La ganadería y los sistemas productivos sostenibles / Titulares de Rio Negro

Por INTA Alto Valle

Holístico. El enfoque que propone la ganadería regenerativa que se aplica en Valle Medio.

El sector ganadero se enfrenta a mercados cada vez más exigentes, que demandan una responsable gestión ambiental y un verdadero cambio de paradigma.
En esta línea, el INTA y el Programa Ganadero de Río Negro promueven la implementación de un manejo integral llamado «ganadería regenerativa»: un sistema que imita los ciclos de la naturaleza con el objetivo de restablecer y potenciar el funcionamiento de los ecosistemas, reducir los efectos del cambio climático, mejorar la rentabilidad, el bienestar animal y el de las personas que trabajan en el campo.

«El modelo propone que las familias del sector tomen las riendas de sus sistemas productivos a través de la planificación, una mayor presencia en el campo y el consecuente control de diferentes procesos adaptados a su realidad ya las características de cada lugar», señaló Antonia Devesa, extensionista de la agencia del INTA Río Colorado.
Se propone un abordaje integral (holístico) que busca restablecer el equilibrio de suelos y pastos, volver biodiversidad en los ecosistemas, aumentar la rentabilidad con bajo nivel de entradas, mejorar el bienestar animal y la calidad de la carne.

«El descanso es fundamental en la recuperación de todos los procesos que suceden en el agroecosistema ganadero».

Antonia Devesa, extensionista de la agencia del INTA Río Colorado.

«La clave para regenerar el ecosistema está en el manejo del pasto», indicó la especialista y explicó que este planteo propone concentrar los animales en potreros por un determinado tiempo y luego trasladarlos a otros espacios para que las diferentes plantas ( las más y las menos preferidas por los animales) queden en igualdad de condiciones de rebrotar y recuperarse.
«Este tiempo de descanso es una herramienta fundamental en la recuperación de todos los procesos naturales que suceden en el agroecosistema ganadero, porque permite una mayor estabilidad y un mejor manejo de los recursos disponibles», dijo Devesa. Además de garantizar una mayor reserva de alimento para los animales, la propuesta permite un mejor aprovechamiento del agua y de los nutrientes del suelo en zonas que atraviesan situaciones de estrés hídrico frecuente.

Equipo. Productores y técnicos del INTA trabajan en conjunto para aplicar la ganadería regenerativa.

Otro aspecto es que la ganadería regenerativa permite obtener grandes cantidades de dióxido de carbono (uno de los principales gases que afectan el calentamiento global) y «guardar» en el suelo de manera segura a través de prácticas ecológicas. Según el especialista argentino Pablo Borrelli, un estudio científico afirma que por cada kilo de carne producida a pasto se pueden «secuestrar» seis kilos de dióxido de carbono, y además se retiran las emisiones de los bovinos del aire. «Es válido pensar que este tipo de modelo podría reposicionar el productor ganadero como parte de la solución al cambio climático, y no del problema», sostuvo Devesa.
La ganadería regenerativa cobra cada vez más relevancia en algunos países productores de carne y en la Argentina hay varias experiencias exitosas que comenzaron desde el año 2003.

Se propone un abordaje integral (holístico) que restablece el equilibrio de suelos y pastos, la biodiversidad en los ecosistemas, y aumenta la rentabilidad.

Este año, el INTA Alto Valle puso en marcha un proyecto que abarca nueve experiencias de aprendizaje en establecimientos dedicados a la cría bovina en Río Colorado, Luis Beltrán y Choele Choel, donde técnicos y productores comparten prácticas y saberes para encontrar mejores resultados económicos, medioambientales y sociales para la actividad y las familias involucradas. En esta iniciativa también participa el Programa Ganadero que brinda la asistencia técnica y financiera en este proceso.
El foco está en la cría de bovinos y se trabaja sobre la evaluación de pastos, la planificación del pasto, el ordenamiento del rodeo y en nuevas metodologías desde un punto de vista holístico y en concordancia con los objetivos de las familias productoras involucradas.

La ganadería regenerativa implica un trabajo gradual de formación, entrenamiento y aprendizaje grupal, al que se espera que cada vez más productores se sumen. «Una buena gestión de los pastos naturales y un adecuado manejo ganadero son algunos de los aspectos más importantes para proteger los servicios ambientales y conseguir producciones sostenibles capaces de adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado y del ambiente», ha concluido Devesa.

2003
El año en que se iniciaron las experiencias de ganadería regenerativa en diferentes regiones de país.



Palabras clave de esta nota:
#ganadería #los #sistemas #productivos #sostenibles
Fuente: rionegro.com.ar