investigan a los policías por abuso de autoridad /Titulares de Policiales

Un allanamiento policial en una vivienda donde no encontraron lo que buscaban dio lugar a la apertura de un caso por presunto «abuso de autoridad» contra los agentes que participaron en el operativo.

La procesión policial ingresó a una casa para adelantar una investigación por robo y para eso los agentes derribaron una costosa puerta y rociaron pimienta a un perro.

Tras el violento despliegue, descubrieron que habían escrito la dirección incorrecta. La propiedad pertenece a un Oficial de carrera del Ministerio de Seguridad, quien vive con su esposa, quien también es empleada de la cartera comandada por Sergio Berni.

Así quedó la puerta de la casa del oficial después de la operación.

La búsqueda inmobiliaria fue «negativa» según el informe oficial enviado por la policía a las autoridades judiciales que autorizaron la búsqueda.

La sospecha es que no encontraron evidencia en el sitio porque era una dirección incorrecta. Al final, los dueños de la casa se quejaron duramente del trámite, ya que aseguraron que la policía había actuado con mucha violencia.

Todo sucedió esta mañana en el 132, entre el 429 y el 430, en Villa Elisa, al norte de la capital provincial. La intervención se inició en los primeros minutos de la mañana. Un grupo de al menos cuatro agentes ingresó a la casa del empleado por el jardín.

Imágenes de la operación muestran que los agentes usaron un ariete de metal rompieron la puerta de entrada y se inició la revisión de cada ambiente.

Los dueños de la casa informaron que los agentes derribaron la puerta con un ariete y rociaron pimienta a un perro.

Los dueños de la casa informaron que los agentes derribaron la puerta con un ariete y rociaron pimienta a un perro.

Se estaba investigando un robo del 5 de junio en una granja cercana. Al amanecer de ese día, dos hombres treparon una pared, rompieron vidrios y se llevaron teléfonos celulares, equipos informáticos y otros objetos de valor.

Con base en un informe del operador telefónico, se detectó la ubicación donde el teléfono celular estaba “geolocalizado”. La información indicó la residencia de los funcionarios del Ministerio. A ese lugar acudió la patrulla del Grupo de Acción Directa (GAD) del departamento de La Plata.

La orden del juez requería que buscaran dos teléfonos celulares, una estación de juegos, mochilas, zapatillas y un par de anillos de oro, todo robado en las primeras horas del 5 de junio.

Pero no encontraron nada. Y presumiblemente la actuación de los hombres de fuerza fue excesiva. “Una invasión puede terminar sin el resultado esperado. Está dentro del alcance de cualquier proceso penal. Pero no se pueden exceder. no pueden romper todo”, Explicó a Clarín fuente de los Platen Courts.

Por tal motivo, el juez que autorizó el allanamiento, Federico Atencio, del Juzgado de Garantías 1, interpuso una denuncia por presunto abuso de autoridad. Este magistrado había firmado esa decisión a solicitud de la fiscal involucrada en el robo de la casa quinta, Ana Medina.

En el Ministerio de Seguridad dijeron que «todo se hizo bajo la supervisión de la Justicia» y comentaron que «la policía actuó por decisión judicial».

Sin embargo, no descartaron la posibilidad de instituir un sumario administrativo con la intervención de la Unidad de Asuntos Internos si surgen supuestas irregularidades del proceso.

La vivienda buscada por un presunto error pertenece al subdirector del Registro Público de Administradores y Controladores de Permanencia (Recap), unidad responsable de la calificación club nocturno.

Su esposa también trabaja como empleada administrativa en la sede del Ministerio, en las calles 2 y 51, en la ciudad capital de Buenos Aires.

El dinero. Correspondiente

LM.