El Hiper K que buscó el «dedazo» de Cristina Kirchner, el apoyo de Cristóbal López y ahora, le dio un dolor de cabeza al gobierno /Titulares de Política

Marcador de posición de Carlos Linares se convirtió en el candidato del PJ-K para las PASO por iniciativa propia. Cuando su gestión como presidente del PJ de Chubut fue seriamente cuestionada pero sus intenciones de encabezar la votación eran públicas, viajó en silencio a Buenos Aires. Con una “pequeña ayuda” del empresario K Cristóbal López, logró lo que buscaba: el “dedo” de Cristina para ser candidata a primera senadora. La lista se completó con Florencia Papaiani, no muy conocida por la vicepresidenta pero con un importante respaldo de Linares.

Pero ahora, despus de la Derrota catastrófica del Frente de Todos el pasado domingo a manos de Juntos por el Cambio por más de 15 puntos, la pregunta es complicada. Y sobre todo, es difícil para Cristina Fernández en el Senado. Chubut renueva a tres senadores, los que ahora responden al oficialismo: Nancy González (inesperadamente dejada fuera de las listas), Mario País y Alfredo Luenzo. Este último ingresó a la cámara alta de la mano del fallecido gobernador Mario Das Neves, un acérrimo enemigo de los Kirchner. Pero tan pronto como Das Neves murió, Luenzo pasó a las filas K. Ahora, con estos resultados, Cristina podría perder a dos senadores, un número clave para seguir manteniendo su propio quórum.

«Nacho» Torres fue a votar con su abuelo. «La gente no come vidrio», dijo tras la victoria de Juntos por el Cambio / Jornada

Si se mantiene un resultado que favorece a Juntos por el Cambio, entrarían sus dos primeros candidatos. Un duro golpe para el K. Linares aseguró que «seguirán luchando», aunque los resultados no dan muchas esperanzas. Con tan solo 33 años, Ignacio “Nacho” Torres, militante del PRO, muy cercano a Rodríguez Larreta y actual diputado nacional, ganó por una buena ventaja. Y contando los votos obtenidos por la otra lista JxC, alcanzó el 45 por ciento de los votos contra los 25 de Linares-Papaiani. Una diferencia de 18 puntos, difícil de revertir.

Linares y Cristóbal, que volvieron a intentar protagonizar la política chubutista, prometieron «una cómoda victoria» al vicepresidente. Y no dieron lugar a ninguna discusión interna en la provincia. La relación de Linares (quien fuera alcalde de Comodoro Rivadavia, ciudad en la que perdió ayer) con los Kirchner se remonta a mucho tiempo atrás. Supo ser amigo íntimo de Néstor, que visitaba con frecuencia la ciudad del petróleo. Como alcalde, Linares fue quien colocó los primeros carteles con la imagen de Cristina y la palabra «Volveremos» en diferentes puntos de la ciudad. Fue en 2018 y ante las críticas por el costo (eran dos vallas publicitarias colocadas en lugares clave de la ciudad) aseguró haberlas “pagado de su bolsillo”.

Ahora, puso al kirchnerismo en un lugar incómodo. Aunque logró que Chubut, hasta ayer ubicado en la periferia de la política por su limitado padrón electoral, comenzara a ocupar un lugar destacado en la consideración de los líderes nacionales. El resultado de la votación del 14 de noviembre será fundamental para el futuro de las decisiones en el Senado nacional. Chubut le restaría dos escaños al oficialismo que, con algunos más, perdería quórum propio. Por ahora, Linares lo hizo. Y «Nacho» Torres entendió que incluso a los 33 años, es posible.

Chubut. Corresponsal.

Palabras clave de esta nota:
#Hiper #buscó #dedazo #Cristina #Kirchner #apoyo #Cristóbal #López #ahora #dio #dolor #cabeza #gobierno
Fuente: Clarin.com