Los riesgos de una moneda común entre Argentina y Brasil / Titulares de Economía

El Ministro de Economía argentino, Sergio Massa, planteó su preocupación por el delicado comercio entre las dos naciones más importantes de la regióndurante el primer párrafo de la rueda de prensa que ofreció junto a su pareja, Fernando Haddad, en la Casa Rosada.

“Debemos seguir un camino de recuperación de un comercio bilateral que en algún momento fue muy fuerte frente al tamaño del PIB entre Argentina y Brasil y que, en los últimos años, ha ido decayendo. En los últimos 10 años se ha perdido casi el 40% del comercio bilateral”, advirtió.

Si bien hay coincidencia en el diagnóstico comercial, entre las dos administraciones difiere la gradualidad de las soluciones.

Moneda común entre Brasil y Argentina: los desacuerdos entre gobiernos

Mientras Argentina empuja con vehemencia una moneda común, «no única», como Massa se preocupó de señalar, corregir distorsiones, promover el comercio intra-Mercosur y no depender de la moneda estadounidense, la gestión del líder de centroizquierda, Fernando Haddad, parece ser menos reformista.

En declaraciones a la prensa, dijo, «el comercio está muy mal y el problema es precisamente la moneda extranjera, entonces estamos tratando de encontrar una solución, algo en común que pueda hacer crecer el comercio”.

Según indicó, el comercio de Argentina con Brasil se había resentido por la falta de dólares en nuestro país, donde una crisis económica ha dejado al gobierno del Frente de Todos luchando por reponer las reservas de divisas, con una inflación de casi el 100% durante 2022.

Massa y Haddad hablaron del proyecto de moneda común, aunque el argentino parece tener más prisa.

Haddad señaló que Argentina es un importante comprador de productos industriales brasileños y que se barajan «varias posibilidades», sortear sus problemas de divisas, aunque no se había tomado ninguna decisión.

Antes del primer viaje oficial de Lula Da Silva al exterior, se le preguntó a Haddad si podía dar más detalles sobre el tema de las divisas.

Brasil no planea abandonar el real de su economía

Haddad, mano derecha de Lula, exgobernador de São Paulo, afín al pensamiento de centroizquierda de su país y uno de los que se perfilan como sucesor de Lula en el poder, confirmó que aclarará el asunto en los próximos días. añadiendo irónicamente: «Sobre todo, porque hay quien dice que lo real se va a acabar».

Para Fernando Hadad, el fin del real brasileño no es una opción. No habrá una moneda única como el euro.

El real tendrá una larga vida para el establecimiento de Brasilia y de ahí la aclaración a los periodistas de Sergio Massa, para que no se hable de una moneda única entre las dos naciones a pesar de que la intención de los presidentes Fernández y Da Silva es seguir un camino que permita la eliminación de las barreras comerciales entre los dos países que gobiernan.

Por eso, la moneda única del Mercosur se está convirtiendo en un quiliasmo moderno, con el que soñaron figuras emblemáticas de la unión entre Argentina y Brasil, como Juan Domingo Perón y Getulio Vargas, que nunca vencieron la oposición de la diplomacia de Itamaraty, que prefirió no entorpecer su profunda relaciones de posguerra con Estados Unidos para crear una unión aduanera con Argentina durante el gobierno de Perón, o Raúl Alfonsín y José Sarney, quienes finalmente lograron crear el Mercosur y, más cerca en el tiempo, Roberto Lavagna, durante las administraciones de Alfonsín, primero, y de Néstor Kirchner, después, o incluso, durante las administraciones de Mauricio Macri y Jair Bolsonaro.

Una moneda común entre Argentina y Brasil

Una moneda común entre Argentina y Brasil sería un fuerte impulso para ambos gobiernos, a nivel económico en la región.

Moneda común en el Mercosur: antecedentes

Para el exdirector del Grupo Brasil y periodista especializado en temas del Mercosur, Ricardo Sarmiento, “la moneda común se menciona cada vez que un gobierno necesita fortalecer una alianza. Desde los inicios del Mercosur se habla de una moneda común. En otros tiempos se hablaba del «gaucho» o «gaúcho» debido a la coincidencia en el nombre del hombre de Río Grande Do Sul y el hombre del campo argentino».

Curiosamente, al tiempo que se firma el protocolo número 20 de la declaración de Viedma, de fecha 17 de julio de 1987, entre los funcionarios de Raúl Alfonsín y José Sarney, los apurados o necesitados de avanzar en una moneda común y en cualquier instrumento de posible integración, Eran los brasileños.

El gobierno de José Sarney consideró de vital importancia la integración con Argentina, incluso más que el gobierno de Raúl Alfonsín. Brasil había comenzado a dar forma a su expansión regional.

El documento decía que los gobiernos de Argentina y Brasil «deciden crear una unidad monetaria común, denominado Gaucho, expresado su valor en los términos que de común acuerdo determinen los Bancos Centrales de los dos países para ser emitido y respaldado con reservas”.

El equipo que trabajó en la creación del Gaucho estuvo integrado por el ministro de Economía de Sarney, Dilson Funaro, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de Cancillería, Jorge Romero, y el secretario de Comercio e Industrias, Roberto Lavagna, para quien colaboraron Beatríz Nofal y Jorge. . campbell

La idea de una moneda común conocida como Gaucho nunca prosperó y en los ’90, la convertibilidad argentina a través de, la idea desapareció de la agenda entre los dos países.

El Ministro de Economía de

El ministro de Economía, Raúl Alfonsín, también luchó por una moneda común en 1987.

Se volvió a analizar la integración monetaria durante la gestión de Roberto Lavagna como ministro de Economía de Néstor Kirchner pero, en esa ocasión, Lula decidió seguir adelante con un acuerdo con el FMI y el acuerdo quedó en el olvido.

Más cerca en el tiempo, Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, quienes mostraron muchas coincidencias en materia política, al igual que Lula Da Silva y la familia Fernández, intentaron sacar adelante la idea del peso real.

Sus ministros de Economía, Nicolás Dujovne y Paulo Guedes, intercambiaron informes técnicos, pero ante los rumores de la creación de una moneda común, el Banco Central de Brasil decidió emitir un documento en el que señala que «… el Banco Central de Brasil no tiene proyectos ni estudios en marcha para una unión monetaria con Argentina».

Apenas unos años después, y ante la misma iniciativa reflotada bajo el nombre de «Sur», es el ministro brasileño de Economía, Fernando Haddad, el que mete en el congelador la iniciativa de un euro para la región.

Palabras clave de esta nota:
#Los #riesgos #una #moneda #común #entre #Argentina #Brasil
Fuente: iprofesional.com