Quién es Víctor But, el traficante que Rusia quiere cambiar por la jugadora de baloncesto de EE.UU.

Piedras preciosas y armas, belleza y destrucción, marcan la peligrosa existencia de Víktor Pero, el “mercader de la muerte”. Dicen que viajó por el mundo siempre acompañado de un experto en gemas y un contador. …

Piedras preciosas y armas, belleza y destrucción, marcan la peligrosa existencia de Víktor Pero, el “mercader de la muerte”.

Dicen que viajó por el mundo siempre acompañado de un experto en gemas y un contador.

Traficaba con «diamantes de sangre» y suministraba material de guerra a zonas sumidas en las hostilidades, eludiendo los embargos de la ONU, desde la década de 1990. Alimentó una parroquia de brutales clientes, caudillos y déspotas, que protagonizaron crueles conflictos, desde Liberia a Sierra Leona pasando por Al Qaeda, Afganistán, Oriente Medio o Colombia.

Su nombre ha salido del ostracismo de la prisión de Marion en Illinois. A sus 55 años, y con una formación que le permite hablar seis idiomas, este exsoldado de la URSS cumple una condena de un cuarto de siglo en una unidad restrictiva conocida como el «pequeño Guantánamo».

Estados Unidos ha ofrecido Pero a cambio de la basquetbolista Britney Griner, de 31 años, sentenciada a nueve el jueves por tráfico de drogas (tenía menos de un gramo en dos cartuchos de vapor de marihuana), así como de Paul Whelan, exmarino y empleado de un servicio de seguridad. empresa. Su detención, en 2018, también se produjo al encontrar unos cartuchos de hachís para su consumo, aunque le impusieron 16 años al acusarle de espionaje.


leer también

Francesc Peirón

«Estamos listos para enfrentar este problema», dijo el viernes el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov. “Pero solo en el marco del canal de comunicación establecido por los presidentes Biden y Putin”, remarcó. “Hay un canal especial para presidentes y, a pesar de algunas declaraciones, todavía funciona”, aclaró el jefe de la diplomacia rusa.

Su homólogo estadounidense, Antony Blinken, dijo que quiere continuar con esta discusión después de la llamada telefónica que tuvieron la semana pasada.

Aclaró, no obstante, que la detención de Griner en febrero, una semana antes de la invasión de Ucrania, y su condena -“inaceptable” para Biden- sacan a la luz la conducta injustificada de Moscú con las detenciones “para avanzar en su agenda utilizando a personas comprometidas”.

Pero cumple una condena de 25 años en Illinois tras armar los conflictos más violentos desde la década de 1990.

Algunas fuentes señalan que el Kremlin también quiere en el canje a Vadim Krásikov, con cadena perpetua en Alemania por abatir a tiros a un opositor checheno en Berlín en 2019. Estados Unidos considera inviable esta petición.

“Viktor But fue una criatura única que nació del fin del comunismo y el surgimiento del capitalismo desenfrenado cuando cayó el muro”, según Douglas Farah, coautor con Stephen Braun del libro. mercader de la muerte.

Este libro, de 2007, explica el auge de Pero, inspirando también la película El señor de la guerra (2005), protagonizada por Nicholas Cage.

Las dos historias, la de no ficción y la dramatizada, llegaron al público antes de su caída.

Viktor Bout es escoltado por miembros de una unidad especial de policía después de una audiencia en un tribunal penal en Bangkok el 5 de octubre de 2010.

Viktor Bout es escoltado por miembros de una unidad especial de policía después de una audiencia en un tribunal penal en Bangkok en 2010.

REUTERS/Sukree Sukplang

El empresario ruso, como él mismo se considera, fue arrestado en 2008 en una operación encubierta dirigida por agentes antidrogas estadounidenses en Tailandia. Se hicieron pasar por miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Finalmente, fue extraditado a Estados Unidos en 2010 tras un largo proceso judicial. El juicio se celebró en Nueva York en 2011.


leer también

Gonzalo Aragón

Foto de archivo tomada el 4 de octubre de 2010 de Victor But, conocido como

Supuestamente nació en 1967, en Dushanbe (Tayikistán), hijo de contador y mecánico de automóviles.

«Era un oficial soviético, probablemente un teniente, que simplemente vio la oportunidad que ofrecían tres factores resultantes del colapso de la Unión Soviética», dijo Farah.

Los factores que citó son aviones abandonados que no pudieron volar por falta de combustible o mantenimiento, enormes almacenes de excedentes de armas custodiados por guardias altamente sobornables y el surgimiento de numerosos grupos armados, desde África hasta Filipinas.

Este exsoldado soviético creció gracias al aprovechamiento de las oportunidades por la caída de la URSS

En el juicio, el fiscal federal de Manhattan, Preet Bharara, definió a But “como el enemigo público número uno” que había armado los conflictos más violentos. “Le dio armas a organizaciones terroristas comprometidas con matar estadounidenses”, subrayó.

Todo es circunstancial. Hoy Pero es moneda de cambio para dos ciudadanos sin antecedentes penales, sorprendidos con cantidades insignificantes de marihuana.