El trabajo del futuro era este: oledor profesional en una fábrica de coches | Motor

Nada es aleatorio, no cómo suenan las puertas de su automóvil cuando se cierran o cómo ronronea el motor después de arrancar. La industria del motor no deja nada al azar, ni siquiera el olor de los asientos.

¿Has notado que una de las mayores satisfacciones a la hora de comprar un coche llega en cuanto abrimos la puerta del conductor? Nada que ver con los malos olores de la nevera.

El olor de un coche nuevo es una de las fragancias más agradables de oler, y las empresas de automoción lo saben y lo cuidan. Tanto es así que hay personas que se dedican a hacer de ese olor el ideal.

Para sorpresa de muchos, Nissan (que cerró sus plantas en España) ha publicado un vídeo en el que enseñan cómo sus olfateadores profesionales supervisan todos los materiales del coche, buscando así la fórmula perfecta de la de esa nueva fragancia de coche que tanto te gusta.

Tanto en la fase de construcción, donde los profesionales de la fragancia eligen los tonos y olores predominantes de la mezcla, como cuando el coche está terminado. La supervisión ocurre en todos los pasos de la fabricación.

Tori Keerl, ingeniera de materiales en el Centro Técnico de Nissan cerca de Detroit, es la protagonista del video donde explica cómo realiza sus tareas.

Convertirse en un probador de olores en Nissan implica múltiples sesiones de olfateo que cubren una amplia gama de olores. Una vez que pases las cinco pruebas, podrás formar parte de la planta oficial de Nissan.

Como parte de su trabajo, un probador de Nissan usa su nariz cuidadosamente entrenada para oler varias partes del interior del vehículo. Próximo, hace una lista de los olores buenos y malos que encuentra y utiliza los datos recopilados para determinar si el automóvil cumple con los estrictos requisitos de Nissan en materia olfativa.

Keerl afirma que El olor a coche nuevo está cambiando gradualmente a lo largo de los años. a medida que los fabricantes de automóviles avanzan hacia el uso de productos naturales (más ecológicos y menos industriales), haciéndolo más fácil para los clientes y probadores.