¿Las leyes estrictas sobre armas reducen la violencia? Nuestra investigación dice que sí