La familia de los vinos Soy Cuyano y Mansero, en medio de otra grave denuncia penal /Titulares de Policiales

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

La gente de San Juan no puede olvidar el apellido Torraga. En febrero de 1993, de la bodega familiar «Nietos de Gonzalo Torraga» salieron las botellas de vino «Soy Cuyano» y «Mansero», lo que provocó la muerte de 29 personas. Fueron adulterados con alcohol metílico a una tasa 200 veces superior a la permitida.

El dueño de la bodega, Mario Arnoldo Torraga (ahora 79), y su hijo mayor Guillermo (54) -quien formaba parte de la junta- fueron condenados a 15 y 6 años de prisión, respectivamente.

Ahora, 28 años después de aquella tragedia, otro familiar, Facundo Martín Torraga (45), ha sido detenido por un cargo muy grave: su expareja (madre de sus hijos de 6 y 15 años). lo acusó de abusar sexualmente de ella cuando todavía vivían juntos.

Según la mujer, esto sucedió muchas veces, pero solo ahora se atrevió a acudir a los tribunales.

Torraga produjo, comercializó y estiró vino con alcohol metílico (para quemar) en una proporción 200 veces superior a la permitida. Era febrero de 1993.

Facundo fue arrestado el domingo en la casa de sus padres en la Avenida Libertador, en el centro de San Juan. Vivir allí. Aunque registraron su habitación en busca de un arma que dicen que tenía, no la encontraron.

Cuando llegó la policía, la familia estaba celebrando el 80 cumpleaños de la esposa del enólogo y madre de sus cuatro hijos. Incluso la hermana de Facundo, Vanesa, que había viajado desde Buenos Aires para la reunión, terminó esposada y casi arrestada por intentar evitar que se lo llevaran.

El caso de Facundo Martín Torraga cayó en la UFI CAVIG (Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar y de Género) el 21 de abril. Ese día, la joven acudió a testificar y narró una serie de episodios de violencia que habría vivido al ser pariente de Torraga.

Estos hechos, sin entrar en detalles, vaya desde amenazas con armas hasta violaciones y golpizas. Según el denunciante, las agresiones fueron constantes y entre los antecedentes encontrados por el Ministerio Público se encuentra un caso de 2019 en el que Facundo Torraga ya ha sido procesado por amenazas y daños.

Las notas de Clarín en el caso de los vinos "Soy cuyano" Y "Mansero", que mató a 29 personas.

Apuntes de Clarín sobre el caso de los vinos «Soy Cuyano» y «Mansero», en los que murieron 29 personas.

Otros Titulares recientes:  "Pagá las 400 lucas por la falopa que te llevaste" /Titulares de Policiales

Este proceso, que actualmente es objeto de apelación por parte de la Sala, se suma a otros dos: uno por robo de cosas de la casa común y otro por amenazas. Según Torraga – consultado por Clarín– en los últimos casos, encendido.

Entre el 21 de abril, fecha de la denuncia, y el domingo 2 de mayo, cuando la jueza Verónica Chicón ordenó la detención de Facundo Torraga, los fiscales recabaron pruebas en contra de los imputados.

La psicóloga de la denunciante fue liberada del secreto profesional, se solicitó copia del expediente a efectos de amenazas y se analizó la declaración de los dos hijos de la pareja en el expediente y que habían sido aportados en la Sala Gesell.

Por la gravedad de lo que estaba en juego y la supuesta existencia de un arma, el operativo involucró a un número significativo de policías de San Juan. El juez ordenó directamente la detención del imputado, quien sería investigado este martes al mediodía.

Para la familia Torraga, todos son «mentiras de una mujer despreciada». Sus argumentos podrían clasificarse como «manuales»: «¿Quién ha oído hablar del abuso sexual dentro del matrimonio? No existe, ¡adónde fue! un denunciante en serie, incluso me amenazó una vez «, dijo Clarín Gonzalo Torraga, hermano de Facundo.

La Torraga

En 1996, el dueño de un negocio familiar, Mario Arnoldo Torraga, fue condenado a 15 años de prisión y con él cayó el hijo mayor, Guillermo, condenado a 6 años de prisión.

El caso fue un escándalo. Para empezar, por las 29 muertes y también por la alta visibilidad del enólogo en San Juan. Había sido el creador de una campaña publicitaria que en los 70 explotó en los medios con el contagioso jingle: «Es oro blanco, es oro blanco, oro vino, manada de sanjuaninooooo blanco. El vino que hizo famoso a San Juan«

Mario Torraga, durante una entrevista en 2011. (Canal 5 Telesol)

Mario Torraga, durante una entrevista en 2011. (Canal 5 Telesol)

Otros Titulares recientes:  "Nuestra prioridad es vencer al kirchnerismo y al riesgo de un gobierno hegemónico" /Titulares de Política

A partir del éxito comercial en Resero, Torraga pasó a gestionar su propia bodega de la que salieron los vinos envenenados en 1992.

El enólogo siempre atribuyó lo sucedido a una trama y así logró que no le tocasen cuando salió de la cárcel y decidió quedarse con toda su familia en San Juan.

A lo largo de los años, su apellido siguió apareciendo en los periódicos. Guilherme estudió historia en prisión y fue recibido al salir. Activista radical, publicó en 2012 un libro en el que recopilaba todas las reseñas que hicieron los medios de comunicación en 20 países cuando murió Raúl Alfonsín.

En San Juan, Guillermo tiene dos programas de radio, uno dedicado a la historia y la política y el otro a su otro amor: el heavy metal.

El más joven de la Torraga, Gonzalo (43), también ocupó espacio en los medios, pero desde otra perspectiva: fue un exitoso jugador de rugby profesional (jugó en Italia) y sufrió un episodio policial muy traumático: En 2016, su hijo resultó gravemente herido en un jugador de béisbol y mientras él y su esposa lo cuidaban en el hospital, su casa fue saqueada.

Hasta el domingo, el tercer hijo del enólogo Facundo, vinculado al negocio gastronómico del clan, había logrado eludir los titulares de los periódicos.

Cualquier búsqueda en internet (antes del domingo) solo lo muestra como miembro del gallinero Polidoro, que su familia montó frente a la Casa de Gobierno y como director de una finca dedicada al cultivo de viñedos.

El gallinero de una de las Torragas, en San Juan.  Imagen de Google.

El gallinero de una de las Torragas, en San Juan. Imagen de Google.

Ese bajo perfil explotó en el aire cuando la policía ingresó a la casa de su padre, en la Avenida Libertador 2382, y lo detuvo. La fiscalía ya ha anunciado que, dada la gravedad de las denuncias, seguro que pedirá que no sea puesto en libertad.

EMJ