Kosovo aplaza la prohibición de documentos serbios tras las tensiones del domingo

Jonathan Fortuna

Internacionales

El Gobierno de Kosovo ha decidido aplazar un mes, hasta el 1 de septiembre, la aplicación de la prohibición de documentos y matrículas serbios en su territorio tras las tensiones que se vivieron este domingo en dos puntos fronterizos entre ambos países, Brnjak y Jarinje .

La decisión, de ahí la polémica, obligaría a unos 50.000 serbios del norte del país que no reconocen al gobierno kosovar y sus instituciones, y que por tanto siguen utilizando placas y documentos emitidos por las autoridades serbias, a solicitarlos a la capital, Pristina. Kosovo, territorio independiente de facto desde 2008, ha sido reconocido por más de un centenar de países, pero Serbia y Rusia niegan su nuevo estatus.


leer también

AGENCIAS

Según un comunicado emitido anoche, el gobierno del primer ministro Albin Kurti condiciona el aplazamiento a la retirada de las barricadas colocadas por los serbios locales. Kurti había anunciado en junio que ya no aceptaría documentos de identidad ni placas de matrícula serbios en su territorio a partir de agosto. Es una medida de reciprocidad, según él, ya que Belgrado, que afirma que todo es una estratagema para expulsar a los serbios del norte del país, tampoco acepta sus documentos ni placas.

Es el segundo intento, después de que el gobierno de Pristina renunciara a imponer la medida el año pasado por protestas similares. Esta vez tampoco está siendo fructífera, de momento. El domingo por la noche, los manifestantes serbios estacionaron camiones llenos de grava y otra maquinaria pesada en las carreteras que conducen a los dos cruces fronterizos, donde los serbios son mayoría. En respuesta, la policía kosovar desplegó sus patrullas.


leer también

Asier Martiarena

Sánchez, abogado de los Balcanes

Según la misión liderada por la OTAN, que cuenta con 3.770 efectivos en Kosovo, «la situación general de seguridad en los municipios del norte es tensa». Agregaron en su comunicado que la KFOR estaba «supervisando de cerca» y «lista para intervenir si la estabilidad se ve comprometida».

Así, tras consultas con los embajadores de la Unión Europea y de Estados Unidos, el gobierno de Pristina ha acordado retrasar un mes la puesta en marcha del plan. Por el momento no hay heridos, aunque la policía aseguró que el domingo ya hubo disparos. Según las autoridades kosovares, los manifestantes golpearon a varios albaneses que pasaban por las carreteras y atacaron algunos automóviles.

Tras la decisión de Pristina de posponer la controvertida regla, los serbokosovares retiraron barricadas formadas por camiones y otros vehículos pesados ​​que bloqueaban el acceso al cruce fronterizo norte con Serbia el lunes por la tarde.

Aunque los dos países en disputa prometieron en 2013 iniciar un diálogo para resolver los asuntos pendientes, la paz en Kosovo, en cierto modo mantenida por la OTAN y la mediación europea, sigue siendo frágil.

Previous

Transporte en Tandil: ¿habrá colectivos a pesar del paro nacional de la UTA?

Next

India informa de la muerte de un hombre contagiado con viruela del mono