Noruega llama a la oposición al odio 10 años después de los ataques terroristas del 22 de julio – Noruega

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

«No debemos dejar que el odio permanezca sin oposición», dijo Erna Solberg en un discurso en una ceremonia conmemorativa cerca de la sede del gobierno en Oslo.

Este fue el lugar donde Breivik detonó una bomba que mató a ocho personas antes de un tiroteo masivo poco después en un campamento de verano para jóvenes de izquierda en la isla de Utøya, matando a otras 69, la mayoría adolescentes.

En declaraciones a los sobrevivientes y familiares de las víctimas, Solberg enfatizó que se había hecho mucho en los últimos 10 años para mejorar la seguridad y combatir la radicalización y el extremismo.

«La preparación más importante, la tenemos que construir dentro de cada uno de nosotros», dijo, y agregó que serviría como «un baluarte fortalecido contra la intolerancia y el discurso de odio, para la empatía y la tolerancia».

Otros Titulares recientes:  Memorial de adolescente noruego asesinado en ataque racista de 2001 vandalizado - Noruega

La nación escandinava se había librado en su mayoría de la violencia extremista hasta los ataques del 22 de julio de 2011.

LEA TAMBIÉN: Noruega cumple 10 años desde los ataques terroristas del 22 de julio

Después de la ceremonia conmemorativa de la mañana en la sede del gobierno, las misas de la iglesia y otra ceremonia en Utøya por la tarde marcarán el aniversario. Al mediodía, sonarán las campanas de las iglesias en todo el país.

Poco después de los ataques, el entonces primer ministro del Partido Laborista y actual jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, prometió responder con “más democracia” y “más humanidad”.

Otros Titulares recientes:  Hoy en Noruega: resumen de las últimas noticias del lunes - Noruega

Pero diez años después, muchos de los supervivientes de Utoya sienten que Noruega todavía no se ha enfrentado realmente a la ideología que impulsó a Breivik.

«El racismo mortal y el extremismo de derecha todavía están vivos entre nosotros», dijo Astrid Eide Hoem, una sobreviviente que desde entonces se ha convertido en directora de la liga juvenil del Partido Laborista (AUF), que organizó el campamento, en un discurso durante Ceremonia del jueves por la mañana.

“Viven en Internet, viven alrededor de la mesa de la cena, viven en muchas personas que muchas (otras) escuchan”, continuó.

“Es ahora, de una vez por todas, que debemos decir que no aceptamos el racismo, que no aceptamos el odio”.

Fuente: thelocal.no