Perú | La presidenta Dina Boluarte pide una «tregua nacional»

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, reiteró su apoyo a la Policía Nacional (PNP) en su accionar de control de las protestas antigubernamentales, atribuyó «el caos» que estas han provocado a «grupos radicales» y pidió una tregua nacional este próximo el martes en una conferencia de prensa con medios extranjeros.

“Esta no es una protesta pacífica, es una acción violenta generada por un grupo de personas radicales cuya agenda política y económica se basa en el narcotráfico, la minería ilegal y el contrabando”declaró Boluarte en una conferencia con la Asociación de la Prensa Extranjera del Perú (APEP).

Dijo que las principales protestas se han ubicado en Puno, departamento del sur fronterizo con Bolivia, «donde hay minería ilegal y contrabando», y en Apurímac, también en el sur, «donde está el Vraem, cerca de donde la cocaína hojas de tráfico». , y que es por ello que se ha desarrollado el caos, “mientras la Policía salvaguarda la vida de los compatriotas y los bienes privados y del Estado”.

Explicó que las pérdidas económicas ascienden a más de 2.000 millones de soles (unos 514 millones de dólares) en términos de producción y 3.000 millones de soles (unos 772,3 millones de dólares) relacionados con la destrucción de infraestructuras como aeropuertos y carreteras, comisarías y oficinas de la Ministerio Público.

“En algún momento he sido parte de las protestas y he salido a marchar por justas reivindicaciones laborales o estudiantiles, pero creo que el derecho a la protesta no puede ir acompañado de violencia, destrucción y muerte”indicado.

En las marchas antigubernamentales que piden su renuncia, el cierre del Congreso y la convocatoria a una asamblea constituyente realizadas desde principios de diciembre, han muerto 62 personas, entre ellas víctimas directas de enfrentamientos, un policía y muertes en el contexto de la protestas

“Le di un mensaje al país en el que pedí disculpas por los fallecidos y hoy reitero ese perdón”, dijo el mandatario.

APOYO A LA POLICÍA

Boluarte relató la actuación policial en varios motines ocurridos en las últimas semanas, como el resguardo por parte de las fuerzas del orden del «bien crítico» en el aeropuerto de Ayacucho, en el que murieron diez personas.

Se detuvo a explicar lo sucedido en Juliaca (Puno) el 9 de enero, el día más sangriento de las protestas en el que murieron 18 manifestantes y un policía fue quemado vivo por ellos.

“Pedimos a la Fiscalía Nacional que agilice las investigaciones porque nos indica que las muertes de ese 9 de enero en Puno, en cercanías de las calles, en su mayoría se deben al impacto de un arma artesanal denominada ‘dumdum’ y La Policía no usa estas armas letales”, dijo, refiriéndose a la posibilidad de que los manifestantes fueran asesinados por ellos mismos.

En relación a esto, señaló que la violencia en Juliaca fue organizada «por radicales» coincidiendo con el voto de confianza que el Gobierno solicitó ese día al Congreso.

Boluarte volvió a definir como «una conducta inmaculada» la actuación de la Policía en las marchas celebradas en la capital los días 18 y 19 de enero, en las llamadas tomas de Lima, en las que no hubo víctimas mortales y los agentes se enfrentaron a una gran violencia por parte de los protestantes.

También se disculpó por la forma en que se llevó a cabo el desalojo policial del campus de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, donde habían acudido cientos de manifestantes para participar en las marchas capitalinas y que terminó con 193 detenidos, de los cuales todos menos algunos de los cuales fueron puestos en libertad al día siguiente.

LLAMADO A LA TREGUA

“Hago un llamado a mi querida Patria a una tregua nacional para poder iniciar las mesas de diálogo y, mejor aún, poder fijar la agenda de cada región y desarrollar a nuestros pueblos”, dijo, y agregó que como gobierno es depende de ellos con urgencia para abordar las cuestiones que no han sido respondidas antes.

Destacó las invitaciones que se han hecho desde que comenzaron las protestas a organismos e instituciones nacionales e internacionales para que vigilen el respeto a los derechos humanos y se refirió a su participación este miércoles en la Organización de los Estados Americanos (OEA), dijo que contará «la verdad».

Por último, se hizo eco de los rumores al afirmar que «extraoficialmente» supo que «estas estupideces, traídas» por los ponchos rojos (grupo cercano al expresidente boliviano Evo Morales) «han entrado por la frontera peruana con Bolivia». .

En el mismo sentido, se preguntó si en los 17 meses de gobierno del expresidente Pedro Castillo, del que fue vicepresidenta, “se ha preparado este paramilitarismo (…) que está generando el caos”. EFE

Fuente de este Titular