¿Lástima? Perder se convirtió en un verbo prohibido en el fútbol brasileño – 12/06/2021 – Juca Kfouri / Brasil

El lector raro y el lector raro al leer estas líneas saben más que el columnista porque conocen el resultado del Derby disputado en la Casa Verde.

Si Palmeiras gana al Corinthians, como se esperaba, la lectura será una; si, sorprendentemente, perdió, o incluso si solo empató con el frágil archirrival, será otro, completamente diferente, porque ni siquiera es bueno pensar en lo que pasó entre la noche del sábado (12) y el domingo.

Todo porque alviverde sufrió una derrota histórica ante el CRB, de la Serie B, del Alagoas, en la Copa do Brasil, después de haberla ganado en condiciones inhóspitas en Maceió, pero en su césped artificial, y en la fría noche otoñal de São Paulo, Terminó siendo eliminado del torneo que lo tiene como actual campeón, sin ni siquiera llegar a los octavos de final. El 1-0 en el partido y el 4-3 en los penaltis sonaron a catástrofe, inadmisible, el fin de los tiempos, ¡una pena!

¿Pero fue realmente todo eso?

¿Cuántas veces el fútbol ha hecho de lo inesperado su sorpresa para convertirlo en el más emocionante de todos los deportes?

Los tiempos son modernos y las reacciones a la derrota son cada vez más retrógradas.

El ciudadano normaliza medio millón de muertes por negligencia del gobernante, el dramático retroceso en la política ambiental, la pérdida de los derechos laborales, y enloquece porque su equipo perdió.

El ídolo de ayer se convierte en el villano de hoy y ya no calza los zapatos de los colores que traen los fanáticos de la cuna.

Resuma el Derby cuyo horario impide que aquí sea tratado como se merece.

Analiza lo ocurrido en Palmeiras 0, CRB 1.

Nada menos que 35 presentaciones de Alviverde contra solo dos Alagoas.

De los entre los tres postes, al menos tres paradas sensacionales de Diogo Silva, que realizó otras siete intervenciones, además de lanzar tres penales y convertir a uno, con categoría extrema, en el mejor portero en acción de Brasil, Weverton, de la nacional. equipo.

El Palmeiras del lusitano Abel Ferreira, justamente acusado de armar un equipo menos encantador, más defensivo que ofensivo, jugó para marcar, tal fue la superioridad demostrada durante todo el partido.

El balón, malandra, insistió en no entrar y, de hecho, el único certificado que le pasó al equipo estrellado en São Paulo fue el de incompetencia en el momento del penalti, porque se repitió, por cuarta vez consecutiva, luego se consideró las disputas en secuencia en el Mundial de Clubes, por el modesto 3er lugar, en la Supercopa do Brasil y la Recopa Sul-Americana.

Y todo ello sin la presión de la afición en el estadio.

Nada que exima al crítico de un mínimo de coherencia. Porque incluso los fanáticos de la actuación en el resultado hicieron la vista gorda a la calidad demostrada por Raphael Veiga y compañía y abrieron las compuertas para inundar periódicos, radios, televisores y blogs con el adjetivo: irritante, vergonzoso, humillante, deplorable, solo porque tienen caído en desuso, ni fue escrito ni hablado, en reproche o verecundo.

Con el corazón roto, el técnico portugués trató de no poner excusas y se limitó a lo obvio, describiendo la escena exactamente como era. Le faltó efectividad en el tiempo reglamentario, le faltó control psicológico en la toma de penaltis, le faltó ese detalle en tres letras, el gol.

Simplemente cometió un error al atribuir, porque sería la costumbre brasileña, a Dios, lo que no quería.

No, no fue Él. Fue el, los dioses del estadio.

Quienes se convierten en demonios si el Derby también se ha escapado.

ENLACE ACTUAL: ¿Te gustó esta columna? El suscriptor puede lanzar cinco accesos gratuitos de cualquier enlace por día. Simplemente haga clic en la F azul a continuación.

Noticia de Brasil