Entender sentencia de la Corte Suprema sobre demarcación de tierras indígenas – 06/10/2021 – Poder / Brasil

Un juicio de gran relevancia para el futuro de la demarcación de tierras indígenas está programado para comenzar este viernes (11) en el STF (Tribunal Supremo Federal).

A pesar de la importancia del tema y de que no existe una jurisprudencia consolidada de la corte sobre el tema, se juzgará en un pleno virtual, lo que significa que no habrá debate entre los ministros, quienes deberán incluir su voto en la sistema hasta el próximo día 18.

Entre los puntos que se discutirán en la sentencia se encuentran los conceptos de tierra tradicionalmente ocupada por indígenas y la tesis del marco temporal, que no está previsto en la Constitución y que, en la práctica, dificulta las demarcaciones.

El caso concreto que se discutirá se refiere a un recurso extraordinario en una acción de recuperación interpuesta contra el pueblo indígena xokleng, en Santa Catarina.

El proceso estaba en la agenda el año pasado, pero fue pospuesto por el presidente de la corte, el ministro Luiz Fux, quien no lo incluyó en el calendario para este semestre del plenario físico -donde hay debate, aunque por videoconferencia.

*

¿Qué dice la Constitución? La Constitución Federal de 1988 dice que «los indígenas son reconocidos por su organización social, costumbres, idiomas, creencias y tradiciones, y los derechos originales sobre las tierras que tradicionalmente ocupan, y corresponde a la Unión demarcar, proteger y hacer respetar por todos sus bienes «.

También establece que «las tierras tradicionalmente ocupadas por los indígenas son las que habitan de manera permanente, las utilizadas para sus actividades productivas, las imprescindibles para la preservación de los recursos ambientales necesarios para su bienestar y las necesarias para su bienestar físico y físico. reproducción cultural, según sus usos, costumbres y tradiciones ”.

Además, determina que dichas tierras son inalienables e indisponibles, es decir, no pueden venderse ni transferirse, y que los derechos sobre las mismas son imprescriptibles, es decir, no caducan ni caducan.

¿Cómo funciona la demarcación? En términos generales, uno de los primeros pasos en la demarcación de tierras indígenas es realizar un estudio técnico con la elaboración de un informe antropológico, que identifique y delimite el área a demarcar. Este paso está a cargo de Funai (Fundación Nacional Indígena).

La siguiente fase la lleva a cabo el Ministerio de Justicia, mediante la publicación de una ordenanza declaratoria. La demarcación es luego ratificada por la Presidencia de la República mediante decreto.

Cuál es el tesis del marco de tiempo? Según esta tesis jurídica, defendida por los ruralistas, los indígenas que no se encontraban en sus tierras el 5 de octubre de 1988 —fecha de sanción de la Constitución— dejarían de tener derechos sobre ellos, aunque existen opiniones antropológicas que demuestran que perteneció a sus antepasados.

La tesis es criticada por abogados especialistas en derechos de los pueblos indígenas, ya que acabaría validando y legalizando las invasiones y violencias cometidas contra los pueblos indígenas antes de la Constitución de 1988.

Parte de estos ataques ocurrieron en el pasado reciente y fueron cometidos por el propio Estado, habiendo sido documentados por la Comisión Nacional de la Verdad, que analizó las violaciones cometidas en el período de 1946 a 1988.

Los informes señalan que, además de las propias invasiones, también hubo arrendamientos de tierras que no cumplieron con las condiciones pactadas, ocupando así tierras pertenecientes a pueblos indígenas y que aún luego fueron legalizadas por el SPI agencia predecesora de Funai.

También se incluyen entre las violaciones sufridas durante el período el trabajo forzoso, el encarcelamiento privado, la tortura, los traslados forzosos y los asesinatos de indígenas.

¿Habría excepciones al marco de tiempo? Entre quienes defienden la tesis, las excepciones al plazo serían los casos en que se comprobara que los indígenas no estuvieron en 1988 por haber sido expulsados.

Según la tesis del “despojo obstinado”, por ejemplo, sería necesario que los indígenas acrediten que, a la fecha de la promulgación de la Constitución, existió una disputa física o judicial por la posesión de la tierra. Sin embargo, hasta 1988, los pueblos indígenas estaban protegidos por la Funai, es decir, no podían entablar una demanda por iniciativa propia ”.

