El mayor desafío de Alberto Fernández: revertir la desconfianza /Titulares de Política

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

«La sociedad de la desconfianza» es un concepto que introduce el historiador y filósofo francés Pierre Rosanvallon cuando señala que no sólo el legitimidad pero tambien el confianza de la sociedad. Bajo esta lupa, considera que la desconfianza es un mal necesario porque se convierte en una especie de control hacia los gobernantes del momento. Pero el riesgo acecha cuando el nivel de desconfianza es tan alto que pone en peligro el vínculo entre gobierno y sociedad.

«Los argentinos desconfiamos del futuro porque en el pasado ya nos han jodido», señala con crudeza el politólogo Andrés Malamud, en una reflexión sobre la historia de crisis recurrentes que sufrimos los argentinos. Ahora bien, qué pasa cuando, además del pasado, en el presente se devalúa la palabra presidencial y las dudas sobre quién tiene el poder –si Alberto Fernández o Cristina Kirchner-; el rumbo económico es incierto porque hay desinversión, más pobreza y desempleo; la brecha política se profundiza; y el único logro que puede exhibir el Poder Ejecutivo es la campaña de vacunación.

Según el índice de confianza que la Universidad Di Tella ha desarrollado durante dos décadas, en mayo de 2021 en comparación con mayo de 2020, cuando había pasado la primera etapa de la pandemia en la que la imagen presidencial creció debido a su voluntad de pactar y trabajar con la oposición. contra el virus, La confianza en la gestión de Alberto Fernández cayó un 36%. Un segundo dato; el nivel de confianza actual es por debajo del de Mauricio Macri en diciembre de 2019 al dejar el poder.

El gobierno de Alberto F. se encuentra inmerso en un cuadro de profunda desconfianza por parte de un segmento importante de la sociedad y de los sectores productivos y laborales.

“La confianza no es solo externa, es interna, el argentino no confía en Argentina. ¿Cómo se expresa eso? A través de precios. La confianza y las expectativas de futuro siempre se manifiestan a través del precio, por eso Argentina tiene que pagar una tasa de interés más alta que el resto, incluso Perú ”, asegura Clarín Claudio Zuchovicki, Director Ejecutivo de BYMA (Bolsas y Mercados Argentinos).

El especialista pone como ejemplo a Perú, convulsionado estos días por la política y la pandemia. “Un sol peruano y un peso argentino valían lo mismo hace 20 años. A pesar de que Perú tenía tres presidentes presos, uno se suicidó, una elección con una segunda vuelta fenomenal porque fue entre dos personas que piensan de manera completamente diferente y ninguna en la primera vuelta obtuvo más del 20 por ciento de los votos. En este estado, Hoy con un sol peruano compras 24 pesos argentinosMira la devaluación ”, expone.

La alta desconfianza actual tiene varias categorías. El primero podría ser desconfianza de quien tiene el poder. Porque Cristina Kirchner ha torcido el rumbo de muchas decisiones de Alberto Fernández. El vicepresidente ha vetado al dueño de la pluma de una relación cordial con Horacio Rodríguez Larreta al inicio de la pandemia; la estrategia de negociación con el FMI que pasó de la necesidad inmediata a iniciarse después de las elecciones; el nombramiento como candidato a la Procuraduría General de Justicia de Daniel Rafecas; el aumento de tarifas en el AMBA; la decisión tomada por el Presidente junto con su Ministro de Economía Martín Guzmán de destituir al Subsecretario de Energía Federico Basualdo; una política exterior crítica hacia el régimen de Nicolás Maduro; entre muchas otras expresiones de duro kirchnerismo contra las políticas de la Casa Rosada.

Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof.

Otros Titulares recientes:  Juzgado Federal ordenó inspección visual de avión por vuelos clandestinos desde Neuquén - Titulares de Política

La desconfianza en la gestión frente a la pandemia. Porque el Gobierno anunció que para junio habría 60 millones de vacunas. Prometió algo que nunca debería haber prometido. Pero no solo eso, provocó el escándalo de Vacunación Vip que acabó por expulsar al ministro de Sanidad, Ginés González García. Y se distrajo en casos como el del Procurador de Hacienda, Carlos Zannini, quien se hizo pasar por personal de salud para vacunarse a sí mismo ya su esposa; o la larga lista de casos en la provincia de Buenos Aires de jóvenes funcionarios y militantes que fueron vacunados, subieron sus fotos haciendo la «v» y dejaron sin dosis a los grupos de riesgo.

Y porque el kirchnerismo convirtió las clases presenciales en una disputa política, nuevamente con Larreta, lejos del interés por la salud mental de los cientos de miles de niños que no asistieron a la escuela en 2020. En primer lugar, se originó con un DNU de Fernández, a quien los epidemiólogos no habían aconsejado en ese momento que suspendiera su presencia. Además, no habló previamente con el titular del gobierno porteño por una rabieta: le indignó que Larreta hubiera extendido el cierre de los restaurantes gastronómicos una hora más de lo acordado. Pero la excusa de la preocupación por los contagios al cierre de escuelas terminó por desvanecerse cuando se constató que el nivel de casos no aumentaba en la Ciudad con la asistencia de la escuela primaria y jardines de infancia. Y, a pesar de la recomendación de la Casa Rosada, el gobernador Axel Kicillof acabó habilitando clases presenciales, reinterpretando las figuras del contagio para agarrar una discusión.

