La magia del teatro trajo un aire de libertad a los reclusos de la prisión de Bouwer / Titulares de Cultura

La magia del teatro trajo un aire de libertad a los reclusos de la prisión de Bouwer

 / Titulares de Cultura

Con 21 años de historia, la obra DeSastres llegaba por primera vez a Bouwer.
Foto: Adriano Camerano

“Te agradezco la alegría que nos has dado y la tristeza que nos fue arrebatada”. En el Complejo Penitenciario Reverendo Francisco Luchesse”, al que todos llaman bouwer, reina la emoción: el módulo 2 SUM está lleno de teatro, arte, emociones, viajes imaginarios que te permiten dar la vuelta al mundo en 80 días. Los 90 internos de 900 presos en ese edificio gris olvidan por un momento las cámaras, los guardias, las mil rejas, el contexto de encierro, la tumba. La palabra de agradecimiento de un detenido sobrevuela la habitación repleta de ventanitas y expresa el sentir de sus compañeros, en su mayoría veteranos, felices por un rato, con convicciones firmes, pero no condenadas.

Otros Titulares recientes:  La capitulación de CFK

DeSastres acaba de terminar, el trabajo que el grupo Cirulaxia puesta en escena en el marco del festival Pensar con Humor. Los actores Gastón Mori, Víctor Acosta y Carlos Possentini interpretan a Coqueto, Paquete y Pituco, payasos que hacen de sastres y que a lo largo de la obra sin saberlo escupen extranjerismos, casi como los jueces que disparan sentencias a cada uno de estos internos.

DeSastres está inspirado en «La vuelta al mundo en 80 días» de Julio Verne y lleva al público a lugares tan lejanos como África, América y Europa. La actuación es excelente, los actores utilizan el azar y la improvisación a su favor. El palo de fregona utilizado en la puesta en escena se rompe y las risas abundan, un recluso se atreve a provocar y el actor toma el guante, «Déjame ser» le pregunta un payaso al otro y retumba el aplauso. El ambiente es tan distendido como la innumerable ropa deportiva, no faltan los escudos de Belgrano y Talleres, no faltan los abrazos, los saludos, las bromas, las confesiones. “Aquí tenemos hasta reos de 80 años”, dice un recluso tatuado antes de adentrarse en la risa, la emoción y el arte. Solo por ese placer momentáneo, la logística de hacer realidad el trabajo en Bouwer valió la pena.

Otros Titulares recientes:  Los 25 libros seleccionados por el Fondo de Estímulo a la Actividad Editorial / Titulares de Cultura

Pero lo mejor viene despues del saludo final, cuando los tres protagonistas abren el juego al público para que comenten, cuestionen, pregunten, inviten sensaciones. “Ustedes son una audiencia especial, no solo por el lugar donde estamos, sino porque son un público que quiere ver” comparte uno de los protagonistas, y un detenido responde: “No sé si eres consciente del espacio de libertad que nos has dado, nos has hecho viajar mientras estamos en este lugar”. Una rica idea que gira en torno a los prejuicios, desde fuera, desde dentro, en definitiva, la vida.

Palabras clave de esta nota:
#magia #del #teatro #trajo #aire #libertad #los #reclusos #prisión #Bouwer
Fuente: lmdiario.com.ar

Otros Titulares recientes:  Inaugurado el llamado “Tesoro de Bibliotecas Populares 2022” / Titulares de Cultura