posibles indultos a los dirigentes catalanes, otro frente de batalla de Sánchez en España /Titulares de Tecnología

«Entiendo que puede haber compatriotas a los que les preocupe la posibilidad de dar indultos a los presos catalanes pero les pido que tengan confianza porque tenemos que apostar por la convivencia ”, dijo esta semana el presidente español Pedro Sánchez desde Buenos Aires durante su visita oficial de menos de un día.

Se refería a la decisión que solo él puede tomar y que es la última vigilia que irrita a los sectores de la oposición y preocupa a la sociedad española: perdonad a los líderes separatistas catalanes que hace 20 meses fueron condenados por el Tribunal Supremo a penas de entre 9 y 13 años de prisión por sedición, por haber formado parte, en 2017, de la intento de independencia en Cataluña.

Desde Argentina, Sánchez revisó el rosario de las ilegalidades que la soberanía catalana se enhebraba en ese momento en que el impulso de fundar su propia república parecía incontrolable.

Pedro Sánchez en San José, Costa Rica. Foto: EFE

“Entiendo que puede haber ciudadanos que tiene reparos sobre esta decisión que pueda tomar el Gobierno de España, sobre todo teniendo en cuenta los hechos acaecidos en 2017, las leyes de desconexión ocurridas en el Parlamento de Cataluña, el referéndum, la declaración unilateral de independencia que luego fue suspendida. «

Y agrego: «Pido comprensión, magnanimidad a toda la sociedad catalana y española porque el reto que tenemos por delante merece la pena ”. Desde entonces, sus críticos lo llaman, irónicamente, «Pedro, el magnánimo».

Cataluña, hierro candente para Madrid

Cataluña fue y es un hierro cada vez más incandescente para la mano de los que gobiernan desde La Moncloa. Y Sánchez ha estado dando señales de contorsionismo político poner el mantel en una mesa de diálogo con el gobierno de la Generalitat a cambio de abstenciones parlamentarias que le permitan juntar los cinco que faltan para el peso y seguir gobernando.

Los partidos de oposición, de centro a extrema derecha -Ciudadanos, PP y Vox-, han sido recolectando firmas contra los indultos y encendiendo una manifestación convocada para el domingo 13, en la Plaza Colón de Madrid, por la plataforma Unión 78 que fue fundada, entre otros, por el filósofo y escritor Fernando Savater.

«Para que los delincuentes no salgan de la cárcel», explicó una mujer platino bajo un mirador azul en la rotonda de Cuatro Caminos en Madrid, un rincón ideal para recoger firmas debido a la alta densidad de gente que entra y sale por aquí.

Manifestación contra el juicio del proceso independentista en 2019. Foto: dpa

Manifestación contra el juicio del proceso independentista en 2019. Foto: dpa

El líder del PP, Pablo Casado, no oculta su malestar ante la posibilidad de perdonar a los descarriados catalanes: “Corrompen la figura del perdón para pagar un precio político contra el patrimonio de todos. Llamar a esta transacción oscura concordia es una manipulación grotesca ”, dice.

«Cataluña nunca seré independiente. Y este gobierno lo sabe -asegura Casado-. Lo único que quiere es pasar dos años más en la Moncloa a costa de dejar una Cataluña peor y, por supuesto, una España peor. «

La polémica llega al PSOE

La polémica llega a predecesores de Pedro Sánchez del PSOE en el gobierno como Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

Para González, «No se han cumplido las condiciones» indultar. «Recuperar la política significa que se respeten la Constitución, el Estatuto y el ordenamiento jurídico», dice González, mientras Rodríguez Zapatero defiende los indultos.

“Esta decisión puede ayudar significativamente a lo que todos los españoles quieren, que es que las cosas sean mejores entre Cataluña y el resto de España, que el independentismo pierde fuerza y que el diálogo se recupere ”, dice.

Pedro Sánchez y Pere Aragonès, el presidente autonómico catalán que lleva apenas tres semanas en el cargo, que le costó horrores negociar con el resto de formaciones independentistas, ya han hablado durante 40 minutos por teléfono y se reunirán en el diálogo. mesa antes de fin de mes.