La desconfianza en la palabra presidencial. Porque en su creencia errónea de que usted es la mejor persona para comunicarse La gestión gubernamental, Alberto Fernández ha cometido graves errores. Lo más escandaloso, la cita sobre «Los mexicanos venían de los indios, los brasileños de la selva y los argentinos de los barcos» que generó enemistad con esos pueblos, recorrió el mundo y se sumó a las fricciones diplomáticas peligrosamente habituales. Como cuando criticó la respuesta militar de Israel al grupo terrorista Hamas en un momento en que había una misión israelí en el país para abordar la cooperación en el desarrollo y producción de una vacuna de ese país contra Covid. O cuando Fernández se entrometió en asuntos internos como adelantarse a sus felicitaciones a Castillo en Perú, o tomar posición sobre las protestas en Chile y Colombia, ignorando a los gobiernos de Sebastián Piñera o Iván Duque. Además de cada conflicto que generó cuando utilizó las tiras de película para comparar la situación de salud argentina con otros países.

La desconfianza en la gestión económica. Porque fue el ministro Guzmán quien defendió hasta hace muy poco la inflación del 29% para 2021 que la realidad terminó arrasando, al punto que ya se habla de 50 puntos. O la estrategia antiinflacionaria que persigue y multa a las empresas, restringe las importaciones o suspende las exportaciones de carne pero los precios no bajan porque el problema es otro. Y con el aumento de los subsidios por no subir las tarifas, todo el extra que viene del precio récord de la soja se acabará desperdiciando en subsidios y gastos corrientes, con el único objetivo de ganar las elecciones.

Otros Titulares recientes:  Alberto Fernández viajó a Perú a la asunción de Pedro Castillo y se reunirá con los presidentes de Colombia y Ecuador /Titulares de Política

Mientras que la ayuda a los sectores medios de la población es más que insuficiente. El desempleo y la informalidad laboral están aumentando, lo que se suma a la caída de los salarios en comparación con la inflación. Con ayudas limitadas para empresas que aún están en pie. No obstante lo cual, el titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont el había decidido castigar a uno de los sectores más castigados como son los monotributistas con un incremento del 35% en sus aportes y una deuda retroactiva de cinco meses. Solo el rechazo generalizado hizo que el Gobierno revisara esa decisión fuera de la realidad. Pero el daño a la confianza es irreparable.

Tal es el razonamiento de Zuchovicki, cuando el argentino desconfía deja de invertir Debido a que sus activos valen menos, su salario es menor que el de otras personas en el mundo con la misma profesión. “Es mucho más amplio y emocional, más profundo que económico. Porque al final lo es, ¿debería poner otro restaurante? ¿Abro otro lugar? ¿Invierto? Y ahí es donde está la desgana. Y sin eso no hay creación de empleo porque si no hay gente que confíe y se arriesgue, no hay trabajo«, Explicar.

“Y añado un valor más, la credibilidad, aunque presento un plan económico. Si siempre digo los fines de semana, el lunes comienzo la dieta, por mucho que haya plan, no creen que lo voy a hacer porque nunca lo hago «., Agregar.

Entonces, ¿cómo se recupera la confianza y la credibilidad? Nada es utópico en Argentina, pero suena muy difícil. Cuando hayan tenido lugar las elecciones, Alberto Fernández llegará a la mitad de su mandato, en el que con el mayor optimismo podría mostrar una vacunación masiva en medio del inicio del fin de la pandemia, pero con un saldo que posiblemente supera el uno. cien mil muertos.

Lo más factible es que el poder se siga ejerciendo desde el Instituto Patria, no desde Olivos; que la economía mantiene un panorama sombrío, sin inversión extranjera; y que la radiografía que dejó la pandemia es una de más pobreza, más desempleo e inflación similar a la que dejó Mauricio Macri. Independientemente del resultado electoral, que de hecho, significará más o menos poder para el kirchnerismo, y la posibilidad de tener mayoría en ambas cámaras del Congreso, como sucedió en 2011 durante la reelección de Cristina Kirchner.

Pero más poder de ninguna manera significa tener la solución a los problemas y generar confianza. Le pasó a Cristina. Su candidato -Daniel Scioli- perdió las elecciones y dejó un país en crisis. La diferencia es que Alberto Fernández todavía tiene dos años más por delante.

Mira tambien

El Nobel que Argentina tuvo el lujo de expulsar
Mira tambien

Equidistancia y paradiplomacia

https://images.clarin.com/2020/05/13/el-presidente-alberto-fernandez___MXXejv93J_1200x630__1.jpg
#mayor #desafío #Alberto #Fernández #revertir #desconfianza
Fuente: Clarin.com