La penúltima trampa – AS.com / Futbol de España

España viaja a Malta para disputar un partido en el que tiene mucho que perder y poco que ganar, porque la diferencia entre ambos equipos es enorme. Sin embargo, esas victorias fáciles en el pasado contra estos países son historia. Ahora, una mala tarde te expone a un susto, sobre todo en estos pequeños campos, con césped artificial y sin apenas público en la grada. El trabajo más importante con los jugadores es el psicológico: que comprendan la importancia real, que es mucho.

Esta es la penúltima trampa de La Rojita en el camino hacia la Eurocopa 2023. Con victorias completas hasta ahora (cuatro de cuatro), los hombres de De la Fuente pueden poner un pie y medio en el torneo si ganan hoy en Malta y el martes en Rusia. Sería, en ese caso, un escenario con al menos seis puntos de ventaja sobre el segundo con 12 por jugar. Por otro lado, un tropiezo en uno de estos dos encuentros podría complicar bastante la vida a los españoles. La línea entre el camino de las rosas y el problema incómodo es muy fina.

De la Fuente, en esta tercera convocatoria del nuevo ciclo, ha consolidado un núcleo de jugadores fijos. De hecho, lo lógico es que los once titulares ya tengan experiencia en la categoría, porque las tres novedades de la lista (Gragera, Lobete y Camello) apuntan al banquillo. La pareja de centrales (Francés y Guillamón), el centrocampista (Vencedor y Turrientes) y el ‘nueve’ (Abel Ruiz) son fijos. El equipo es cada vez más reconocible.

Rival. Malta, casi antes de comenzar, renuncia a sus opciones de clasificación. Son pequeños, casi inexistentes. Eso los hace peligrosos, sobre todo en casa, porque juegan sin presión. Una derrota ante rivales como España se da por sentada y una victoria los convertiría en héroes. La receta, la de siempre: enciérrate detrás, intenta jugar poco y explota el balón parado. Si España está a su nivel, debe ganar bien. Pero si se descuida puede haber un problema a la vista …

Teclas

Medio punto: Rodri, que se había consolidado como titular, está fuera por algunos inconvenientes. Su lugar lo ocupará Sancet, quien está llamado a ser importante en esta generación.

Control de juego: Vencedor y Turrientes se han conectado perfectamente en la sala de máquinas de La Rojita. Se entienden bien, aportan claridad en la construcción y equilibrio en el pliegue.

Objetivo: Abel Ruiz finalmente debutó con la Sub-21, ante Irlanda del Norte. Es el capitán y el referente ofensivo, España lo necesita enchufado y con confianza.

Bola detenida: La estrategia es uno de los puntos fuertes de esta generación española. Ante un equipo tan cercano como el de Malta, habrá suficientes acciones para explotar esta faceta.

Ases a seguir

Gauci: Central físicamente fuerte, rápido y con capacidad de liderazgo. Imprescindible para contener el arsenal ofensivo de España.

Sergio Gómez: Es dulce, el jugador más en forma de esta España Sub-21. En la pausa anterior dejó dos exposiciones en Sevilla.

Fuente: as.com