¿Aparece el concepto de marco temporal en la Constitución? No, la Constitución no tiene el concepto de un marco de tiempo. En opinión, el constitucionalista y profesor jubilado de la Facultad de Derecho de la USP José Afonso da Silva argumentó que el marco temporal es inconstitucional.

“¿Dónde está esto en la Constitución? ¿Cómo pudo haber trabajado con esa fecha si no dice nada al respecto, ni explícita ni implícitamente? Sin cláusula, sin palabra de arte. 231 sobre derechos indígenas autoriza esta conclusión ”, escribe en el documento.

¿Qué representan los pueblos indígenas? Defienden la tesis del indigenato, siendo el derecho de los pueblos indígenas a sus tierras originario y, por tanto, anterior al propio Estado brasileño. Por tanto, no es un derecho otorgado, sino reconocido por la Constitución.

Otro aspecto señalado es que la Carta no innovó en el reconocimiento de la tenencia de la tierra de los pueblos indígenas. Ya estaba incluido en la Constitución de 1934 y en la legislación del período colonial, como una carta de 1680.

¿Cómo se ha utilizado la tesis del marco temporal? Diferentes demandas en todo el país buscan anular los procesos de demarcación de tierras indígenas en función del marco temporal.

Además, un dictamen elaborado por la AGU (Fiscal General de la Unión) durante la administración del presidente Michel Temer determinó la adopción de la tesis por parte de la administración pública federal. El dictamen señala que las demarcaciones deben cumplir con las condiciones establecidas en la decisión del STF en el caso Raposa Serra do Sol.

El dictamen fue utilizado por el entonces ministro de Justicia Sergio Moro, en 2019, para devolver 17 procesos de demarcación a Funai. En ese momento, en nota, la carpeta indicó que la devolución se hizo para que se pudiera evaluar el cumplimiento de la opinión en los procesos.

El proyecto de ley 490, que se encuentra en la agenda de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados, también busca, entre otras medidas, instituir la tesis del marco temporal como parámetro para el territorio tradicionalmente ocupado.

Según Juliana de Paula Batista, abogada del ISA (Instituto Socioambiental), al basarse en la existencia de una jurisprudencia consolidada sobre el cronograma en la Corte Suprema, la propia motivación de la opinión de AGU es errónea. .

«Si tiene repercusión general [nesta ação] para discutir el marco temporal, es porque no existe una jurisprudencia consolidada. La repercusión general es un instrumento de unificación de la jurisprudencia ”, dice.

En la acción, la ISA actúa como amicus curiae (amigo de la corte), quienes están llamados a opinar sobre el caso juzgado.

La CNA (Confederación de Agricultura y Ganadería de Brasil), que también es amicus curiae en el proceso, defendió, en argumentación oral, que la opinión es «crucial para que el gestor público tenga claridad y seguridad sobre lo que es y no es una tradición tierra ocupada por indígenas ”.

¿Por qué es importante este juicio? Como el proceso tuvo repercusiones generales reconocidas por el tribunal, la sentencia adquirió relevancia nacional. Esto se debe a que la decisión en este caso, que se centrará en el concepto traído a la Constitución, de tierras tradicionalmente ocupadas por indígenas, deberá ser seguida por los demás tribunales del país y en los procesos de demarcación que lleve a cabo el gobierno. .

En mayo de 2020, el ministro del STF, Edson Fachin, quien es el relator del caso, suspendió los efectos del dictamen de la AGU hasta que haya una decisión judicial al respecto.

Además, en respuesta a una solicitud de las comunidades indígenas, también ordenó la suspensión nacional de los procesos judiciales que traten la demarcación de áreas indígenas —como en los casos de acción de desalojo y recuperación— hasta el final del Covid-19 o hasta la conclusión del juicio.

Desde que asumió el cargo el presidente Jair Bolsonaro, no se ha demarcado ninguna tierra indígena.

¿Qué impulsó la discusión sobre el marco de tiempo? En la sentencia de demarcación de la Tierra Indígena Raposa Serra do Sol, en 2009, además del plazo, que fue mencionado en una de las votaciones de la sentencia, la Corte Suprema enumeró 19 salvaguardias institucionales, que funcionarían como condiciones para definir las demarcaciones.

