Perú cumple una semana sin saber quién será el nuevo presidente, pero Pedro Castillo se acerca cada vez más /Titulares de Tecnología

Perú cumplió una semana el domingo sin saber quién será su nuevo presidente, mientras el izquierdista Pedro Castillo mantiene una leve ventaja en el lento escrutinio y la derecha Keiko Fujimori insiste en denunciar el «fraude».

Castillo lidera a su rival por 49.000 votos -50,14% versus Fujimori 49,86% – tras contar el 99,93% de las mesas de votación de la papeleta del pasado domingo, que la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) considerado limpio y sin «irregularidades graves».

Perú, que tuvo tres presidentes en 2020, sufre de incertidumbre, mientras Fujimori moviliza a sus seguidores a las calles para denunciar «fraude» y «hechos muy graves» en la votación y el escrutinio.

Castillo, por su parte, se siente como un ganador y pidió a su gente el sábado por la noche «paciencia» y «serenidad». También instó a «no caer en la provocación, ya que estamos en un momento crítico».

«Las apuestas son altas: quién es el ganador en un momento en el que la distancia es muy corta y no sabemos con certeza el volumen de votos contestados […], y está en juego la legitimidad del proceso electoral «, dijo a la AFP la analista Sonia Goldenberg.

«Hay un sentimiento en ambos lados de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) no es confiable, lo cual es grave en una situación como esta, y tampoco sabemos si los dos candidatos aceptarán el resultado«añadió.

Presiones

El JNE, que revisa el escrutinio del organismo electoral (ONPE) y proclama vencedor, está bajo presión de los partidarios de ambos candidatos, que se manifiesta a diario frente a su sede en el centro de Lima.

El JNE todavía debe resolver solicitudes para impugnar miles de votos y cientos de votaciones, especialmente de Fujimori, la última esperanza que tiene para revertir los resultados.

«Puede que Keiko todavía esté acortando la distancia, pero es muy difícil para él alcanzarlo. El resultado puede cambiar, no es imposible, pero se hace cada vez más difícil«La politóloga y académica Jessica Smith dijo a la AFP.

«En el caso de que Keiko cambiara el resultado, los que van a acusar de fraude son los simpatizantes de Castillo«, afirmó.

El analista Hugo Otero dice que Fujimori, ante lo que parece ser una victoria inminente para Castillo, intenta sembrar dudas sobre la legitimidad del proceso electoral.

«Es el camino deshacerse del fracaso, de la caída ”, dijo a la AFP el exasesor del fallecido expresidente Alan García.

La noche del sábado Fujimori participó de un colorido y bullicioso mitin con miles de seguidores en la Plaza Grau de Lima, donde repitió sus acusaciones de fraude.

«Estamos aquí para respetar nuestro voto, para que se analice el acta, queremos una elección transparente», dijo la candidata de 46 años, quien tendrá que ir a juicio por presunto lavado de dinero si pierde la papeleta.

Un fiscal anticorrupción solicitó prisión preventiva el jueves para ella, por supuestamente violar las reglas de su libertad condicional en el caso de aportes ilegales del gigante brasileño de la construcción Odebrecht.

La solicitud de impuestos elevó la tensión en medio de un escrutinio lento, en un país sumido en convulsiones políticas durante un período de cinco años, y será resuelto por un juez el 21 de junio.

La pandemia

Toda la tensión generada luego de la boleta se suma al daño causado por la pandemia, que deja 188.000 muertos en el país con la tasa de mortalidad más alta por covid-19 en el mundo.

Fujimori dijo a los corresponsales extranjeros el sábado que la «izquierda internacional está interviniendo» en Perú, aludiendo al saludo de los líderes latinoamericanos a Castillo por su «victoria», entre ellos el presidente argentino Alberto Fernández, el boliviano Luis Arce y la vicepresidenta nicaragüense Rosario Murillo.

Felicidades notas de protesta del gobierno impulsadas Peruanos a los embajadores de esos países, dijo la Cancillería.

La hija del expresidente encarcelado Alberto Fujimori también arremetió contra el presidente saliente, el centrista Francisco Sagasti, quien llamó este jueves a varias personas vinculadas a ambos lados para tratar de calmar las cosas. entre ellos el premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa.

El galardonado escritor de 85 años apoyó activamente a Fujimori de España, donde reside, a pesar de su pasado anti-Fujimori.

«No queremos Perú volverse en la Venezuela chavista o [Nicolás] Maduro «, dijo Fujimori en el mitin en Plaza Grau, repitiendo un eslogan de campaña.

Sin embargo, el principal asesor económico de Castillo, Pedro Francke, aseguró a la AFP en una entrevista el viernes que sus ofertas de canje no tienen nada que ver con la propuesta venezolana«.

Agencia AFP

Fuente: Clarin.com