Los ‘superhéroes’ de la ciencia nacional son protagonistas de libro – 17/04/2021 – Ciencia / Brasil

Comprender el papel de los grandes científicos y cómo sus hallazgos transformaron el conocimiento puede ser una tarea difícil, pero tres divulgadores científicos brasileños asumieron la misión de hacer este camino mucho más fácil y placentero.

Lanzado esta semana, el libro «Los superhéroes de la ciencia: 52 brasileños y su investigación» es un fragmento de la ciencia brasileña, con científicos nacidos a partir de mediados del siglo XIX en adelante, para mostrar a los niños y jóvenes (y a cualquier otra persona que les interese) que allí hay una miríada de importantes descubrimientos y contribuciones. También puede verse como un cebo para enamorarse de todo lo que la ciencia tiene para ofrecer.

Los autores son la bióloga Ana Bonassa y la farmacéutica-bioquímica Laura Marise, ambas investigadoras postdoctorales de la USP y creadoras del canal Never Vi 1 Cientista, que se encuentra en YouTube y redes sociales, y el farmacéutico-bioquímico Renan Araújo, que trabaja con planificación farmacéutica y que fundó el grupo de difusión Via Sabre.

Una de las ambiciones del trío era hacer del libro una fuente de inspiración y una guía para los jóvenes que aspiran a ganarse la vida con la investigación. Por ello, además de contar en la práctica cuál es el paso a paso de este camino, existía la preocupación de contar la historia de mujeres científicas y no blancas. El único negro, sin embargo, es el médico Juliano Moreira (1872-1933), dermatólogo y uno de los precursores de la psiquiatría nacional.

“Me preocupaba la posibilidad de ser otro libro en el que la gente viera triunfar a hombres blancos, algo que realmente no quería que sucediera”, dice Laura Marise.

Por supuesto, no es la capacidad intelectual lo que explica la discrepancia, sino una asimetría en el acceso a la educación superior que duró mucho tiempo, dice Renan de Araújo. «Para nosotros, la clave es demostrar que la ciencia es para todos y humanizar al científico».

Desde la ingeniera Carmen Portinho (1903-2001) hasta la bióloga Mayana Zatz, probablemente la genetista más conocida del país, el libro reunió un buen número de ejemplos que podrían servir de referencia para los futuros científicos.

La fórmula para escribir sobre personas de ámbitos tan diferentes ya ha sido probada por los autores en sus proyectos de divulgación científica en las redes sociales. Entonces, vaya, no fue tan difícil encontrar el equilibrio entre la precisión científica y el humor.

“No podría ser un catálogo de científicos. El libro tiene nuestra cara, es la forma en que hablamos. A la gente le gustan las bromas, los memes ”, dice Ana Bonassa. Según el biólogo, en un contexto como el nuestro, en el que el público incluso dice que le gusta la ciencia, pero no puede nombrar científicos, el trabajo realmente puede tener un gran impacto.

Escribir ciertos perfiles y detallar la investigación correspondiente fue especialmente desafiante para los autores, todos de áreas más biológicas.

Ejemplos de estos casos son el físico José Leite Lopes (1918-2016), estudiante de física de partículas, y el matemático Artur Ávila, ganador de la Medalla Fields, considerado Premio Nobel de Matemáticas. Luego fue necesario recurrir a expertos para asegurarse de que no cometerían errores o hablarían sin sentido, dicen los autores.

El proceso fue tan intenso que incluso surgió un sentimiento de revuelta en el camino, informa Araújo, como en el caso de Sérgio Henrique Ferreira (1934-2016). «Hizo una investigación básica fantástica y, debido a la falta de inversión y enfoque en el desarrollo de tecnología, Brasil perdió la oportunidad de tener una patente de mil millones de dólares sobre uno de los medicamentos más utilizados en el mundo, el captopril».

Los tres autores también se encargaron de hacer listas adicionales e incluirlas en el libro. Uno es el de científicos con aportes filosóficos y estructurales al panorama científico del país, como el sociólogo Florestan Fernandes (1920-1995) y la arqueóloga Niède Guidon.

Otra lista es la de científicos que están en la cima de su carrera o que son dignos de entrar en un posible volumen dos, como la astrofísica Marcelle Soares-Santos y el epidemiólogo Paulo Lotufo. No faltarán candidatos para una eventual secuela, ya que la lista inicial del trabajo publicado tenía más de cien nombres, con cambios ocurriendo hasta las últimas revisiones anteriores.
de la imprenta.

El libro también contiene una lista de divulgadores científicos cuyo trabajo es avalado por los autores y una guía rápida del método científico, que aborda, por ejemplo, la importancia de verificar las fuentes de información, además de señalar los escollos que las personas tienden a encontrar. caer en.

“No es necesario ser científico o tener una carrera científica para emplear el conocimiento científico en su vida. Somos capaces de mostrar los preceptos —cómo pensar científicamente— y aplicarlos en la vida cotidiana. Lo importante es crear ese pensamiento crítico: dudar, cuestionar, investigar ”, dice Marise.

Noticia de Brasil