En 2013, sin embargo, el propio tribunal determinó que la decisión sobre Raposa Serra do Sol, a pesar de tener la fuerza de una decisión del Tribunal Supremo, no era vinculante y que sus parámetros se referían solo a ese caso y no a todas las demarcaciones.

Tras la sentencia de Raposa Serra do Sol, el plazo ya ha sido utilizado en las decisiones del Segundo Panel del STF. Sin embargo, existe una división entre los ministros del Supremo sobre el tema, y ​​la tesis no fue objeto de la plenaria. Se espera que, con la sentencia, el tema tenga una definición.

Sobre el tema, el ministro del Segundo Panel Gilmar Mendes, quien defendió la tesis, afirmó: “Fue importante la reafirmación de hitos en el proceso de demarcación, comenzando por el marco temporal de la ocupación. El principal objetivo de esta delimitación era intentar poner fin a las interminables disputas por la tierra, entre indígenas y campesinos, muchas de las cuales, como sabemos, bastante violentas ”.

¿Cuáles son las condiciones del caso Raposa Serra do Sol? Uno de los más polémicos prohíbe la ampliación de terrenos ya demarcados.

En su opinión, el profesor José Afonso sostiene que el STF fue más allá de sus límites en la decisión, introduciendo condiciones que la Constitución no autoriza. Enfatiza que los derechos originales de los pueblos indígenas son imprescriptibles y argumenta que, siempre que la demarcación cubra límites inferiores a las tierras sobre las que tienen derechos originales, los pueblos indígenas pueden solicitar una corrección ‘.

El profesor de derecho de la FGV y columnista de hoja Oscar Vilhena también entiende que parte de las salvaguardas son inconstitucionales. Según él, como es un derecho originario, cuando la Corte Suprema crea obstáculos, está infringiendo la Constitución.

Vilhena cree que el hecho de que, en las ADIs (Acciones Directas de Inconstitucionalidad), la ley permita al STF calibrar su decisión –poder determinar, por ejemplo, cuándo entra en vigor– acaba haciendo que el tribunal se sienta libre de crear salvaguardias, como en el caso de Raposa Serra do Sol.

“Sin embargo, puede hacerlo siempre que estas garantías no infrinjan la Constitución. Y, en este caso concreto, que habla de no expansión, está infringiendo la Constitución ”, dice.

¿Cuál es el caso específico que se discute en la apelación? La sentencia se refiere a un recurso de apelación de la Funai contra una decisión del TRF-4 (Juzgado Regional Federal de la IV Región), que en una acción de resarcimiento resolvió a favor del Instituto Ambiental de Santa Catarina (antes Fundación Medio Ambiente – Fatma ) contra el pueblo indígena xokleng.

¿Qué afirmó el instituto en la solicitud de recuperación? La acción propuesta alega que los indígenas invadieron, en enero de 2009, la Reserva Biológica Sassafrás, ubicada en el municipio de Itaiópolis (SC). Sostienen que el inmueble pertenece al instituto en base a escritura pública redactada e inscrita en un registro de la propiedad inmobiliaria.

¿Qué afirman los indígenas xokleng? Defiende que el área objetivo de la acción de recuperación es parte de un territorio que, según la ordenanza declaratoria del Ministerio de Justicia 1182/2003, es parte de la Tierra Indígena Ibirama-La Klãnõ a la que tiene derecho el pueblo Xokleng. de posesión.

Sin embargo, la demarcación aún no se ha completado. Hay otra acción en curso, también en el STF, que solicita la nulidad de esta ordenanza. Entre los alegatos alegados se encuentra no solo el marco temporal, sino también la condición de que, una vez demarcada, la tierra indígena no se pueda ampliar.

Según Rafael Modesto, abogado del pueblo xokleng, la tierra ya estaba demarcada a principios del siglo XX.

Sin embargo, Funai creó un nuevo grupo técnico tras las afirmaciones de los xokleng de que el área a la que tenían derecho se redujo con el tiempo por las invasiones e incluso por el destacamento promovido a través del SPI.

Un estudio antropológico identificó que el área de ocupación tradicional debería ampliarse de 14 a 37 hectáreas.

Noticia de Brasil