Los gigantes petroleros estatales harán o romperán la transición energética

Cactivistas climáticos encanta vilipendiar a ExxonMobil y Shell. Estas y otras empresas de energía del sector privado han sido objeto de batallas de poder, desafíos legales y otras formas de presión para obligarlas a deshacerse del petróleo y el gas en favor de la energía renovable y otras tecnologías verdes. Las supermajors ciertamente son un objetivo atractivo: tienen redes de distribución ubicuas, marcas conocidas susceptibles de boicots de consumo. Esa presión suele ser bienvenida: en la lucha contra el calentamiento global, cada pequeño detalle cuenta. Pero en el mercado del petróleo, el sector privado cuenta menos de lo que piensas. El éxito de la transición energética dependerá en gran medida del comportamiento de los gigantes petroleros dirigidos por los estados del mundo.

Si las supergrandes son grandes petroleras, entonces las compañías petroleras nacionales (nocs en la jerga de la industria) son enormes de petróleo. Juntas producen las tres quintas partes del crudo del mundo y la mitad de su gas natural, en comparación con poco más de una décima parte de las grandes empresas petroleras internacionales (el resto lo bombean empresas independientes más pequeñas). Se asientan sobre aproximadamente dos tercios de las reservas restantes de petróleo y gas descubiertos a nivel mundial. cuatro—adnoc de los Emiratos Árabes Unidos (Emiratos Árabes Unidos), Arabia Aramco, pdvsa de Venezuela y QatarEnergy—poseen suficientes hidrocarburos para seguir produciendo al ritmo actual durante más de cuatro décadas.

Si usted pensaba que los petroleros del sector privado se las estaban arreglando como bandidos últimamente con precios del crudo de 100 dólares o más el barril, como se espera que confirmen las últimas ganancias trimestrales de Exxon y otras supergrandes a finales de esta semana, su botín palidece al lado del de sus contrapartes patrocinadas por el estado. Según Wood Mackenzie, una consultora de energía, si los precios del petróleo promediaran $70 por barril hasta 2030, los 16 mayores nocs se embolsaría 1,1 billón de dólares más que si promediaran 50 dólares, el caso base. La mitad de esa recompensa iría a los emiratíes, kuwaitíes, qataríes y saudíes. nocs. Los gigantes energéticos de Rusia como Rosneft, en su mayoría rechazados por Occidente después de su invasión de Ucrania en febrero, pero aceptados por China y otros clientes asiáticos, captarían casi una quinta parte. Y a medida que el sector privado se avergüenza y presiona para que adopte un futuro con menos emisiones de carbono, la nocLa influencia de S solo crecerá.

Por lo tanto, es preocupante que el historial de descarbonización del enorme petróleo haya sido tan pobre. Mientras que las emisiones de gases de efecto invernadero de las principales grandes empresas occidentales ya se estabilizaron o alcanzaron su punto máximo, lo mismo ocurre con solo dos empresas estatales: Petrobras de Brasil y Ecopetrol de Colombia. Kavita Jadhav de Wood Mackenzie considera que los gigantes estatales están asignando menos del 5 % de su inversión de capital a la transición energética, en comparación con el 15 % en promedio para las empresas estadounidenses y europeas. Entre 2005 y 2020 mundo en desarrollo nocs también presentó muchas menos solicitudes de patentes para ideas ecológicas que sus rivales internacionales, según una investigación realizada por Amy Myers Jaffe y sus colegas del Laboratorio de Política Climática de la Universidad de Tufts.

Otros Titulares recientes:  Lleg desde Prusia y su apellido se convirti en cerveza en Santa Fe, pero las deudas lo obligaron a vender todo

Sin embargo, no todos los mastodontes estatales son iguales. Como Daniel Yergin, un experto en energía ahora en s&pags Global, una firma de investigación, observa, nocLas empresas son mucho más diversas que las empresas privadas. s&pags Global identifica 65 de ellos en todo el mundo, que van desde casos perdidos como pdvsa, mal administrado durante mucho tiempo por la dictadura de izquierda de Venezuela, a empresas dirigidas profesionalmente que cotizan y, al menos en principio, rinden cuentas a los accionistas minoritarios (en particular, Aramco o Equinor de Noruega). No es de extrañar que también difieran en su tono marrón.

Muchos de los más marrones nocs están en África, Asia y América Latina. La mayoría están mal administrados y tienen reservas pequeñas o poco atractivas. Las empresas argelinas y venezolanas emiten de tres a cuatro veces más carbono en la producción de petróleo que las empresas mejor gestionadas y mejor gestionadas desde el punto de vista geológico, como adnoc y Saudi Aramco, y quemarán de siete a diez veces más metano, otro potente gas de efecto invernadero, por barril que QatarEnergy.

Este historial, combinado con problemas de gobierno de larga data, les está costando cada vez más a estas empresas el apoyo de empresas internacionales que históricamente les han proporcionado fuerza técnica y financiera. Según los cálculos de Christyan Malek de JPMorgan Chase, un banco, las grandes petroleras suscriben entre el 40% y el 60% de las inversiones realizadas por nocs fuera del Golfo Pérsico. Ahora, como confiesa un ejecutivo petrolero occidental, incluso los enormes ingresos de un proyecto africano pueden no valer la pena «dado el dolor que estoy teniendo». Ben Cahill del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos estadounidense, pone a México pemexSonatrach de Argelia, Pertamina de Indonesia, Sonangol de Angola y Nigeria nnpc en esta categoría. El peligro es que estas empresas en problemas puedan aumentar su producción sucia ahora, para obtener la mayor cantidad de ingresos posible antes de que sus activos queden completamente varados.

