El ruego de Guterres a las potencias nucleares 77 años después de Hiroshima

El ruego de Guterres a las potencias nucleares 77 años después de Hiroshima

Hiroshima insta a la desnuclearización para evitar que se repitan los horrores del bombardeo atómico de esta ciudad japonesa en el 77 aniversario del devastador ataque. Durante su intervención en un acto para conmemorar las miles de víctimas que dejó el bombardeo, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, advirtió que la humanidad «juega con el arma cargada» debido a que la mayoría de las 13.000 bombas atómicas existentes armas y abrir focos de conflicto en Ucrania, la península de Corea o Oriente Medio.

«Lo único que nos separa del apocalipsis es un error, un malentendido o un error de cálculo», comentó Guterres durante el acto, en el que también participaron representantes de 98 países y organizaciones, entre ellos ninguno de Rusia o Bielorrusia, que no fueron invitados. por las autoridades japonesas debido a la guerra en Ucrania.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, saluda al secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

AFP

Guterres ha afirmado que hay «señales de esperanza» como la décima conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) que se celebra en Naciones Unidas desde principios de mes, y cuyos miembros han pedido trabajar para eliminar todos los arsenales que amenazan nuestro futuro».

compromiso antinuclear

El movimiento hacia un mundo libre de armas nucleares «parece estar desacelerándose», dice el primer ministro japonés

Otros Titulares recientes:  China lleva a cabo ejercicios militares con "fuego real" frente a Taiwán tras advertir a Pelosi en contra de visitar la isla - Mundo

Hiroshima, en el oeste de Japón, fue el objetivo de la primera bomba atómica utilizada en combate, apodada «Little Boy» y lanzada por el bombardero B-29 Enola Gay de la Fuerza Aérea de EE. UU. el 6 de agosto de 1945. El ataque exterminó de inmediato a unas 80.000 personas, en su gran mayoría civiles, un número de víctimas mortales que se elevó a 140.000 al final de las heridas y enfermedades resultantes y que en los años posteriores se duplicó con creces.

La ciudad celebró este sábado una ceremonia en memoria de las víctimas en el Parque de la Paz, situado cerca del hipocentro de la devastadora explosión, y en la que participaron el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, entre otras personalidades políticas y «hibakusha» o sobrevivientes del bombardeo.

Horizontal

Imagen de la destrucción provocada por el lanzamiento de la bomba nuclear sobre Hiroshima al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945

Propio

El primer ministro japonés subrayó que el movimiento hacia un mundo libre de armas nucleares «parece estar desacelerándose», ante lo que hizo un llamamiento desde Hiroshima a «levantarse y comprometerse a no repetir nunca una tragedia similar». Kishida reiteró que Japón respetará su triple compromiso antinuclear (ni desarrollar, poseer ni permitir el despliegue de este tipo de armas en su territorio), a pesar de que ciertas voces de su partido han llamado a repensar estos principios de cara a la escalada de tensiones en el Pacífico asiático.

Otros Titulares recientes:  Por qué el aborto de Biden y las acciones ejecutivas climáticas no son suficientes para los demócratas

Sin embargo, el país asiático, el único del mundo que ha sufrido ataques nucleares, se ha mostrado reacio a apoyar el Tratado sobre la Proscripción de las Armas Nucleares, que entró en vigor en 2021.


leer también

informe junior

Horizontal

El Gobierno de Kishida considera que el Tratado de No Proliferación, otra iniciativa paralela firmada por la mayoría de los países del mundo, es una herramienta más eficaz para lograr el desarme, aunque la revisión que se discute hasta finales de mes en Estados Unidos Naciones para reforzar su aplicación tiene pocas posibilidades de terminar en consenso.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, llamó a Japón a servir de «puente» entre los países que poseen y los que no poseen armas atómicas para erradicar del planeta artefactos «que amenazan la supervivencia de la raza humana», dijo. .

«Encomendar el botón nuclear a cualquier líder mundial conlleva el riesgo de repetir los horrores que sufrimos en Hiroshima», dijo Matsui, quien también acusó al presidente ruso, Vladimir Putin, de «utilizar a sus ciudadanos como armas para quitar la vida a otras personas».

Otros Titulares recientes:  Ministros mexicanos Ebrard y Clouthier lideran equipo para resolver disputa T-MEC | MUNDO - Perú

Tres días después del bombardeo de Hiroshima, el 9 de agosto de 1945, Estados Unidos lanzó una segunda bomba nuclear sobre Nagasaki, lo que provocó la capitulación de Japón seis días después y puso fin a la Segunda Guerra Mundial.

A las decenas de miles de personas muertas en los atentados se sumaron muchas otras que fallecieron en los días y años posteriores al mismo por quemaduras y enfermedades como el cáncer derivado de las radiaciones, así como miles de sobrevivientes que portaban el estigma nuclear.

Actualmente existen unos 118.935 de estos “hibakusha”, con una edad media de 84,5 años, según datos oficiales.

Jonathan Fortuna es un periodista latinoamericano con una mirada internacional. Noticias de USA, Europa, Rusia y todo Asia.