Excavación en el fondo del mar recupera la cabeza de Hércules – 07/03/2022 – Ciencia / Brasil

Cuenta la leyenda que Hércules tuvo que completar 12 trabajos heroicos para ser absuelto de culpa y convertirse en inmortal. Un descubrimiento reciente retoma la historia mucho después del punto en que concluyeron los relatos de la antigüedad griega y romana, para contarnos una nueva versión de su vida después de la muerte.

Una estatua del semidiós de la fuerza, que, según la mitología, habría estrangulado a un león, decapitado una serpiente submarina de nueve cabezas y capturado un jabalí devorador de hombres, entre otras proezas, yacía en el lecho del mar Egeo. O su cabeza, al menos, lo era.

Un equipo de expertos que examinó los restos de un naufragio frente a las costas de Grecia, en un trabajo de excavación arqueológica realizado entre el 23 de mayo y el 15 de junio, ha recuperado lo que los investigadores creen que es la cabeza de mármol de una estatua de Hércules de la antigüedad romana, de hace unos 2.000 años.

Los descubrimientos realizados en el sitio del naufragio de Antikythera incluyeron partes de estatuas de mármol, dientes humanos y clavos de bronce y hierro, dijo Lorenz E. Baumer, profesor de arqueología en la Universidad de Ginebra y uno de los investigadores principales del proyecto. Fue la segunda temporada de excavaciones de un programa de cinco años dirigido por la Escuela Suiza de Arqueología en Grecia, cuyo objetivo es avanzar en la investigación en el sitio descubierto a principios del siglo XX por buzos griegos en busca de esponjas.

«Dos mil años es mucho tiempo, pero si piensas en términos de generaciones de 25 años cada una, son 80 generaciones», dijo Baumer. «Eso está cerca».

Según él, el vínculo con una civilización antigua fascina a los investigadores: «Eso es lo fascinante de la arqueología. Entras en contacto directo con la gente».

El descubrimiento del sitio fue accidental. Antikythera es una isla situada entre la Grecia continental y Creta; su nombre alude a su ubicación, al sur de la isla de Citera. Los buzos griegos que encontraron los restos del naufragio hace más de un siglo buscaban esponjas e inicialmente pensaron que habían encontrado restos humanos en el fondo del mar. Pero, según Baumer, más tarde se dieron cuenta de que habían descubierto piezas de escultura.

Desde entonces, el sitio de Antikythera ha producido objetos que brindan información sobre la historia, la economía, la tecnología y el arte de la antigüedad romana. Los investigadores especulan que un artefacto descubierto previamente en el sitio y que lleva el nombre de la isla puede haber sido utilizado para cálculos astronómicos y de navegación; incluso ha sido descrito por algunos investigadores como la «primera computadora».

Llegar a estos objetos ha sido una tarea hercúlea.

Visto como uno de los hallazgos más grandes de su tipo, el naufragio en Antikythera estaba oculto bajo enormes rocas que pesaban hasta 8,5 toneladas cada una y que se habrían asentado allí durante un terremoto que ocurrió poco después del hundimiento, pero no mucho después. ayudaron a preservar los artefactos. Se utilizaron cuerdas unidas a bolsas de aire presurizado, como globos submarinos, para levantar las rocas y exponer partes de los restos previamente bloqueados.

Escondida allí estaba la cabeza gigante que se cree representaba al héroe mítico, como si hubiera sido abatido por la maldición de la celosa diosa Hera, que le habría dificultado la vida a Hércules desde que nació.

Con el doble del tamaño natural de una cabeza humana, la cabeza es la de una figura masculina barbuda y está cubierta con depósitos marinos que se están eliminando para permitir la restauración del artefacto. Según Baumer, es probable que la cabeza complete otra estatua antigua, esta encontrada en 1900, «Heracles de Antikythera», que está sin cabeza en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. (Heracles es el nombre griego de Hércules).

