El mayor destino de México para ″ Pegasus ″ | America – Las últimas noticias e información | Titulares

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Marcela Turati se enteró en la tarde del sábado que era una de las 25 periodistas en México que fueron espiadas por el software Pegasus, pocas horas antes de que una red internacional de investigación publicara información sobre el proyecto Pegasus, un mensaje que tuvo impacto mundial en Bomb.

Al principio, Turadi se sorprende y apenas puede creerlo, por otro lado, de alguna manera le quedó claro. Porque ella es una de esas que es una gran espina en el costado de muchas personas en México con su trabajo, y por lo tanto tiene enemigos poderosos.

Turati es uno de los periodistas de investigación más reconocidos de México. Ha investigado incansablemente las violaciones de derechos humanos en el país latinoamericano durante años, ha escrito numerosos libros sobre la guerra contra las drogas y da voz a las víctimas de esta lucha. «Como periodista aquí en México, siempre tienes la sensación de que te están vigilando y espiando. ¿Pero Pegasus? Pensé que era demasiado caro. Primero tengo que digerirlo», dice.

Periodista de investigación Turati: «El hecho de que no se pueda confiar en los teléfonos móviles es parte de nuestro ADN»

Actualmente, muchos mexicanos se sienten igual que Turati. El hecho de que casi una de cada tres de las filtraciones de datos con más de 50.000 números de teléfono evaluados por la red internacional de reporteros «Forbidden Stories» provenga de México es asombroso a primera vista. En 2011, México fue el primer país del mundo en adquirir el software Pegasus.

El espionaje es parte de la cultura mexicana

Según los informes, el Departamento de Defensa, el Fiscal General y el Servicio Secreto compraron el programa. A través de la empresa pantalla mexicana «KBH Track», convirtieron a México en una especie de laboratorio de pruebas para la tecnología de espionaje con el software del grupo israelí NSO.

“La gente de este país no se mostró particularmente sorprendida ni repugnada. Todos sabían que el PRI, que había gobernado durante 70 años, había trabajado con tales prácticas”, dice Turati, “y que en este país no se puede confiar en los celulares es parte de nuestro ADN nuestra cultura «.

Otros Titulares recientes:  ¿Cuáles son los riesgos y cómo se pueden reducir?

La periodista ahora tiene que reírse un poco cuando habla de cómo colegas del exterior siempre se burlaban de su extrema cautela. En reuniones importantes y sesiones de capacitación, especialmente con periodistas locales en el país, los teléfonos celulares siempre se guardan lejos, a veces en el microondas. «Ustedes los mexicanos están todos paranoicos», dijeron los periodistas de Europa.

País peligroso para los periodistas

Pero quizás tengas que estar un poco paranoico, o más bien, cuidado, si has elegido este trabajo en México. El país es uno de los estados más peligrosos para los periodistas del mundo. Los periodistas son asesinados repetidamente en México: el reportero local Gustavo Sánchez Cabrera fue asesinado en el estado de Oaxaca hace apenas un mes.

México: Recuerdo de 43 estudiantes desaparecidos (26/09/2020)

Manifestación en la Ciudad de México (septiembre de 2020): conmemoración de los 43 estudiantes asesinados

Para Marcela Turati no es solo parte de su trabajo resolver minuciosamente los asesinatos de migrantes o la desaparición de los 43 estudiantes en Ayotzinapa, que causaron sensación en todo el mundo. Con la red de periodistas de a pie, que ella cofundó, también quiere brindar capacitación a los reporteros locales para proteger a sus colegas.

«En este país siempre existe el riesgo de que los periodistas pierdan la atención y pierdan el miedo, porque las amenazas son tan numerosas y masivas que el riesgo se convierte más o menos en la norma», dice Turati. Esto significa que ella y sus colegas siempre tienen una lista de contactos a mano en caso de que un reportero ingrese a un área peligrosa o no responda.

¿Pegaso está involucrado en un asesinato?

El asunto Pegasus trae consigo un caso de asesinato de 2017. En ese momento, el periodista Cecilio Pineda Birto fue fusilado después de muchos años cubriendo el crimen organizado y la mafia de la droga en el sur de México y la participación de políticos locales y la policía.

Manifestación en México por asesinatos de periodistas (23/02/2014)

Otros Titulares recientes:  los afectados recibirán al menos 150 millones de dólares en concepto de indemnización - Titulares

Manifestación en México tras asesinatos de periodistas (2014): «Las amenazas son numerosas y masivas»

El número de teléfono de Birto también está en la lista de Pegasus, fue registrado como un posible objetivo de espionaje mucho antes de su muerte. Su teléfono celular nunca volvió a aparecer después de eso. Entonces, ¿Birto fue rastreado con el software que en realidad está destinado a ser utilizado contra traficantes de drogas y terroristas?

Incluso el objetivo de espionaje del presidente

Ahora que lo piensa, Marcela Turati recuerda muchas cosas que le parecieron un poco extrañas en ese momento. El teléfono celular de un colega en el que todo se borró repentinamente. El otro colega que de un momento a otro ya no tenía acceso a su smartphone.

Y el hecho de que a veces el celular se volvía loco con algunos periodistas al mismo tiempo. «Siempre bromeamos diciendo que nuestros exploradores deben haberse aburrido ahora».

Andrés Manuel López Obrador

López Obrador, presunta víctima de Pegaso: ¿mayores posibilidades de investigación?

Otro problema en México, dice Turati, es que los periodistas simplemente no pueden permitirse comprar un nuevo teléfono inteligente cada pocos meses. Entonces, al final, ¿nada cambiará en México, una especie de epicentro del escándalo de Pegaso? Marcela Turati espera una comisión que saque a la luz toda la verdad sobre Pegaso.

«El hecho de que el propio presidente Andrés Manuel López Obrador se haya visto afectado por el espionaje aumenta las posibilidades de una investigación», dice el periodista. El mundo ahora miraría a México. «Y podemos entender que espiar no es tan normal como siempre pensamos en México».

Fuente: dw.com