La oposición advirtió que las medidas de Massa fueron solo “vende humo»

Los primeros anuncios económicos del nuevo ministro Sergio Massa recibieron cuestionamientos de la oposición. Juntos por el Cambio y el peronismo no kirchnerista advirtieron que solo eran «intenciones» y esperan ver avances concretos, mientras que el liberalismo y la izquierda también fueron críticos.

Entre las principales medidas se encuentran el cumplimiento de la meta del 2,5% de déficit, el freno a la emisión monetaria hasta fin de año, el tope al consumo de energía subsidiado, un anticipo a las exportaciones de 5.000 millones de dólares, el reordenamiento de los planes sociales y un bono para jubilados.

“Se hicieron anuncios muy generales y se hicieron muy pocas medidas. Dichas intenciones en ningún caso vienen a conformar un plan económico y tampoco constituyen un programa de estabilización económica, el cual es fundamental y debe ser inmediato”, consideraron los líderes de Juntos por el Cambio.

Los presidentes del PRO, Patricia Bullrich; de la UCR, Gerardo Morales; de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro; y del peronismo republicano, Miguel Pichetto, se reunieron este jueves por Zoom con los economistas Hernán Lacunza, Eduardo Levy Yeyati, Matias Surt y Juan Carlos Sánchez Arnau.

Tras la reunión, los mandatarios emitieron un comunicado en el que sostuvieron que “estamos ante un gobierno que no ha cumplido las metas, los anuncios, las promesas ni los compromisos que asumió durante su gestión”.

“Estamos ante un gobierno que sigue con divisiones, peleas y anarquía y es el primero en salir a oponerse a los pocos anuncios que hace. El problema de la economía sigue siendo el político, que el Frente de Todos no resuelve”, consideraron en Juntos por el Cambio en alusión al interno de la alianza gobernante.

Además, señalaron que “la expectativa del pueblo argentino es que en algún momento el Gobierno Nacional presente un verdadero plan económico y cumpla lo que dice”.

El esquiarettismo también mostró cautela. “Aunque a primera vista se pueda estar de acuerdo con muchas de las definiciones generales, como la de reducir el déficit y encauzar la gestión de los planes, este decálogo de buenas intenciones no constituye en sí mismo un verdadero plan integral”, advirtió. Carlos Gutiérrez.

El jefe del bloque Córdoba Federal observó que “muchas definiciones están muy en el aire. Por ejemplo, hablar de recaudar 5.000 millones de dólares, que es lo que suele exportar el país. También dijo que “si hablamos de trabajar en conjunto con el campo, no se han explicitado medidas relacionadas con la modificación de la tasa de cambio o la eliminación de las trampas”.

Además, cuestionó que las medidas tengan “suficiente apoyo político” ya que “hay sectores del propio Frente de Todos que han salido a criticarlas”, y concluyó: “Debemos esperar el desarrollo de estas buenas intenciones. Si no se atacan los problemas de fondo, será muy difícil que esto llegue a buen término”.

El titular del Interbloque Federal, Alejandro «Topo» Rodríguez, afirmó que «las medidas van en la dirección correcta y marcan una fuerte diferencia con lo que venía pasando con (Martín) Guzmán», pero agregó: «Ahora esperamos que estas medidas se implementan de manera efectiva. mediciones y ver los resultados. La ejecución es clave».

Rodríguez destacó “el énfasis en considerar al campo como un sector que suma, no que especula”, en relación a las recientes críticas del presidente Alberto Fernández hacia los productores que no liquidan. En ese sentido, la diputada habló de un “cambio de enfoque”.

Por su parte, Javier Milei (La Libertad Avanza) denunció: “Es una pena. El único ajuste, muy leve e insuficiente, recae en el sector privado. Lo que se ha dicho sobre las exportaciones y el crecimiento es una falacia. El problema de la reserva incluye un error de diagnóstico. No faltan dólares, sobran pesos. El resto, verso”.

Además, el libertario ironiza: «No me cabe duda de que Moria Casán (la suegra de Massa) está infinitamente más cualificada que mucha de la gente que tiene Massa en el equipo, como (José Ignacio) De Mendiguren o (Matías) Tombolini».

Desde el Frente de Izquierda, Myriam Bregman aseveró: “Ajuste en el sector público, dureza con los planes sociales, contratación de mano de obra barata para el sector privado que ya se ha embolsado US$ 41.000 millones de los trabajadores durante este gobierno. Se busca reiniciar ciclo de endeudamiento y se viene un gran arancel. De Massa a martillo”.

LAS LEYES QUE MASSA PIDIO AL CONGRESO
En el marco de los anuncios, Massa pidió al Congreso avanzar con cuatro leyes dirigidas a sectores de la economía que «son grandes generadores de empleo y crecimiento». De esos cuatro proyectos de ley, tres están en el Senado.

Uno de ellos es la extensión del blanqueo de capitales para promover la construcción. El proyecto original fue presentado por Massa junto a Cristian Ritondo, jefe del bloque PRO; y en Diputados se dividió Juntos por el Cambio: la Coalición Cívica y Ricardo López Murphy votaron en contra, mientras que la UCR y Evolución Radical se abstuvieron.

La iniciativa ya cuenta con el dictamen de comisiones en el Senado y está lista para ser tratada en pleno, pero el Frente de Todos no garantiza que haya sesión la próxima semana. El bloque tiene su propia baja por un senador que se encuentra internado con problemas de salud y necesita asegurar presencia y votos.

Los otros dos proyectos solicitados por Massa que están en la Cámara alta son los de fomento de la automoción y la bio y nanotecnología. Ambas iniciativas recibieron amplio respaldo en los Diputados y avanzarían sin mayores obstáculos.

Finalmente, el ministro mencionó la ley para el fomento de la agroindustria, que ya comenzó a ser debatida en comisiones de Diputados. El oficialismo busca convocar una nueva reunión informativa con representantes del sector la próxima semana, y finalmente se realizará una reunión final para pronunciarse.

Fuente: La Voz del Interior

Fuente: diariocordoba.com.ar