México envía tropas a Ciudad Juárez tras el enfrentamiento mortal entre ‘narcos’

El presidente de México, Andrés López Obrador, ordenó el envío de varios cientos de soldados del Ejército a la ciudad fronteriza de Juárez luego de que enfrentamientos entre grupos narcotraficantes dejaran 11 muertos entre la población.

Los traficantes sembraron el terror en la población disparando indiscriminadamente a los transeúntes que en ese momento se encontraban en restaurantes o comercios. También lanzaron artefactos incendiarios contra comercios, en un ataque que duró más de seis horas. Un niño de cuatro años murió a consecuencia de los disparos, dos mujeres más fallecieron en un incendio provocado y cuatro a consecuencia de los disparos recibidos. En la prisión estatal también hubo un motín en el que hubo disparos.

El ejército mexicano investiga una camioneta

Luis Torres / EFE

Los Chapos, miembros del notorio Cártel de Sinaloa anteriormente dirigido por Joaquín «El Chapo» Guzmán, y el grupo local Los Mexicles se enfrentaron en una cárcel el jueves por la tarde, dijo el viceministro de Seguridad, Ricardo Mejía. Luego estalló un motín que dejó dos muertos a tiros y cuatro heridos de bala, dijo el político junto al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en una conferencia de prensa habitual. Otros 16 resultaron heridos en los combates, dijo. Los funcionarios no dieron detalles de lo que provocó el enfrentamiento.

Después de los disturbios, los mexicanos arrasaron la ciudad, dijeron las autoridades, y mataron a nueve civiles. Entre ellos había cuatro empleados de una estación de radio, incluido un locutor, dijo Mejía. Al otro lado de la ciudad, las tiendas de conveniencia fueron baleadas e incendiadas. Femsa, la empresa matriz de la cadena Oxxo, dijo en un comunicado que uno de sus empleados y una mujer que solicitaba trabajo murieron en la violencia.

Horizontal

Un local quemado en Ciudad Juárez

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ / Reuters

Cerca de la una de la madrugada de este viernes, seis presuntos integrantes de Mexicles fueron detenidos por policías locales, con ayuda del Ejército y la Guardia Nacional. El viernes por la tarde llegaron a la ciudad unos 300 soldados del Ejército, seguidos por otros 300.

“El alcalde de Juárez, Cruz Pérez, ha dado a conocer que la ciudad ya se encuentra en estado de calma, se ha restablecido el orden público”, dijo Mejía. “Esperamos que no vuelva a pasar, porque personas inocentes fueron atacadas”, dijo López Obrador.

Horizontal

Un local incendiado en Ciudad Juárez

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ / Reuters

Los ataques del jueves fueron seguidos por enfrentamientos entre los cárteles y el ejército en el centro de México, que provocaron el incendio de taxis, autobuses y una veintena de tiendas Oxxo, dijo López Obrador. “No debemos ni podemos acostumbrarnos a este tipo de eventos”, dijo el grupo minorista Antad, “México no se lo merece”.

El subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía, explicó este viernes que todo comenzó con un enfrentamiento entre dos bandas, apoyadas por los grandes cárteles en el penal estatal. Alrededor de la 1:00 p. m. de este jueves, un grupo conocido como Los Mexicles atacó a otro llamado Los Chapos. Hubo 20 heridos, cuatro de ellos por arma de fuego, el resto por golpes y dos muertos a tiros. La pelea al interior del penal se extendió horas después a las calles de la ciudad y los mexicles, según información oficial, fueron los responsables de incendiar una decena de negocios, gasolineras con bombas molotov, además de disparar a quemarropa contra los población.

Primera declaración oficial después de seis horas

Durante las seis horas de infierno que vivió la ciudad, su población vio como los delincuentes andaban con fusiles y bombas sin que una autoridad pudiera detenerlos. Fue a la 1 a.m. hora local, a las 2 a.m. del centro del país, cuando la Policía Municipal detuvo a seis presuntos agresores, identificados como sicarios de la agrupación Los Mexicles, informó Mejía. “Se ha restablecido el orden, aunque continúa la persecución de más agresores”, explicó el subsecretario.

“Lamento profundamente la pérdida de vidas humanas en este atroz hecho contra Ciudad Juárez”, dijo la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, en un mensaje de Twitter el jueves por la noche. ”Condeno los hechos violentos ocurridos esta tarde. Reitero mi compromiso de trabajar con lo mejor de mis fuerzas y capacidades para garantizar el bienestar de los juarenses”, agregó. Esta fue la primera declaración oficial después de seis horas de ataques. Poco antes, la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) anunció la cancelación de clases ese jueves y este viernes las ha impartido de manera virtual.