Gesto de campo hacia Massa: «Esperamos que la nueva conducción económica esté a la altura»

En la inauguración oficial de la Muestra Rural que se realiza en el recinto ferial de Palermo, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, criticó duramente las políticas del gobierno para el campo, resaltó sus paupérrimos resultados, destacó el aporte del sector a la sociedad y la economía y otorgó un préstamo inicial al nuevo Ministro de Economía, Sergio Massa.
“En estas últimas 48 horas -dijo Pino en uno de los extractos de su discurso- el gobierno ha tomado decisiones que nos incluyen como sector productivo: esperamos que la nueva gestión económica esté a la altura de la difícil situación que atraviesa el país , y eso genera la confianza necesaria para sobrellevar estos momentos”. Y agregó un reproche: “Queremos decirles: el sector agropecuario es lo suficientemente importante como para mantener el cargo ministerial”.
El titular de la SRA destacó el aporte del campo «al sostenimiento y desarrollo de la Patria», precisando que el sector agroindustrial «genera más de la tercera parte de toda la fuerza laboral del país: de los empresarios y de los trabajadores que realizar la enorme variedad de tareas de producción y preparación de los frutos del campo, a la red de científicos, técnicos, comerciantes y transportistas”.
Fue aún más preciso cuando dijo: “Somos 227 mil productores y hay 25 mil establecimientos y empresas que transforman lo que produce el campo”. El Estado, prosiguió, debe brindar Seguridad, Salud, Educación, Justicia, «una moneda fuerte» e infraestructura a los ciudadanos, para señalar a continuación: «y es el campo, en este momento, que más contribuye a que el Estado pueda para cumplir ese papel».
En ese sentido, precisó que en el primer semestre del año el sector agroindustrial aportó US$ 19.000 millones a las arcas del Banco Central, algo que subrayó, viniendo en la encrucijada de acusaciones oficiales, entre ellas la del propio presidente Alberto Fernández, quien insiste sobre acusaciones de especulación y mezquindad en la liquidación de divisas -«es un récord absoluto y supera en un 90 por ciento la media histórica»,
“Parece increíble que nos hayan calificado de especuladores”, dijo Pino, quien señaló que mientras la finca paga un dólar de unos 300 dólares por importar insumos, un productor de soja recibe un dólar de menos de 100 pesos por sus exportaciones. Además, dijo que el «saqueo del campo» hizo que el sector pagara US$ 130 mil millones en impuestos en los últimos 20 años, monto equivalente a lo que se invirtió en el Plan Marshall, para ayudar a la reconstrucción europea después de la Segunda Guerra Mundial. Guerra Mundial. Guerra. . Sin embargo, enfatizó, la situación social es peor que cuando se reintrodujeron las retenciones en 2002. Los gobernantes, dijo, deben dar cuenta de esto a la sociedad.
Pino dijo que, si bien las actividades económicas aportan en promedio un 42% al Estado, “el campo supera ese promedio y logra entregar, en impuestos, un 70%”, algo que calificó de “discriminatorio y quizás hasta confiscatorio”.
El también miembro de la Junta de Enlace que forma la SRA con las Confederaciones Campesinas, la Federación Agraria y Coninagro, analizó críticamente medidas y resultados de la política oficial para el campo, a la que calificó de «desastrosa».
“El gobierno intervino en las exportaciones de carne, provocando que cayesen 11% el año pasado”, dijo. Paradójicamente, señaló, “con el pretexto de proteger con precios bajos el consumo de la población, lo que lograron fue aumentar esos precios” a falta de “soluciones reales” contra “la creciente inflación que afecta a todos los argentinos”.
La inflación, enfatizó, “no se reduce con controles de precios; se reduce eliminando los malos gastos del Estado”. El resultado de la intervención del gobierno en el mercado de la carne está a la vista, dijo: “el consumo de carne bovina en Argentina ha caído a un mínimo histórico”, algo que consideró “un reflejo directo del deterioro de los salarios”.
El gerente criticó específicamente el efecto deletéreo de las participaciones en el campo. “Mientras se mantienen, el número de productores disminuye. En el censo de 2001 se registraron 297.000 productores; hoy somos 227 mil, precisó. “Setenta mil productores fueron expulsados ​​del campo; setenta mil familias sin el apoyo y arraigo que les brinda el campo, corriendo el riesgo de aumentar el número de pobres y marginados.
También resaltó los efectos de la falta de diésel que «afecta todos los procesos productivos», entre los que destacó el caso del limón, en Tucumán y Corrientes, «cuyos productores no pudieron transportar la cosecha», y el del azúcar, en el noroeste, «cuya cosecha se retrasó en un momento crítico: el transporte de la caña al ingenio azucarero».
¿Por qué no hay diésel?, preguntó Pino. Y respondió: “’porque el Estado controla su precio, creyendo que puede usarlo como ancla contra la inflación, en lugar de tomar medidas efectivas contra ella”.
También destacó el caso de la producción de leche, estancada desde hace 25 años, y precisó datos negativos sobre la evolución de la siembra y producción de soja y trigo. Este último cereal, apuntó, explica sólo el 14% del precio del pan. Y mencionó la falta de control de ciertas especies en la Patagonia, por la inacción de los organismos estatales, y los ataques mapuches contra los hacendados rurales de la región, a los que consideró verdaderos defensores de la soberanía nacional.

Palabras clave de esta nota:
#Gesto #campo #hacia #Massa #Esperamos #nueva #conducción #económica #esté #altura
Fuente: expresdiario.com.ar