Hay rumores de que Sánchez planea finalizar los indultos, a lo que el Tribunal Supremo fue declarado contrario, antes de dicha reunión.

Indultos reversibles

El texto, que estaría dando los últimos peinados, generaría indultos «reversibles», es decir, con posibilidad de ser anulado si los beneficiarios cometen algún otro delito, un antídoto al «Lo volveremos a hacer» que suelen repetir los independentistas más cáusticos.

“Hoy seguimos creyendo que la mejor forma de hacerlo, como siempre hemos defendido, es el camino escocés. El camino del pacto y el acuerdo, el camino del referéndum acordado ”, dijo en carta uno de los posibles indultos, el exvicepresidente catalán. Oriol Junqueras, líder de la Esquerra Republicana de Cataluña.

«Otras vías no son viables ni deseables», dijo el expresidente, aludiendo al unilateralismo que tantos dolores de cabeza le causó al independentismo. Otra característica era que no anularían la sentencia sino que serían parciales.

Marcha de diferentes entidades favorables a la unidad de España, en Barcelona.  Foto: EFE

Marcha de diferentes entidades favorables a la unidad de España, en Barcelona. Foto: EFE

“El derecho de autodeterminación según la doctrina de Naciones Unidas no es válido para Cataluña y otro tipo de procesos porque está diseñado para los territorios colonizados. Los demás, si quieren independizarse, deben hacerlo de forma concertada con el Estado en el que se encuentran ”, aclara a Clarín, Vicenç Fisas, experto en análisis de conflictos y procesos de paz.

En su último libro, Repensar el ‘Procés’ a través del diálogoFisas desglosa la resolución negociada del conflicto entre Cataluña y España como única vía posible.

“El actual gobierno español, desde el primer momento, se dio cuenta de que las penas de prisión ellos no fueron la solucion por el conflicto con Cataluña ”, considera Fisas, quien dirigió la Escuela de Cultura de Paz de la Universitat Autònoma de Barcelona.

“Es cierto que se han saltado las leyes, que se han desobedecido sentencias de los más altos tribunales, pero por la figura de la sedición, en España, la pena es muy exagerada. No hay precedentes en otros países europeos. El gobierno entendió que se debe cambiar el Código Penal para que el delito de sedición incluya penas menores ”, opina.

El entonces presidente de la Generalitat, Quim Torra tras una pancarta con el lema "Decidir no es un crimen", en 2019. Foto: EFE

El entonces presidente de la Generalitat, Quim Torra tras una pancarta con el lema «Decidir no es un delito», en 2019. Foto: EFE

“Más del 80 por ciento de la población catalana quiere las cosas pactadas”Dice Fisas.

“Las encuestas muestran que si el Estado español otorga más autogobierno, el voto independentista cae y no llegaría al 40 por ciento”, dice.

“A corto y medio plazo, Cataluña no será independiente porque no hay suficientes mayorías de apoyo”Dice Fisas. «Hasta que sea algo deseado por dos tercios de la población, o incluso soñar con ello».

No faltarán quienes confronten a Pedro Sánchez con su propio expediente cuando en octubre de 2019, con la sentencia recién salida del horno, dio un mensaje en la televisión en el que decía: “Quiero mostrar respeto y cumplimiento absoluto (con la sentencia) por el gobierno de España. Esta sentencia pone fin a un proceso judicial que se ha llevado a cabo con plenas garantías y absoluta transparencia. Y como corresponde a un Estado social y democrático y de derecho como el español, la observancia significa su pleno cumplimiento ”.

Y hasta uno de sus ministros más leales, José Luis Ábalos, le aseguró en ese momento Clarín: “No es del todo apropiado hablar de indultos. Por supuesto, el gobierno no tiene esa voluntad. «

Pero, ya sabes, puedes cambiar de opinión.

Madrid. Corresponsal

ap

Fuente: Clarin.com