El registro a Trump agudiza la división en EE.UU.

La capacidad de choque que se ha instalado en Estados Unidos desde el desembarco político de Donald Trump no tiene límites. Al infinito y más allá.

Cuando alguien pensaría que la capacidad de choque se había agotado después de varios años de ir de tuit en tuit, de susto en susto, con la conclusión de un intento de golpe (6 de enero de 2021), de la gran mentira de que las elecciones de noviembre de 2020 eran que le robaron -todavía es tiempo de que se encuentren las pruebas-, el expresidente volvió a conmocionar al país la noche del lunes.

Envió un mensaje en el que reveló la primicia de que el FBI había registrado su mansión en Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida). Esta situación sin precedentes, y clara señal de que las investigaciones se intensifican, estuvo motivada en principio por la búsqueda de documentos clasificados que fueron sustraídos de la Casa Blanca. Los agentes incautaron «material sensible» en el operativo, precisó.


leer también

Francesc Peirón

Lo inimaginable había sucedido. Trump negó lo más grande y se convirtió en la víctima. Sostuvo que los demócratas radicales solo quieren que no vuelva a ser candidato. Sin embargo, el resultado de esta acción puede ser el contrario y el cierre de filas a su alrededor puede hacer que anticipe su anuncio oficial de su candidatura a la presidencia.

“Sabremos más, pero este es el mejor día en mucho tiempo para que Trump persiga su nominación en 2024”, dijo Rick Lowry, editor del conservador Revisión Nacional .

Republicanos exigen que se abra una investigación por parte del Departamento de Justicia

“Otro día en el paraíso, un día extraño”, dijo Trump el lunes por la noche. «No nos rendiremos», proclamó en un video estilo campaña que publicó el martes. Su equipo usó el registro para recaudar fondos.

El coro de republicanos (notablemente ausente, como el senador Mitch McConnell y su camarilla) acudió en tropel a la defensa de su líder, al estilo autócrata. Argumentaron que se había realizado una “politización armada” y, sin ningún interés en las investigaciones, denunciaron que esto fue producto de las cloacas del Estado. Exigieron que se abra una investigación por parte del Departamento de Justicia. Christopher Wray, director del FBI, fue designado por Trump.


leer también

la vanguardia

Los partidarios del expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, frente a su casa de Mar-a-Lago después de que Trump dijera que los agentes del FBI allanaron la casa, en Palm Beach, Florida, EE. UU., el 8 de agosto de 2022. REUTERS/Marco Bello

Incluso cerró filas Mike Pence, el exvicepresidente que salvó el resultado electoral y al que los trumpistas querían colgar aquel día de enero. Pence insistió en la motivación partidista. “Esto socava la confianza en nuestro sistema de justicia e insto al fiscal general Merrick Garland a que explique de inmediato a los estadounidenses por qué se lleva a cabo esta acción del FBI”, dijo.

Una imagen aérea tomada en enero de 2018 de Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, a orillas del Atlántico.

Una imagen aérea tomada en enero de 2018 de Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, a orillas del Atlántico.

joe raedle

En la réplica, la líder demócrata Nancy Pelosi no entró en detalles, aunque aclaró que “creemos en el estado de derecho”. Otros de sus colegas señalaron que la mandataria tiene la obligación solemne de proteger la seguridad nacional y que, en caso de que Trump la pusiera en riesgo, se debe investigar cómo manejó esa información.

Esta es una acción policial sin precedentes. Los historiadores no recuerdan una iniciativa de este tipo en la casa de un expresidente estadounidense. Nadie está por encima de la ley, recordaron, y menos una vez fuera del cargo.

Hay voces que dicen que si el FBI solo buscaba papeles clasificados, esto le dará a Trump la presidencia

Si se produjo esa entrada, todo indica que fue por los documentos. Pero sin descartar otras líneas vinculadas al 6 de enero, esto significa que los fiscales tuvieron que aportar pruebas en la corte y un juez federal otorgó la orden.

Nadie cree que estos fiscales actuaron sin el visto bueno de Garland, jefe de justicia. La Casa Blanca afirmó que Biden no tenía conocimiento previo y que se enteró a través de los medios.

“Si la entrada a tu residencia es solo para encontrar documentos clasificados que te llevaste de la Casa Blanca – indicó un experto legal citado por Político – Trump será reelegido presidente en 2024 y será el mayor error policial de la historia”.

Pero también hubo un estallido de entusiasmo demócrata en Twitter después de que Mark Elias, un abogado electoral del Partido Progresista, argumentó que cualquier sanción por violar el estatuto sobre el manejo inadecuado de los registros gubernamentales inhabilita a uno para ocupar un cargo oficial en los EE. UU.

