Reposo poético por el Centenario de Lima Quintana en la Noche Segunda / Titulares de Cultura

El homenaje al centenario de Hamlet Lima Quintana por parte de un nutrido elenco artístico y familiar brindó un refugio poético en una segunda noche del 63 Festival Nacional Folclórico de Cosquín, donde palmas y chacareras amenazaron con dominar el discurso estético de la velada.

El peso y el valor de la palabra envuelto en melodías capaces de conjugar con esa cadencia, desde las 23 horas y durante casi 40 minutos entregaron un gesto profundo y sereno que cautivó al público en medio de una programación dominical dominada por otros colores y ritmos. .

Enrique Llopis, Marián Farías Gómez, Casiana Torres, Carlos Bergesio, Julio Lacarra y Mónica Abraham sitúan voces, cuerpos y presencias en un esmerado homenaje con un preciso encuadre audiovisual que pone en diálogo el repertorio con las imágenes proyectadas en la pantalla situada en el centro del escenario.

Allí la figura de lima quintana hubo un momento de mágica comunión sin necesidad de recurrir a arengas y gritos, sino construyendo notas cotidianas cargadas de verdad y belleza que por su propia naturaleza invitan a la escucha y, con ella, a otros posibles sentimientos, desde el amor hasta el enfado.

Para lograr este ambiente hipnótico, brilló el ambiente musical de Jorge Giuliano, Leo Bernstein y Martín Castro y Martín Lima (nieto de Hamlet), al que también contribuyeron el bombo de Marián Farías Gómez y la guitarra de Llopis.

Mezclando suavemente declamación y canto, el concierto comenzó con «Gente necesaria» y «Los hijos y los pájaros», que Bergesio, autor de la música de la segunda pieza, cantó lleno de emoción.

Las estupendas «Pampa genial» (con melodías de Oscar Alem, vibraron en las gargantas de Lacarra y Abraham) y «La cuatrereada» (con música de Eduardo Andrade, interpretada por Torres y Castro) demostraron la validez de ensalzar el paisaje pero, en Además de, además, una advertencia sobre la amenaza que la transforma en suelo usufructuado.

Farías Gómez brilló de inmediato en ‘La amanecida’una joya que vio nacer de niña en el patio de la casa familiar, por donde pasaron, entre otros, sus autores: la colaboradora y Mario Arnedo Gallo, y Llopis hizo lo mismo con la conmovedora «Canción para Carlos Alonso» que creada junto al poeta en el exilio español para acompañar al pintor que había sufrido la desaparición de su hija Paloma a manos de la dictadura.

Más tarde Lacarra recitó «La meta» como prólogo de «Los pueblos de gesto antiguo» y el audiovisual Felipe Lima Quintana (en representación de los hijos del escritor) citaron otro texto de su padre antes de un canto colectivo y colectivo que llegó a todos los presentes con el himno «Zamba para no morir» y que Farías Gómez coronó diciendo: «Fue por Hamlet y por todos los poetas de la tierra».

El cierre con «El antiguo» amplió ese sensible impasse que los artífices del prodigio extendieron a la rueda de prensa posterior donde Llopis resumió que la propuesta buscaba «reinstalar todo el sentir de Hamlet y hacerlo desde hoy porque hablar de su obra es referirse a un presente con vocación de futuro».

En ese plan, Germán, otro de los hijos del artista centenario, adelantó que el 17 de marzo habrá otro homenaje en el Centro Cultural Kirchner a cargo de la Orquesta de Música Argentina Juan de Dios Filiberto bajo arreglos y dirección de Popi Spatocco y con Julia The voz de Zenko.

Pero Felipe también está trabajando en un documental, Llopis está reeditando una biografía de Lima Quintana y está a cargo de un disco que reúne parte de su trabajo al servicio de la música y está la idea de poder reemplazar para el 15 de septiembre (día exacto del 100) la obra conceptual «Che, diario del regreso».

