el ministerio de Economía ajusta su plan financiero para afrontar los $1,2 billones que necesita hasta fin de año

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

El Gobierno pasó la prueba que enfrentó ayer en la segunda licitación de deuda del mes en la que vencieron en el mercado local $ 110.000 millones en bonos del Tesoro en pesos. Como resultado, el Ministerio de Hacienda cubrió ese monto y también terminó con un financiamiento neto cercano a los $ 9.000 millones, descomprimiendo así uno de los tramos más críticos de la demanda financiera, que hasta fin de año supondrá cubrir unos 1.2 billones de pesos.

El Estado obtuvo un total de $ 119.238 millones mediante la colocación de siete bonos y canjeó otro título que vencía en agosto por $ 216.312 millones a cambio de letras a más largo plazo, según el Ministerio de Economía. Los instrumentos a tasa nominal (Lede y Lepase) representaron el 73,5% de la licitación y el 26,5% restante se emitió con instrumentos ajustados por CER, es decir, ligados a la inflación. Este dato fue leído por funcionarios cercanos a Guzmán como un guiño del mercado a la desaceleración de la inflación, que si bien se mantiene por encima del 3%, acumula tres meses seguidos a menor tasa que el mes anterior.

En la licitación se recibieron 716 ofertas, adjudicando un total de $ 128.586 millones de valor nominal, lo que representó un valor en efectivo de $ 119.238 millones. A tasa fija, se realizaron tres reaperturas de letras de descuento (Ledes) con vencimiento el 29 de octubre, 30 de noviembre y 31 de diciembre, y una nueva letra con vencimiento el 31 de enero. En el segmento de instrumentos de tasa variable, un instrumento a tasa repo pasiva (Lepase) se ofreció con vencimiento el 29 de octubre. En cuanto a instrumentos con capital ajustable por CER, se ofreció la reapertura de letras con vencimiento 28 de febrero y 23 de mayo de 2022.

Además de cubrir los $ 110.000 millones y mantener un fondeo neto de $ 9.000 millones, el Ministerio de Hacienda realizó un canje de activos para reducir el peso de los vencimientos del Boncer que tenía fecha de pago en agosto. Economy ofreció una canasta compuesta por Lecer con vencimiento el 30 de junio de 2022 (25% de la canasta), Boncer TX23 (35%) y Boncer T2X3 con vencimiento en 2023 (40%).

Otros Titulares recientes:  Agustín Rossi afirmó que se enteró por televisión que debía renunciar como ministro y pidió que Omar Perotti se tome licencia

El valor total adjudicado implicó reducir el vencimiento del próximo 5 de agosto en unos $ 216.312 millones, frente a los $ 450.000 millones correspondientes al mes siguiente. Así, el vencimiento de Boncer TX21 se redujo en un 58% y descomprimió las necesidades de cobertura de pago, en el tramo más exigente del año.

Según datos oficiales, incluso antes de la operación cambiaria realizada este martes, los vencimientos de la deuda en pesos de agosto ascendían a 525.000 millones de pesos. Una vez completada la conversión de activos, esa cifra se redujo a 264.000 millones de dólares, una cifra apenas inferior a la de este mes.

Los próximos meses también incluyen un cronograma de vencimientos «pesado» para el Tesoro Nacional. En septiembre rondará los $ 380.000 millones, en octubre casi $ 240.000 millones, en noviembre poco menos de $ 280.000 millones y $ 83.000 millones en el último mes del año. En total, más de 1,2 billones.

Un funcionario cercano a Martín Guzmán estimó este martes que alrededor del 60% de los vencimientos de deuda en pesos se concentran entre diciembre de este año y mayo de 2022, por lo que apuntan a seguir ampliando ese plazo promedio.

Un informe de la consultora Equilibra pronosticó recientemente que “el programa financiero en pesos se volverá extremadamente exigente en el segundo semestre: Hacienda tendrá que cubrir un déficit primario de $ 1,3 billones, mientras estimamos que los vencimientos a renovar (principal e intereses) superarán en casi un billón de pesos a los del primer semestre, sumando unos 2,3 billones de pesos.

“Con un desempeño similar al del primer semestre en términos de financiamiento neto (no así en ratios de refinanciamiento dada la mayor carga financiera), la Central tendrá que asistir al Tesoro en unos $ 900.000 millones. El acumulado del año cerraría con la asistencia del BCRA al Tesoro por 2,9 puntos del PIB ”, concluyó el informe.

Otros Titulares recientes:  lo acusan por la muerte de un niño

La próxima semana comenzará a operar el nuevo programa Market Makers, un plan de desarrollo del mercado de capitales local diseñado por Economía con el asesoramiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) para aumentar el financiamiento de las licitaciones del Tesoro.

El esquema implicará una serie de obligaciones e incentivos para los grandes bancos y Agentes Liquidadores y Liquidadores (ALyC) cuya misión será garantizar una “ventana” permanente de oferta y demanda de estos bonos y que ésta reduzca, por un lado, las volatilidades en la cartelera en un mercado de capitales pequeño como es Argentina y, por otro, que sirve como referencia de precio.

Market Makers tendrá una serie de obligaciones con el resto de inversores. Por un lado, deben tener una participación mínima en cada licitación de bonos del Tesoro. En este caso, la Secretaría de Finanzas incluirá a Lecer, Ledes y Lepase en el programa.

Este piso de participación fue del 1,5% del total adjudicado, el cual debe ser constante en el cronograma de colocación de títulos públicos. Pero también deberán mantener ese nivel mínimo de participación en el mercado secundario, una vez licitados esos bonos o letras. De esta forma, deben protagonizar al menos el 1,5% del volumen negociado diario total. Además, estarán obligados a estar activos en al menos tres horas de cada ronda de negociación.

Aquí es cuando entran en juego los inversores minoristas. Una presencia permanente de oferta y demanda de los valores dará más liquidez, menos volatilidad y referencias de precios más claras a los ahorradores que quieran invertir en estos bonos y letras, argumentan en el Ministerio de Hacienda.

* Para www.infobae.com

Fuente: diariocordoba.com.ar