«Estoy seguro de que mi hermano no los conocía, lo engañaron» /Titulares de Policiales

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Una semana después, la tristeza persiste. Lucas Calleja tiene 34 años y es uno de los tres hermanos de Gonzalo (29), el contador asesinado en Paraná. Habla camino a la concentración organizada por amigos de la familia en la corte para pedir justicia, y dice que todavía están «entristecidos y bastante conmocionados por todo lo sucedido».

«Nada nos va a devolver a mi hermano. Si detienen a las personas que podrían estar involucradas, es, en cierto modo, una tranquilidad. No los conocemos, no sabemos quiénes sonNi yo, ni mi familia, ni los amigos de Gonzalo ”, analiza Lucas sobre los cuatro detenidos y acusados ​​del crimen de su hermano.

Son Alberto Enrique Osuna (34), Ezequiel David Maroto (24), Ramiro Daniel Colman (23) e Iván Elías Garay (28). Todos con antecedentes penales. “Dos condenados, uno por robo y narcotráfico. Otro por intento de homicidio y los demás por abuso de armas y privación ilegal de libertad «, confirmaron fuentes de la investigación consultadas por Clarín.

Este miércoles, justo antes de que tres amigos de la hermana menor de Gonzalo realizaran una citación frente al Palacio de la Judicatura de Paraná, una audiencia (que fue interrumpida abruptamente) buscaba resolver la situación preventiva del imputado.

“Eso es lo que me impresiona, no los conocemos, no tenemos ni idea de quiénes son. Y estoy seguro de que mi hermano tampoco. Por eso insistimos tanto en ver tu celular, queremos saber quien lo citó, que excusa te dio porque lo llevaron a ese lugar «, sospecha Lucas.

Familiares y amigos exigieron justicia para Gonzalo Calleja. / Paraná El Once

En la marcha participaron cien personas con carteles y fotos de Gonzalo, en medio de una denuncia sostenida por parte del tribunal.

Mientras tanto, los cuatro detenidos estaban a la espera de ser examinados para descartar la posibilidad de que estuvieran infectados por el coronavirus. En medio de la audiencia presidida por el Juez de Fianzas de la Justa Judicial, Ricardo Bonazola, uno de ellos reconoció estar infectado con Covid y aislado al momento de su detención.

Se trata de Osuna que, al ser consultado por su salud, reconoció haber sido diagnosticado con Covid-19: “Lo había codiciado en la cárcel, ahora me soltaban el viernes, pero como era fin de semana, me estaban despidiendo el lunes 26 ”, dijo.

Otros Titulares recientes:  les gatillaron tres veces pero la bala no salió /Titulares de Policiales

«¿No tiene alta médica?», Insistió el juez. Pero Osuna repitió que se lo darían «este lunes 26». Sorprendentemente, continuaron con las consultas formales y la audiencia, pero poco después tuvieron que suspenderla.

“Hay una pregunta que me hicieron saber y estaba madurando, señor Osuna, ¿está estudiando Covid? ¿Sin alta médica? Por razones de salud tendremos que acercar al público, no sé, no sé cómo … ”dijo Bonazola, y organizó la habitación del medio para desinfectar la habitación y continuar con los protocolos de salud.

Nunca se reanudó y, según confirman fuentes del Ministerio Público, Osuna había sido diagnosticado con coronavirus el 8 de julio y debió haber sido dado de alta el 18 de julio, el día anterior a su detención. Pero debido a problemas administrativos en el puesto de salud, aún no ha recibido constancia de alta.

Por razones de seguridad, el tribunal ordenó la recopilación de información sobre los detenidos y, asumen, podrá recuperarla dentro de las 48 horas.

Osuna, apodado «El Tuerto», tiene un importante historial médico. Pertenecía a una pandilla dedicada a «grandes robos», confían fuentes del caso. Clarín. Ya había sido condenado en 2018 por formar parte de una organización de narcotráfico liderada por Elvio Caudana, según confirmó TV El Once.

Ahora, al igual que sus presuntos cómplices, está acusado de «arresto, asesinato» y «privación ilegal de la libertad» por el crimen de Gonzalo Calleja. Para los investigadores, esta pandilla (que no tiene vínculos familiares pero fue frecuentada) engañó a la víctima convocándola al barrio 1º de Julio con la excusa de una transacción no registrada para la venta de divisas y terminó matándola. para robarle $ 6,000.

Según informó a este diario, Osuna, Morato, Garay y Colman se individualizaron gracias a las imágenes de las cámaras de seguridad en el barrio 1º de Julio y la ruta tomada para disponer del cuerpo de Gonzalo en el otro extremo de la ciudad de Paraná.

La familia Calleja.  Gonzalo tenía dos hermanas y un hermano.

La familia Calleja. Gonzalo tenía dos hermanas y un hermano.

Otros Titulares recientes:  Echan al subjefe de la Policía de Santa Fe luego de que allanaran su casa en una causa por corrupción /Titulares de Policiales

En los allanamientos realizados en ese momento, fueron secuestrados tres vehículos Ford Fiesta en los que encontraron cabello, imperfecciones, material genético, huellas dactilares, teléfonos celulares y otros elementos de interés para la causa que se agradecerán.

El análisis de celulares y cruces de llamadas también será fundamental para saber qué sucedió el pasado miércoles, a partir de las 5 de la tarde, cuando Gonzalo se perdió en el velatorio.

El subdirector del área de investigación, Ángel Ricle, explicó que aún están analizando más de 15 celulares incautados desde el inicio de la investigación. Y aunque algunas de las 70 cámaras incautadas aún no se han analizado, hay pruebas suficientes para respaldar la acusación contra los cuatro detenidos.

En paralelo continúa con la búsqueda del celular de la víctima, su chaqueta, mochila y llave del vehículo de Calleja, que aún no se han encontrado.

Gonzalo habló con su novia el miércoles 14 de junio, alrededor de las 4 de la tarde, y le dijo que salía del trabajo y se dirigía a una reunión. Más tarde, iría al gimnasio con un amigo y vería a River jugar la Copa Libertadores con otro grupo.

Gonzalo Calleja (29), el contador asesinado en Paraná.

Gonzalo Calleja (29), el contador asesinado en Paraná.

Su rastreador de teléfono celular registró la última ubicación a las 5:20 pm, justo donde se encontró su automóvil, con las puertas cerradas y otros $ 9,500 en la guantera.

El cuerpo de la víctima, por su parte, fue encontrado el jueves pasado bajo un árbol en medio de un campo de trigo en las calles Báez y Montiel, a unos cinco kilómetros de su automóvil.

Una de las principales hipótesis es que habría sido secuestrado en un lugar distinto al que lo encontraron. Que lo engañaron para que viniera a la reunión y que finalmente lo mataron para robarlo, sin saber que había más dinero en el auto.

La autopsia realizada al cadáver determinó que el contable murió de asfixia.

GL

Palabras clave de esta nota:
#Estoy #seguro #hermano #los #conocía #engañaron
Fuente: clarin.com