No te has dado cuenta, pero Apple lleva años haciendo esto

Muchos de los usuarios han expresado su disconformidad cuando Apple ha presentado los chips A15 Bionic en los nuevos iPhone 14 y iPhone 14 Plus, ya que pertenece a una generación. Sin embargo, esta estrategia se aplica desde hace varios años, pero en 2022 ha sido cuando más patente ha quedado esta política de Apple.

Chips de manzana, ¿viejos?

Apple presenta cada año renovaciones en su principal gama de productos: Apple Watch, iPhone, iPad y Mac, donde destacan las nuevas actualizaciones tanto de Software como de Hardware. Sin embargo, desde hace varios años, las actualizaciones de software y hardware han mantenido un ritmo constante, pero este último no se ha aplicado a nuevos productos.

Uno de los claros ejemplos lo tenemos en el Apple Watch, donde la compañía liderada por Tim Cook lleva varias generaciones sin presentar un nuevo procesador pero presentando anualmente nuevos productos y software. También ocurre en el iPad, donde hasta la entrada del Chip M1, salvo la serie Pro, todos los demás dispositivos contaban con un chip de generaciones pasadas. Recientemente, Apple ha hecho el mismo movimiento con el iPhone, lo que ha sorprendido a los usuarios porque la renovación del iPhone SE tuvo la microprocesador A15el mismo chip que lleva hoy en día el iPhone 14 y que en el momento de su lanzamiento fue el chip de Apple más potente lanzado hasta la fecha en un iPhone.

Rendimiento excepcional y futuras actualizaciones

La pregunta que tendrían que hacerse los usuarios es si tener un chip antiguo hace que el dispositivo funcione peor, y es que no es así. Todos los dispositivos de Apple cuentan con un rendimiento excepcional que cumple con creces con las funciones que demandan la mayoría de los usuarios de las distintas gamas de productos que presenta Apple. Si tienes un iPhone o Mac, el rendimiento será excepcional para consumir contenido multimedia, jugar a juegos de Apple Arcade y funciones específicas como Luma Fusion, Pixelmator, la suite de Adobe o la generación de documentos relacionados con el trabajo.

A todo lo mencionado anteriormente, le sumamos el Política de actualización de software de Apple, lo que hace que el rendimiento de tu dispositivo perdure en el tiempo, por lo que a pesar de tener chips de generaciones pasadas, no tendrás que preocuparte por el rendimiento. Un ejemplo de ello es el iPhone X, que recientemente cumplió cuatro años desde su lanzamiento, actualizaciones a iOS 16 y el rendimiento que ofrece el chip A11 Bionic funciona de manera excepcional, sin caídas de rendimiento, sin cuelgues de software y con alta velocidad para descargar aplicaciones y ejecutarlos

Por medio de conclusión, el rendimiento y eficiencia de los chips de Apple está fuera de toda duda y eso, unido a la política de actualizaciones que ofrece Cupertino, demuestra la perfecta conjunción entre hardware y software. Así que si en algún momento has tenido dudas de comprar un dispositivo de generaciones pasadas pensando que el chip está «obsoleto» afortunadamente no lo es, e incluso hay dispositivos de varias generaciones pasadas con un rendimiento excepcional y actualizaciones de software a la par del dispositivo de última generación.

Fuente: La manzana mordida