¿Qué ha llevado a más y más políticos a alegar fraude en las urnas en todo el mundo? – 14/06/2021 – Mundo / Brasil

El estadounidense Donald Trump, la peruana Keiko Fujimori, el boliviano Carlos Mesa, el mexicano López Obrador, el israelí Binyamin Netanyahu y los brasileños Aécio Neves y Jair Bolsonaro. Todos cuestionaron los resultados de las elecciones en sus países y empezaron a hablar, sin pruebas, de fraude.

Fujimori y Netanyahu son los más recientes. Ambos fueron derrotados en sus respectivas disputas electorales.

El israelí, por ejemplo, dice que está presenciando «el mayor fraude electoral en la historia del país». Keiko Fujimori, hija del dictador peruano Alberto Fujimori, dice que hay «una clara intención de boicotear la voluntad del pueblo».

Trump habló del «crimen del siglo» en 2020, pero no logró convencer a ninguno de los más de 50 jueces que evaluaron sus afirmaciones.

Pero tanto el expresidente estadounidense como el presidente brasileño, Jair Bolsonaro (sin partido), son excepciones en este grupo por haber salido victorioso y aún haber disputado las urnas.

Bolsonaro aceptó el resultado, pero dijo, sin presentar pruebas hasta la fecha, que habría ganado la primera ronda en 2018. El estadounidense habló de fraude incluso cuando ganó en 2016.

Y, al igual que hizo Trump meses antes de presentarse a la reelección en 2020, a más de un año de las elecciones brasileñas, Bolsonaro ya ha puesto en duda la imparcialidad de las elecciones y se aceptará a sí mismo si es derrotado.

La contienda electoral es un derecho de los políticos en un sistema democrático y un mecanismo importante para señalar el fraude y corregir las injusticias. Es un recurso disponible para todos y cada uno de los candidatos, de cualquier parte del espectro político.

Pero en los últimos años esto se ha convertido en una estrategia política.

“Los líderes populistas autoritarios de hoy actúan estratégicamente para deslegitimar el proceso electoral y, por ende, la democracia liberal misma”, dice la politóloga Maria do Socorro Sousa Braga, profesora de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar).

Pero, ¿qué pueden ganar con esto?

Según investigadores entrevistados por BBC News Brasil, principalmente para movilizar su base de apoyo, ampliar su rango de poder y cuestionar la legitimidad de sus oponentes.

Aécio y la impugnación de las urnas en 2014

La antropóloga Isabela Kalil, coordinadora del Centro de Etnografía Urbana de la Fundación Escuela de Sociología y Política de São Paulo, investiga la extrema derecha, el bolsillo, el conservadurismo y la desinformación.

Para ella, cuando el entonces candidato presidencial Aécio Neves (PSDB-MG), en 2014, impugnó el resultado electoral —con acusaciones luego refutadas— provocó la desconfianza de los votantes en el país y la discusión de propuestas de cambios en el proceso electoral.

Ahora diputado federal, Neves defiende la implementación del voto impreso porque dice que aumentaría la confianza de los votantes y desinflaría las acusaciones infundadas de fraude.

En 2015, una auditoría del PSDB de la impugnación electoral un año antes no pudo probar el fraude y declaró que el sistema de votación electrónica no permitía una auditoría completa.

Años más tarde, Neves fue grabado por el empresario Joesley Batista afirmando haber impugnado la reelección de Dilma Rousseff en 2014 para «cabrear» al PT.

Actualmente, el principal cambio en el debate es la introducción del voto impreso, acogido por Bolsonaro y políticos no solo desde su base de apoyo, como Ciro Gomes (PDT).

Según esta propuesta, la votación se seguiría realizando a través de una urna electrónica, pero una impresora mostraría al votante un recibo en papel para la votación. Este papel se depositaría automáticamente en otra urna, sin pasar por la mano del elector ni de nadie más.

Este cambio, según sus partidarios, garantizaría más confiabilidad al proceso electoral. Para la diputada Pocketnarista Bia Kicis (PSL-DF), presidenta de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara, la elección de 2022 solo será confiable con la producción de este recibo en el 100% de las máquinas de votación electrónica.

En su Propuesta de Reforma a la Constitución (PEC) para instituir el voto impreso, Kicis afirma que «el voto puramente electrónico, además de no brindar la certeza jurídica necesaria al elector, sigue violando los principios de publicidad y transparencia, confirmando que La urna electrónica, si bien ha representado una modernización del proceso electoral, en el sentido de garantizar celeridad tanto en la votación como en el escrutinio de las elecciones, ha sido objeto de constantes y fundadas críticas en cuanto a la confiabilidad de los resultados calculados «.

Además, el texto de la PEC dice que el país se ha convertido en rehén de la «juristocracia del Tribunal Superior Electoral (TSE)» en materia electoral, porque el tribunal «boicotea» la medida y que imprimir la papeleta de votación es «la solución». recomendado internacionalmente —salvo por los técnicos del TSE— para que el voto electrónico pueda ser auditado de forma independiente «.

Bolsonaro dijo a los legisladores en mayo: «Estoy seguro de que en las urnas de 2022, con el voto auditable aprobado por ustedes, con Bia Kicis a la cabeza, ya no tendremos dudas, no habrá sombra de duda en el mente de cualquier ciudadano brasileño. El proceso se llevó a cabo con equidad o no «.