Otros Titulares recientes:  Las mujeres son mayora en recursos humanos: por qu no es del todo una buena noticia

En el otro extremo del espectro verde, algunos ambiciosos nocs están utilizando las ganancias inesperadas de petróleo y gas de hoy para expandirse hacia una energía más limpia, especialmente en países con reservas cada vez menores y objetivos relativamente ambiciosos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Alex Martinos, de Energy Intelligence, un editor, considera que estas empresas, en su mayoría medianas, han seguido en los últimos tres años a las grandes europeas en la aceleración del gasto en energía más limpia, a menudo superando inversiones similares de empresas estadounidenses.

Ejemplos de este segundo grupo incluyen Petronas de Malasia y Tailandia pttcual se han expandido rápidamente hacia la generación de energía renovable. ptt también está apostando por los vehículos eléctricos y las baterías. Ecopetrol participa en proyectos eólicos y solares, y recientemente adquirió una empresa de transmisión de electricidad. de China cnooc ahora quiere que sus emisiones de carbono alcancen su punto máximo para 2028 y promete que la energía no fósil constituirá más de la mitad de su producción nacional para 2050, en línea con la promesa del presidente Xi Jinping de que las emisiones chinas alcanzarán su punto máximo antes de 2030.

La categoría más significativa se encuentra en algún lugar en el medio. Estas son empresas, principalmente en el Golfo y Rusia, que están bendecidas con reservas de bajo costo, bajas emisiones de carbono y de larga duración que sobrevivirán a las empresas menos dotadas. nocs y los mayores. Seguirán bombeando durante años, incluso décadas, por venir. Pero algunos de ellos están tratando de hacerlo de manera más limpia.

Petrobras calcula que la producción de petróleo de sus campos más nuevos genera un 40% menos de emisiones de gases de efecto invernadero por barril que el promedio mundial. En lugar de apostar a lo grande por las energías renovables, la empresa brasileña está descarbonizando aún más las operaciones petroleras con inversiones en instalaciones y embarcaciones de producción totalmente eléctricas. Recientemente obtuvo un préstamo verde de $ 1.3 mil millones, donde la tasa de interés baja si la empresa descarboniza, y ha vinculado el salario de los ejecutivos a los objetivos de emisiones.

Otros Titulares recientes:  El consejo de este inversor experto para sobrevivir a la ola de despidos de las startups

Los planes de gasto de capital del grupo medio, aunque parecen claramente marrones en general, también ocultan pequeñas pero interesantes motas de verde, especialmente si se aleja de los proyectos propios de las empresas a los copatrocinados por otras entidades estatales. toma el Emiratos Árabes Unidos. Su ministro de Industria, Sultan al-Jaber, dice que “vimos la escritura en la pared hace 16 años”. Fue entonces cuando el país creó Masdar, una empresa pionera en energías limpias que hoy tiene inversiones en 40 países alrededor del mundo.

Juntos con adnoc y Mubadala, un gigante fondo de riqueza soberana emiratí, Masdar está, entre otras cosas, apostando fuerte por el hidrógeno; ha firmado acuerdos con Alemania y Japón para desarrollar cadenas de suministro ecológicas para exportar ese prometedor combustible limpio. El Sr. al-Jaber habla de una “transición energética realista”, es decir, una que involucra algunos combustibles fósiles por un tiempo. Pero, insiste, «preparar nuestras operaciones de petróleo y gas para el futuro siempre ha sido una prioridad en nuestra agenda». los Emiratos Árabes Unidos es el hogar de irenauna agencia internacional dedicada a las energías renovables, y será la anfitriona del evento anual Naciones Unidas cumbre climática del próximo año.

Luego está el mastodonte más grande de la sala, Arabia Saudita. Yergin elogia el programa de investigación y desarrollo “grande y diversificado” de Aramco. El coloso, dice, está aplicando su «capacidad de ingeniería, escala y habilidades de ejecución de clase mundial» a la transición energética. La Sra. Myers Jaffe de la Universidad de Tufts llama a sus esfuerzos de innovación «muy agresivos», señalando las apuestas sobre la limpieza de las emisiones a través de la captura de carbono. Más allá de los esfuerzos de Aramco, el reino está invirtiendo $ 5 mil millones en un proyecto de hidrógeno verde en su futurista ciudad desértica de Neom, con el objetivo de convertirse en el mayor exportador de hidrógeno del mundo.

Por supuesto, una apuesta de cobertura no debe confundirse con un cambio fundamental en la estrategia. El año pasado, el ministro de energía saudí, Abdulaziz bin Salman, expresó claramente la visión estratégica de su país: “Seguiremos siendo el último hombre en pie, y saldrá cada molécula de hidrocarburo”. Ese es un sentimiento más nocs compartirá en el futuro previsible. Es un testimonio de la lamentable inacción climática que incluso el más mínimo descoloramiento dirigido por el estado puede parecer casi alentador.

Internacional
Fuente: The Economist (Audios en inglés)