en Brasil y en el mundo – 17/04/2021 – Reinaldo José Lopes / Brasil

Cualquiera que siga la tragedia (relativa) a cámara lenta del cambio climático sabe que, como en la tragedia en tiempo real de Covid-19, la tendencia perversa que prevalece es la de que la cuerda se rompa primero en el lado más débil. En los desastres, quienes ya tenían poco corren un riesgo aún mayor de quedarse sin nada.

Este amargo principio se ilustra con aterradora claridad en una investigación que acaba de ser publicada por dos científicos brasileños, junto con colegas de diversas instituciones del exterior. El equipo mostró cómo el aumento de la temperatura promedio de la Tierra durante el transcurso de este siglo tendrá un efecto negativo mucho mayor en las especies de animales y plantas clasificadas como endémicas. En otras palabras, aquellos que solo existen en un solo lugar de la Tierra, con una distribución geográfica restringida, y que muchas veces ya sufren otras amenazas graves, una descripción que, por supuesto, se aplica a gran parte de la biodiversidad de Brasil.

El trabajo de Mariana Vale y Stella Manes, de la UFRJ (Universidad Federal de Río de Janeiro), se encuentra en la revista científica Biological Conservation. La pareja y sus colegas analizaron más de 80.000 proyecciones sobre el riesgo que representa el cambio climático para la biodiversidad, teniendo en cuenta 273 áreas del planeta que son especialmente ricas en variedad de seres vivos y especies endémicas, lo que las hace, estrictamente hablando, insustituibles.

El aumento de la temperatura promedio de la Tierra, causado en gran parte por la quema de combustibles fósiles que alimenta nuestra civilización, tiende a alterar el equilibrio que ha establecido estas regiones ricas en biodiversidad, no solo porque se calentarán más de lo normal, sino también porque la lluvia y el ciclo de la sequía, el volumen de los ríos, la humedad del suelo y muchos otros factores también cambiarán. El resultado: el hábitat disponible para cada especie tiende a reducirse, y la gran mayoría no podrá salir al mundo en busca de un vecindario más adecuado.

Por lo tanto, se esperarían malas noticias, pero su consistencia en los datos generados por el trabajo es un trato impresionante. Prácticamente todas las especies terrestres nativas se verán afectadas negativamente si el planeta se calienta 3 grados Celsius (en relación con la temperatura anterior a la Revolución Industrial) para fines de este siglo; desafortunadamente, ese es el camino que estamos tomando. Y el signo negativo es independiente del lugar del mundo o del ecosistema.

Para las especies endémicas, el riesgo de extinción es tres veces mayor que para las especies no endémicas: el tití león brasileño, por ejemplo, perdería más del 70% de su hábitat en estas condiciones, y un tercio de las especies sudamericanas estaría en el el mismo billar, con alto riesgo de desaparecer, calculan los investigadores.

¿Y cuál es el principal aporte brasileño para que el escenario siga empeorando? Quien dijo «deforestación en la Amazonía» tenía razón. El mismo que se disparó en los últimos años, y cuya reducción ha sido objeto de chantaje emocional (y económico) por parte de un tal Ricardo Salles, un chico que hace trabajos ocasionales como cosplayer para un ministro de Medio Ambiente, tomándose una foto con un jaguar en su regazo.

Salles y Bolsonaro han estado tratando de venderle al gobierno de Estados Unidos la idea de que quieren arreglar la deforestación: es suficiente para que los países ricos abran la caja fuerte. Es más o menos como intentar vender un Volkswagen Beetle 66, con carrocería detonada y motor fundido, como si fuera un coche cero. Si Joe Biden realmente quiere que Estados Unidos vuelva a enfrentar el cambio climático, no comprará ese tipo de caos.

ENLACE ACTUAL: ¿Te gustó esta columna? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Noticia de Brasil