Abundante lluvia no detuvo el Festival

La segunda luna de Cosco llegaba con la noticia de la salida de Kike Teruel de Los Nocheros (por tanto, la actuación del miércoles será su despedida del Festival) y tras una tarde tormentosa con fuertes vientos, granizo y fuertes lluvias que se convirtieron en ríos durante minutos. embarradas las calles del centro de la ciudad, algo que, por ejemplo, obligó a suspender las actividades en la peña del Patio de la Piri.

Pero sobre las 22.00 horas (hora de inicio de la fiesta en la plaza Próspero Molina) la tormenta ya era un recuerdo y, en ella, se cerró el telón imaginario para los festejos del 20 aniversario de La Callejera, un sexteto festivo masculino que atrajo al público con un repertorio directo dominado por chacareras como «Rojo delirio», «Corazón de quebracho» y «Monte chaqueño» quienes además estuvieron acompañadas por diferentes parejas de baile del Ballet local Camin.

La paleta de la banda incluyó chamamé («Puerto Tirol»), chamarita («Entrerriana y federal»), la versión de Leo Dan de «Santiago querido» y «Soy América».entre otras canciones que seguro serán parte de la fiesta del jueves a las 14 horas en la Plaza de la Familia (Catamarca y el río) donde se dan a conocer los aportes de Los Chaza, Juanjo Abregu, Magalí Juárez y Vale el Trago.

Aunque la chacarera también formó parte de su universo sonoro, la tucumana Sofía Assis (Revelação em 2022), de Córdoba, mostró un canto refinado capaz de esquivar los gritos y construyó un exitoso set en torno a su disco debut «Septiembre».

“Canto a los Valles”, la zamba “Arriando caminos”, “El pueblo mío”, “Chacarera y despedida”, la atractiva “Río de cholitas” que sumó la voz de Bruno Arias y el pequeño carnaval “Añurutay” con 11 colores parejas de bailarines aportadas por Camin, pintaron un panorama prometedor para la vocalista, muy bien apoyada por su grupo.

Al crédito de la noche, la comitiva tucumana se sumó al amplio espectáculo «Mi Tucumán Quero» con cerca de 70 artistas en escena surgidos -según la provincia- de concursos públicos.

En cambio, la delegación catamarqueña que volvió al Festival mostró menos brillantez después de ocho años y que formó parte de un programa que también contó con el Dúo Heredero; el grupo de malambo del Chaco El Capataz (surgido de Pre Cosquín), Belén Herrera, Vale el Trago, Orellana-Lucca y el cierre de Los Carabajal.

El tradicional cuarteto de acordeones, que completa 55 años de historia, con cuatro instrumentistas más de apoyo y la participación de la violinista La Sacha Fuga (que participó en un show de casi media hora), se encargó de bajar la persiana para el domingo.

Con dos segmentos clásicos («Alma de rezabaile», «La estrella azul», «Lágrima de amor» y «Como pájaros en el aire», entre ellos), Musha advirtió: «También queremos sacar canciones que sean canciones del futuro de este Festival» y en este tramo Los Carabajal hicieron «Mirando arder la leña», «No te despiertes todavía», «La Guitarra» y «Nido de coplas».

Esta noche, en Cosquín, presentarán a Facundo Toro; El Caro; Postales Provinciales (Jujuy y Córdoba); Micaela Chauque; ceibo; guitarristas; Los Pachecos; Los Tekis; y Los Caligaris.

Mientras que el martes actuarán Luis Salinas – Lito Vitale; Carolina Del Carmen Peleritti; Horacio Banegas; escuchar orquesta; Bruno Arias; María Fernanda Juárez; los alonsitas; Milena Salamanca; y Dúo Coplanacu.

Fuente: *Enviado Especial de Télam

Noticias relacionadas:

Palabras clave de esta nota:
#Reposo #poético #por #Centenario #Lima #Quintana #Noche #Segunda
Fuente: lmdiario.com.ar