Las protestas contra el gobierno no paran en Bolivia: un muerto en Potosí – Titulares

los Las protestas antigubernamentales no paran en varias ciudades de Bolivia. El balance más trágico se vio en Potosí, donde una persona murió en el tercer día del paro convocado por vendedores ambulantes, transportistas y organizaciones de oposición exigiendo medidas de reactivación económica al presidente, Luis Arce.

Según informó el Defensor del Pueblo en un comunicado, un Manifestante de 22 años falleció el martes por la noche en la sureña ciudad de Potosí.

El joven presuntamente murió de broncoaspiración en medio de enfrentamientos callejeros entre grupos progubernamentales que querían romper los bloqueos en calles y avenidas y manifestantes antigubernamentales, declaró Juan Carlos Manuel, líder del Comité Cívico de Potosí que llamó a la Huelga. Las autoridades no han confirmado la causa de la muerte.

El presidente de Bolivia, Luis Arce. Foto: EFE

Protestas y enfrentamientos con la policía

Varios vehículos fueron quemados en Potosí, ciudad ubicada a 410 kilómetros al sur de La Paz, donde el día anterior fue el día más violento desde que comenzó la protesta nacional.

Arce suspendió su visita a esa ciudad, que el miércoles celebra su aniversario, por «hechos de violencia», dijo el vocero del gobierno Jorge Richter.

Santa Cruz, al este; Cochabamba, en el centro, y Tarija, en el sur, han sido las otras ciudades donde se registraron enfrentamientos entre policías y manifestantes con varios heridos.

Los organizadores de la protesta llamaron a que el paro continúe, dijo Rómulo Calvo, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, epicentro de las protestas contra una ley «para combatir la legitimación del lucro ilícito y el financiamiento del terrorismo» que impulsa el gobierno por requerimiento de potencias mundiales y organismos financieros internacionales.

Grupos afines al oficialismo participan en un acto de apoyo al presidente de Bolivia, Luis Arce.  Foto: EFE

Grupos afines al oficialismo participan en un acto de apoyo al presidente de Bolivia, Luis Arce. Foto: EFE

Protestas Exigen la derogación de la norma que consideran «confiscatoria»‘, dijo Francisco Figueroa, líder de los vendedores ambulantes y pequeños comerciantes, el gremio con más de medio millón de afiliados en un país donde la informalidad está por encima del 70%, según los expertos.

Los manifestantes también piden medidas de reactivación para una economía golpeada por la pandemia. Mientras tanto, Arce acusó a los opositores de pretender desestabilizar su gobierno.

Arce cumplió este lunes su primer año en el cargo en una Bolivia enfrentada y enfrenta un creciente descontento social de sectores aliados que exigen medidas contra la crisis.

Y lo que es más, El gobierno y la oposición están fuertemente enfrentados por la venganza. Derivado de la crisis política de 2019 cuando elecciones denunciadas como fraudulentas encendieron una protesta social con 37 muertos que precipitaron la renuncia del entonces presidente Evo Morales.

Morales es el líder del gobernante Movimiento por el Socialismo (MAS), que controla la mayoría en la Asamblea Legislativa, y es acusado por la oposición de influir en el gobierno de su heredero político.

Fuente: AP

Fuente: Clarin.com