por qué lo seguimos usando en la calle si no es obligatorio / Sociedad

Dado que el barbijo no es obligatorio en exteriores, impresiona la gran cantidad de personas que, al poder quitárselo (en zonas donde es posible mantener el distanciamiento social), elige usarlo. Independientemente de que esta decisión sea por miedo, exageración o inercia, ¿podría este uso incondicional de la máscara tenernos? salvado de la ola del covid pronosticado para la primavera?

Es decir, independientemente de la doble estándar de la barbilla que, como se verá a continuación, parece dominar diferentes escenarios de la vida urbana y, aparte de que ya no se puede lavar con frecuencia o renovar durante meses (comportamientos que no se recomiendan), hay un número muy elevado de personas. quienes, con sus matices, suelen optar por «sujetarlo» al rostro. Como si estuvieran siguiendo un impulso proteccionista subjetivo, independientemente de la sugerencia de las autoridades.

¿Son ellos los que han frenado la variante Delta?

“De hecho, veo a muchas personas que continúan usando la correa de la barbilla y yo también. Parece correcto. Me parece muy positivo ”, evaluó. Jorge Aliaga, físico, director de Planificación de la Universidad de Hurlingham y uno de los grandes comunicadores del Covid, dedicado de lleno al problema de la transmisión del virus a través de partículas llamadas “aerosoles”.

Cabe recordar que, tras la disminución de contagios registrada desde junio, hace un mes los casos de coronavirus empezaron a subir nuevamente. Sin embargo, durante un par de semanas hemos estado estancados en una «meseta» impredecible entre 1000 y 1200 infecciones diarias (Promedio semanal).

Imágenes urbanas del primer día en el que se podría omitir el uso de barbijo en CABA. Foto Guillermo Rodríguez Adami

Para Aliaga, llevar la correa de la barbilla podría haber ayudado desacelerar el aumento de casos. Pero no es el único elemento: “Efectivamente hubo un aumento de casos y dejó de subir. No sé si bajó mucho … Yo diría que no, pero dejó de subir. «

“Una posible explicación sería que hubo más contagios por el gran movimiento de personas en el último fin de semana largo. Además, la vacunación de adolescentes de 12 a 17 años avanzó rápidamente y seguramente también influyó. Hay muchos factores: desde el uso del barbijo y el comportamiento social hasta que muchas personas se hayan vacunado ”, resumió.

“Una cosa es estar alejado de la gente y otra cosa es si uno va a estar permanentemente en un lugar concurrido: vas a una tienda, sales; luego te subes a un medio de transporte público y te bajas; y subes a otro. ¿Qué vas a hacer? ¿Ponerlo y quitarlo todo el tiempo? Es más práctico ponérselo y quitárselo cuando estás realmente solo. Es lo que hago y creo que es lo que está haciendo mucha gente ”, evaluó.

Salir desnudo

«Hay dos cosas que se pueden pensar sobre el uso del barbijo», introdujo. Ingrid sarchman, profesor del seminario «Informática y Sociedad» de la carrera Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires (UBA), quien se dedica a estudiar, entre otros, los temas del cuerpo y las diversas formas de mostrarnos al mundo.

“Por un lado está el hecho de que estamos animales habituales y que, como tal, hay cosas que hacen inercia. Desde hace año y medio que para salir hay que llevar llaves, celular, billetera y barbijo ”, señaló.

Sin duda, “es una práctica que se incorpora, sin mencionar que para ingresar a cualquier lugar hay que tenerla puesta. Sacarlo y ponérselo a veces es más seguro que ponérselo directamente ”.

Sin embargo, hay un segundo aspecto central y es “estar protegido contra un virus que, en primera instancia, podría resultar mortal. A pesar de que la situación objetiva ha cambiado, no es tan fácil deshacerse de ese miedo. Mucha gente dice que salir sin máscara es como salir desnudo, vulnerable”.

En la Ciudad, el uso del barbijo en la calle ya no es obligatorio a partir del 28 de octubre. Foto Juano Tesone

En la Ciudad, el uso del barbijo en la calle ya no es obligatorio a partir del 28 de octubre. Foto Juano Tesone

Las tres F

Hablando de amenazas Martin Etchevers ofreció un aporte que se resume en un concepto teórico de la psicología llamado «las tres F”. Es Secretario de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la UBA y profesor asociado de la asignatura «Clínica psicológica y psicoterapias: psicoterapias, urgencias e interconsultas».

Las tres F provienen de términos en inglés pelear, vuelo y congelar. Algo como luchar, huir, congelar (o «congelar», en el sentido de estar inmovilizado).

“Son tres reacciones comunes de todos los mamíferos, y que los humanos también han tenido desde el principio de los tiempos, ante una amenaza. Es él repertorio natural de respuestas que podemos dar a una situación aterradora ”, resumió.

¿Cómo se aplica al uso de la correa de la barbilla? Para Etchevers, además del grupo de rebeldes y transgresores que inicialmente se negaron a llevar la correa de la barbilla, «son los más cauteloso y temeroso que sobreestiman las amenazas y que han sido especialmente eficaz desde la perspectiva del cuidado porque han estado mucho menos expuestos ”.

De aquí en adelante nos expusieron menos a todos.

“Algunas situaciones de la vida requieren un enfrentamiento más activo, peleas, como sucedió con nuestros antepasados ​​cazadores o como le pasa a un estudiante que teme la amenaza de un examen. A veces hay que exponerse y salir a pelear ”, explicó.

Sin embargo, «en el caso de un virus cuyo portador es otro ser humano, el comportamientos de evitación han sido de gran ayuda individual y socialmente. «

Por otro lado, “independientemente de las pandemias, los humanos tienden, por diferentes razones, a ocultar la cara para ocultar las emociones y dar menos información a los que observan ”.

¿Existe alguna razón para el uso extendido de la correa de la barbilla en la calle? Según Etchevers, tal vez sí. De hecho, dijo, el uso de máscaras en determinadas situaciones, o las capuchas y el pelo largo de los adolescentes cuando no quieren mostrarse, respondería a esa lógica.

«La simulación y el engaño es también un rasgo que compartimos con otros primates y mamíferos y forma parte de nuestros recursos», dijo el experto, y concluyó: «Ya sea por miedo al contagio o por inseguridad, el uso de la barbijo se incluye en el comportamientos de evitación que nos dan una sensación de mayor seguridad. Por supuesto, si se trata de un virus, esto no es solo un sentimiento”.

MG

#por #qué #seguimos #usando #calle #obligatorio
Fuente: Clarin.com