Las cuatro horas de diferencia que desataron otra polémica entre el Gobierno y la Ciudad /Titulares de Política

«Si se permite hacer algo de un lado de General Paz y del lado de la Provincia está restringido, eso no funciona; por eso hay que coordinarlo. El virus no reconoce a ambos lados». La frase pertenece a Axel Kicillof y se pronunció el pasado 15 de abril, cuando la puja entre el Gobierno y el Ayuntamiento comenzaba a pasar por su capítulo más duro por la presencia en las clases.

Como en tantos temas de la coyuntura nacional, el gobernador bonaerense marcó el camino discursivo que luego haría suyo la Casa Rosada y reforzó el concepto de que el Área Metropolitana de Buenos Aires debe funcionar como una unidad única en la lucha contra el coronavirus. Se multiplicaron las críticas al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por separarse de la decisión de Alberto Fernández por romper con ese pacto implícito de coordinación.

A partir de este sábado, en un giro contundente forzado por las cifras de la encuesta, para el oficialismo el manejo de la pandemia puede ser diferente de un lado u otro de General Paz. El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, salió a denunciar al alcalde de Buenos Aires por incumplir con el DNU presidencial por habilitar medidas similares -e incluso en algunos casos menos audaces- a la Provincia, con el argumento de que por las cifras «a la fecha no tienen el riesgo epidemiológico que les ha hecho bajar la alarma a alto riesgo».

El gobierno no se detuvo ahí. Durante el fin de semana, puso en marcha controles para exponer el “incumplimiento” de Rodríguez Larreta. Fuerzas federales se apostaron en diferentes accesos a la Ciudad, principalmente en Puente La Noria, Puente Pueyrredón y la Autopista Buenos Aires-La Plata, para desalentar el tránsito después de las 8 pm, plazo de conducción que, según La Nación, debe cumplirse en Territorio bonaerense por estar en «zona de alarma», mientras que del lado bonaerense podría hacerse hasta la medianoche, porque ya había avanzado a zona de alto riesgo.

Esto a pesar de que, al igual que en la Provincia, la prohibición de tránsito se limitó entre la medianoche y las 6 de la mañana, mediante el decreto 206/21 de Rodríguez Larreta.

Desde el Ministerio de Seguridad, encabezado por Sabina Frederic, explicaron que el operativo se limitó a controlar el cumplimiento del nuevo decreto presidencial, vigente desde las 0 de este último sábado, que renovó el semáforo epidemiológico que divide al país en cuatro. fases, bajo, medio y alto riesgo y alarma epidemiológica; basado en el aumento de infecciones en los últimos 14 días, el número de casos en la población y el porcentaje de ocupación de camas de cuidados intensivos.

«El DNU requiere los mismos controles que el anterior», aclaran, reafirmando que el Ayuntamiento aún no cumple con los requisitos sanitarios para avanzar en la fase. En consonancia con los dichos de Cafiero.

Las operaciones fueron más simbólicas que preventivas ya que no resultaron en sanciones y tenían como objetivo exponer las infracciones de la Ciudad.

Como síntoma de la tensión latente entre ambas administraciones, desde la Jefatura de Gobierno porteño aclararon que desde la Casa Rosada «nadie avisó» de los controles. Tampoco hubo contactos clandestinos entre los agentes de seguridad y el secretario de la zona de Larreta, Marcelo D’Alessandro.

«No tenemos que advertir que vamos a hacer cumplir un DNU, que tiene fuerza de ley y es obligatorio», fue la respuesta de la Casa Rosada. Durante el fin de semana, Cafiero había avanzado de alguna manera la estrategia prometiendo «sanciones por parte del Poder Judicial».

La idea de Nación es mantener los controles, que contemplan la exigencia de permiso para circular, hasta que los números de salud del Ayuntamiento garanticen el paso a la zona de alto riesgo. «No pueden hacer lo que quieren, tienen que adaptarse al semáforo epidemiológico», reprochan.

En la Provincia, por su parte, y sin objeciones de la Casa Rosada, se vislumbran nuevas flexibilidades en la periferia porteña y, además de permitir la circulación nocturna entre las 6 y la medianoche, se habilitó la gastronomía no solo al aire libre, sino con una capacidad del 30 por ciento en interiores. Este último, en la Ciudad no está permitido.

https://images.clarin.com/2021/06/10/santiago-cafiero-junto-a-sus___tMn5EE8Q4_1200x630__1.jpg
#Las #cuatro #horas #diferencia #desataron #otra #polémica #entre #Gobierno #Ciudad
Fuente: Clarin.com