Multa a Bolsonaro por intenar “invalidar” parcialmente los resultados electorales

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro ha visto cómo su intento de cuestionar la victoria de Lula en las elecciones brasileñas ha terminado en un doble golpe. Su demanda no solo ha sido rechazada, sino que el juez Alexandre de Moraes le ha impuesto una multa de 22,9 millones de reales (4,2 millones de euros) por «litigar de mala fe», según el comunicado. juicio.

La denuncia de Bolsonaro se produjo tres semanas después de perder su reelección y un silencio inusual para él. El presidente brasileño mostró su reticencia a aceptar la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva con una demanda en la que su partido pidió «invalidar» parcialmente el resultado por un supuesto error de software.

La demanda fue interpuesta por el Partido Liberal (PL), que apoyó la candidatura del líder ultraderechista, y cuestionó el 61% de las urnas electrónicas utilizadas en la segunda vuelta de las elecciones, celebrada el 30 de octubre. Si la autoridad electoral De haber anulado los votos afectados, significaría una victoria para Bolsonaro, quien habría obtenido el 51% de los restantes votos válidos, dijo el abogado del presidente saliente.

Si el juez hubiera aceptado la demanda, Bolsonaro habría obtenido el 51% de los votos válidos restantes.

Lula se impuso en esa segunda vuelta con el 50,9% en un proceso avalado y reconocido como transparente por todas las misiones de observadores nacionales e internacionales. La autoridad electoral ya declaró la victoria e incluso muchos de los aliados de Bolsonaro aceptaron los resultados. Pero los manifestantes en ciudades de todo el país se han negado a hacer lo mismo.

El presidente del Tribunal Superior Electoral, Alexandre de Moraes, dijo que la demanda solo puede ser analizada si también hay dudas sobre la primera vuelta. El presidente del PL, Valdemar Costa Neto, aclaró que la demanda «no representa la opinión del partido», pero que «debe ser analizada» para «fortalecer la democracia». La formación admitió que en la primera vuelta de las elecciones no encontró «problemas» en las urnas, pero reiteró que sí los hubo en la segunda vuelta e insistió en una «verificación» de los votos que dieron la victoria a Luiz Inácio Lula da Silva. .

Sin embargo, De Moraes aclaró que las urnas puestas bajo sospecha fueron utilizadas en ambas vueltas, por lo que instó a modificar la demanda en 24 horas. La sentencia destaca la «total mala fe del actor en su extravagante e ilegal pedido», cuya presentación tendría como finalidad «fomentar movimientos delictivos y antidemocráticos», dijo el magistrado.

El Partido de los Trabajadores calificó la demanda de «truco» sin futuro ante los tribunales