Luego se bajó la euforia, pues se recordó que en 2016, cuando los republicanos, incluido Trump, consideraron un delito grave que la rival Hillary Clinton hubiera revelado secretos con sus correos electrónicos en un servidor privado, varios expertos señalaron el derecho constitucional de la candidato a continuar.


leer también

fernando garcia

Donald Trump, durante un mitin en Phoenix

Un libro próximo a publicar afirma que el ex presidente quería generales leales como los de Hitler.

Trump tenía la costumbre en la Casa Blanca de destruir material oficial destinado a los archivos. Sus hábitos incluían tomar esos papeles clasificados que trituraba en su dormitorio o tiraba por el inodoro.

Los Archivos Nacionales recuperaron quince cajas que estaban en Mar-a-Lago en febrero. Como seguía faltando material, se quejaron al Departamento de Justicia. En junio pasado, el FBI visitó la habitación de la mansión de Florida donde había más documentos, pero no se ejecutó la orden de devolución. Aunque Trump dijo que estaban negociando -asistió a alguna conversación-, los investigadores pensaron que no había garantías de su conservación, lo que precipitó el ingreso y registro.

El expresidente lamentó que “hasta me han abierto la caja fuerte” y añadió que algo así, “típico de países del tercer mundo”, nunca le había pasado a un presidente de Estados Unidos. Su hijo Eric, quien le informó de la entrada policial (su padre estaba en Nueva York), calificó la operación como típica de «una república bananera». Ya que atlántico David Graham respondió. «En una verdadera república bananera», escribió, «podría esperar vivir con impunidad mientras pudiera burlar a sus oponentes… A menudo se presentaba como una especie de señor de la guerra». Y Graham destacó que, en un libro de próxima publicación, Trump se quejó con sus generales de que no eran leales como los de Hitler.

Mar-a-Lago o la mansión que sirvió de escuela política a su dueño

El entorno de Mar-a-Lago, la mansión de Donald Trump en Palm Beach (Florida) registrada este lunes por el FBI, se convirtió ayer en un escenario en el que se expresaba la división que marca a Estados Unidos. Hubo seguidores del expresidente que vieron en lo sucedido una señal de persecución política, y otros, opositores que pidieron que fuera encerrado en la cárcel. Mar-a-Lago es, para muchos, más que una mansión y más que un club privado. Dicen que representa la escuela política en la que Donald Trump tomó las lecciones que lo llevaron a la presidencia. Esta es la tesis del libro que Laurence Leamer publicó en 2019, Mar-a-Lago, dentro de las puertas del poder en el palacio presidencial de Donald Trump. Según Leamer, Palm Beach fue el campo de entrenamiento de Trump. El autor compró la casa en la isla de Florida en 1994, año en que el expresidente convirtió su finca en un club que cambió las tradiciones de los lugareños con dinero antiguo y pocas ganas de aventurarse a lo desconocido. Desde el principio, la clase dominante lo despreció. Lo vieron como la expresión capital de la vulgaridad. Y respondió de una manera que ya es bien conocida: atacando a todos aquellos que no siguen su juego, independientemente de su pedigrí social. “Centró su ataque en lo que él consideraba el establecimiento corrupto de Palm Beach y, al hacerlo, aprendió las técnicas
que usó en la carrera por la Casa Blanca y para convertirse en presidente de los Estados Unidos”, explicó Leamer en una entrevista cuando salió su libro. Descrito más como una persona tipo Miami Beach, Trump estaba harto del frío invernal de Nueva York y decidió buscar algo en un lugar más cálido. Dando un recorrido por Palm Beach en una limusina con Ivana, su primera esposa recientemente fallecida, Trump le preguntó al conductor si había algo a la venta en el área. “Lo mejor por aquí es Mar-a-Lago”, respondió el conductor. Esa mansión fue construida por la rica empresaria de cereales Marjorie Merriweather Post entre 1923 y 1926: casi 6.000 metros cuadrados y 126 habitaciones, treinta para el servicio. La Sra. Post murió en 1973 y la mansión, aunque se usaba para algunas fiestas, se estaba deteriorando. Trump vio la oportunidad, la compró por unos escasos 10 millones de dólares en la década de 1980 e hizo una meticulosa restauración. Hoy es patrimonio histórico. Como no era aceptado en fiestas de alto nivel, Trump hacía las suyas propias, con invitados famosos y chicas guapas. Era el rey de los nuevos ricos.