Ese mismo mes, manifestó que si la PEC es aprobada por el Congreso para octubre de este año, se instituirá el voto impreso para el 2022 e hizo insinuaciones en caso de injerencia del Poder Judicial, que ya prohibió este cambio en años anteriores.

«Habrá un voto impreso, porque si no hay voto impreso, es una señal de que no habrá elecciones. Creo que se ha dado el mensaje».

Para Kalil, la estrategia de Bolsonaro tiene menos que ver con la preocupación por hacer que el sistema electoral brasileño sea aún más seguro y más con «la estrategia recurrente de los líderes autoritarios para desacreditar las elecciones y el proceso democrático en su conjunto».

«Para ellos, disputar las urnas es una oportunidad para avanzar en un proyecto de erosión democrática».

‘Desacreditar a las instituciones y desalentar el voto’

Pero, ¿qué ganarían los candidatos y líderes al hacer esto? Para Sousa Braga, a medida que estos políticos desacreditan a las instituciones democráticas por sí mismos, comienzan a concentrar cada vez más poder sin respetar los resultados de las urnas.

Según ella, el contexto brasileño es favorable a este tipo de movimiento porque tiene un «electorado conservador fuerte, con alta desconfianza hacia las instituciones representativas y buena parte de la clase política, en un contexto de creciente desinstitucionalización de las relaciones cívico-militares ( con mayor participación política del personal militar) «.

Kalil señala que este tipo de postura transforma el proceso político en una campaña permanente. La base de partidarios de estos líderes autoritarios permanece movilizada, unida y activa más allá del período electoral. En caso de derrota en las urnas, esta masa actuará para socavar la legitimidad de quienes ganaron.

«Se ataca a los electos. Hay una serie de acciones contra el jefe o el jefe de Estado exactamente con la justificación de que el logro de ese cargo no es legítimo porque fue amañado. Y la base también se mantiene con el objetivo de derrocar al gobierno o causar disturbios «.

Las acusaciones de fraude de Netanyahu, por ejemplo, obligaron a los políticos del partido Yamina, que forma parte de la coalición que derrotó al actual primer ministro, a recurrir a la escolta policial tras recibir amenazas de muerte.

En Estados Unidos, una manifestación contra la confirmación por parte del Congreso de la victoria del demócrata Joe Biden resultó en la invasión del Capitolio. Los líderes del Congreso tuvieron que ser evacuados por el riesgo de ser asesinados. Cinco personas terminaron muertas.

Para Kalil, la estrategia tiene dos pilares: desacreditar el proceso democrático y disuadir a la gente de votar. El segundo, dice, es defendido por algunos grupos en Brasil, pero está lejos de tener la fuerza que tiene en países como Estados Unidos.

Kalil explica que este movimiento tiene vínculos con las raíces de los procesos electorales, cuando solo los hombres blancos con posesiones tenían derecho al voto.

En la base de las reglas arcaicas estaba la noción de que estos serían los «más capaces» para definir el destino político de la sociedad. Este tipo de argumento resuena con grupos que defienden el fin del derecho al voto de los analfabetos, por ejemplo.

Como resultado de las acusaciones de fraude y desincentivos al voto, ciertos grupos sociales terminan por no participar en el proceso electoral.

«Si el sistema no funciona, la gente deja de participar, porque empieza a pensar que todo es un teatro, que todo es un fraude. Entonces, ¿por qué van a salir de sus casas para votar si al final es todo lo que va a hacer? ser defraudado, todo es una gran mentira. Lo que hay detrás es la no participación «, dice Kalil.

El antropólogo afirma que este fenómeno aún no ocurre en Brasil, aunque la abstención va creciendo poco a poco con cada elección, y la suma de votos blancos y nulos incluso supera el total de votos válidos en algunas ciudades. Ella y otros investigadores han atribuido esta tendencia no a una caída de la confianza pública en el sistema electoral, sino, entre varias otras razones, a la desilusión con el sistema político o el modelo de democracia representativa en Brasil.

En «How Democracies Die», los autores Steven Levitsky y Daniel Ziblatt argumentan que «las acusaciones falsas de fraude pueden socavar la confianza pública en las elecciones, y cuando los ciudadanos no confían en el proceso electoral, a menudo pierden la fe en la democracia misma».

Esto sucedió en México, por ejemplo. El actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, calificado por algunos analistas como un populista de izquierda, no aceptó el resultado de dos elecciones anteriores por presunto fraude.

En 2006, cuando impugnó los resultados de las urnas, la confianza en el sistema electoral mexicano se desplomó y casi cuatro de cada diez mexicanos desconfiaron del resultado, señalan Levitsky y Ziblatt. En 2012, cuando volvió a ser derrotado, siete de cada diez creían en el fraude en las urnas.

Ahora en el poder, López Obrador ha actuado para debilitar la institución electoral del país con el pretexto, según él, de prevenir el fraude.

Para Sousa Braga, de UFSCar, los principales obstáculos a los avances autoritarios son precisamente el fortalecimiento de las instituciones democráticas. «Los partidos, independientemente de su campo ideológico, necesitan defenderlos y actuar de acuerdo con las reglas creadas por ellos mismos».

El investigador afirma que, en 2022, el Poder Judicial brasileño tendrá un «papel crucial» en la investigación de los abusos que se puedan cometer en la campaña en las redes sociales, por ejemplo, para evitar que se afecte la legitimidad del proceso electoral.

Noticia de Brasil