Cuatro horas antes de que los buzos encontraran la cabeza de mármol, Baumer abandonó el sitio para regresar a Atenas. Él y un colega detuvieron el automóvil para mirar imágenes de la escultura.

Baumer estaba emocionado no solo por la emoción del descubrimiento, sino también por su importancia para futuras investigaciones. Conocer la ubicación del lugar donde se encontró el artefacto les da a los exploradores una mejor idea de la disposición de los restos del barco porque, según Baumer, los excavadores anteriores no han documentado dónde descubrieron el cuerpo de la estatua.

«Los expertos están utilizando el mapeo 3D para documentar digitalmente la apariencia de los restos antes de que se eliminen los artefactos», dijo Elisa Costa, investigadora postdoctoral de la Universidad de Venecia que participa en la investigación. Su mapeo capturó cada capa que se descubrió a medida que se levantaban las rocas, y dijo que continuará documentando el espacio alrededor del sitio, que los miembros de su equipo creen que puede ayudar a arrojar luz sobre los restos del naufragio.

“Es tremendamente emocionante ser parte de este importante proyecto de excavación que comenzó hace 120 años”, dijo Costa. «Es realmente increíble.»

El fabricante de relojes suizo Hublot creó el sistema de globo que levantó las rocas sumergidas específicamente para este proyecto. Para la excavación de 2023, la compañía está creando robots que podrían hacer parte del trabajo de los buzos, dijo Baumer, dejando a los buzos humanos libres para hacer más trabajo analítico.

Debido a la profundidad a la que exploran, los buzos solo pueden pasar 30 minutos cerca del naufragio (después de un descenso que dura 15 minutos), antes de tener que ascender lentamente nuevamente para tomar aire. Baumer explicó que la presión del agua impone cinco veces más resistencia a los movimientos de los buzos que la que la gente siente en tierra. Como medida de seguridad, los buzos nunca bucean solos.

«Cada objeto extraído del naufragio de Antikythera será estudiado en un esfuerzo por reconstruir la historia de la tripulación y el barco», dijo Carlo Beltrame, profesor de arqueología en la Universidad de Venecia. Como arqueólogo marítimo, utilizará los hallazgos para calcular el tipo de barco que se hundió y su curso probable.

Parte de su función es estudiar las condiciones sociales y económicas de la época, alrededor del año 60 aC Y ya tiene preguntas que hacer.

«¿Qué tipo de nave era?», dijo Beltrame. «¿Cuáles eran los aspectos de su tráfico? ¿Cómo era la vida a bordo?»

Detalles como el tamaño de las tablas de madera utilizadas para construir el barco llevaron a Beltrame a postular que probablemente se trataba de un barco grande. Los dientes encontrados entre los restos podrían presentar a los investigadores a las personas que habrían estado en el barco. Si se han encontrado huesos u otros restos humanos, pueden ayudar a determinar el sexo y la edad de los pasajeros y la tripulación.

Brendan Foley es profesor de arqueología en la Universidad de Lund en Suecia y ex investigador en el sitio de Antikythera. Dijo que es posible que haya más esculturas de tamaño natural entre los restos y calcula que el hundimiento se produjo alrededor del 65 a. Foley dijo que predijo la existencia de algunos de los tesoros arqueológicos descubiertos más recientemente, incluida la cabeza de «Heracles», de otros descubrimientos realizados en 2017.

A principios del siglo XX, los buzos encontraron seis manos de bronce y un fragmento de lo que se conocería como el mecanismo de Antikythera. En 2017 encontraron un séptimo puntero y otra pieza del mecanismo, que creen que pudo haber sido utilizada para calcular movimientos astronómicos.

Al final del proyecto, en 2025, los investigadores pretenden publicar sus hallazgos en «Return to Antikythera». Pero creen que aún se encontrarán más objetos en los restos del naufragio. Es posible que más seres míticos que acechan en las profundidades del mar todavía estén esperando que se cuenten sus historias.

Traducción de Clara Allain.

Noticia de Brasil
Fuente: uol.com.br

Salir de la versión móvil