«El regreso fue muy duro», dijo Robert de La Plata, ingeniero, Maradonian y excombatiente – Titulares de Política

Hugo Robert regresó dos veces a Malvinas, la primera en 2007 y la segunda, con sus hijos, en 2014

Hugo Robert, soldado categoría 1961 del Regimiento 7 de La Plata, fue durante años presidente del Centro de Excombatientes Malvinas (Cecim) en La Plata, y contó que su regreso al continente luego de participar en la guerra, el 14 de junio , mil novecientos ochenta y dos, «Fue muy duro», ya que fue una experiencia que, aún hoy, despierta «fantasmas».

«Los integrantes del CECIM La Plata no se sienten héroesSimplemente éramos jóvenes de entre 18 y 25 años que hacían el servicio militar obligatorio. Cuando regresamos, sentimos nuestro deber y responsabilidad hacia los que se habían quedado, los únicos héroes, los compañeros que habían caído en la guerra y después de la guerra ”, remarcó.

Este es el sentimiento que suelen repetir los excombatientes de Malvinas, por respeto y dolor que les provoca el recuerdo de sus compañeros perdidos en esa guerra desigual, como reconoció Robert en un diálogo de la mano de Tlam, en el que señaló que el El inicio de la guerra «lo sorprendió» con «20 años» y que a su regreso, dos meses después, se «refugió en el estudio» para «poner distancia» con lo que había vivido.

«Me sorprendió la guerra cuando tenía 20 años y el regreso fue muy duro. Fui uno de los miembros fundadores de CECIM pero al principio me costó participar»«

“Me sorprendió la guerra cuando tenía 20 años y el regreso fue muy duro. Fui uno de los miembros fundadores de CECIM pero al principio me fue muy difícil participar”, comenzó.

Me sorprendió la guerra a los 20 años y el regreso fue muy duro" Robert relató.

Me sorprendió la guerra cuando tenía 20 años y el regreso fue muy duro ”, dijo Robert.

A su regreso, a mediados de junio de 1982, dijo: «Me refugié en el estudio, continué mi carrera como ingeniero de construcción y la universidad se portó muy bien, nos contuvieron, nos permitieron dar clases especiales», luego de lo cual él Destacó que la carrera universitaria se convirtió «en una terapia para poner distancia de los horrores de la guerra».

«Malvinas me duele mucho»agregó Robert, nacido en La Plata, aficionado a la gimnasia y vecino del barrio El Mondongo, cuna de otros devotos del club «tripero», como el recordado cardiocirujano Ren Favaloro.

El veterano de guerra, ya graduado como ingeniero, regresó dos veces a Malvinas, la primera en 2007 y la segunda, con sus hijos, en 2014, experiencias que definió como «muy fuertes» y que estaban plagados de emociones y «muchos fantasmas», sobre todo «los dolores de la guerra» que resurgen, cada año, al recordar «los últimos días del combate».

«La primera vez éramos un grupo de ocho personas, más un equipo periodístico de La Plata que grabó un documental», dijo y, refiriéndose a lo que significa regresar a las islas como veterano de guerra, recomendó «hacerlo en Un grupo». que «pasar por los sitios de combate es complejo, despierta mucha emoción contenida».

«Siempre llevas los dolores de la guerra. Necesitas ese abrazo, porque uno se rompe», agregó y luego dijo que «personalmente» no viajó a Malvinas para «cerrar nada» ya que «el dolor de los que no regresaron». siempre es «.

"Malvinas me duele mucho"añadió Robert, nacido en La Plata.

«Malvinas me hizo mucho daño», agregó Robert, nacido en La Plata.

«Siempre llevas los dolores de la guerra. Necesitas ese abrazo, porque uno se rompe»«

«Ellos (los camaradas caídos) No son anécdotas de Malvinas, son historias palpables, de los que le ponen el cofre al imperio. El compromiso es seguir luchando por ese soberano ”, remarcó y luego destacó que gracias al esfuerzo de los integrantes de Cecim, luego de nueve años de“ formidable trabajo ”, se obtuvieron pensiones para los excombatientes.

Respecto a los homenajes y reconocimientos, Robert afirmó que «no se recuerda ni se honra solo con poner una flor» sino realizando «acciones de defensa del soberano».

«Sin una política de peso estratégico es muy difícil pelear el espacio marítimo al Reino Unido, ese espacio que pensó Manuel Belgrano para la Argentina», resaltó y en ese sentido profundizó: «Tenemos que incorporar el mar como territorio». , la vigencia del reclamo es vital, debemos terminar de construir el ADN argentino ”.

Los integrantes del CECIM La Plata no nos sentimos héroes, simplemente éramos jóvenes de entre 18 y 25 años que estábamos haciendo el servicio militar."

Los integrantes del CECIM La Plata no nos sentimos héroes, simplemente éramos jóvenes de entre 18 y 25 años que hacíamos el servicio militar ”.

“Hoy, a causa de la pandemia, no podemos unirnos como todos los martes en el CECIM, para honrar la vida, para reconstruirnos sobre el horror, y eso también es un homenaje a ellos, que no pudieron regresar”.Robert agregó.

El ingeniero, veterano de guerra y aficionado a la gimnasia tiene dos hijos de su primer matrimonio y otros tres de su actual pareja, con quien vive desde hace años: en las redes sociales, su imagen de perfil lo muestra en una foto compartida con Diego Maradona, cuya historia , le dijo a Telm, merecía que le dijeran: «No tiene nada que ver con el paso de Diego por mi club, fue en ese viaje en tren a Mar del Plata en rechazo al ALCA. Lo vi y no pude contenerme». .

Finalmente, Robert recordó otra anécdota: «Cecim te vincula mucho, sin saber quién era, yo estaba con Evo Morales, y le hablé de Malvinas, mi barrio y Gimnasia».

Titular con información de Telam.