Rusia planea conectar la central nuclear de Zaporiyia a la red eléctrica de Crimea

Los seis reactores de la planta de energía nuclear más grande de Europa podrían terminar produciendo electricidad solo para los territorios controlados por Rusia. Las fuerzas rusas que ocupan la planta nuclear de Zaporizhia en el sureste de Ucrania se preparan para desviar la producción de electricidad a la península ucraniana de Crimea, que Moscú anexó en 2014 sin la autorización de la comunidad occidental, advirtió Energoatom. Operador ucraniano del intercambio. Las obras de reorientación han puesto a la planta en una situación de extrema peligrosidad.

«El ejército ruso presente en la planta de energía nuclear de Zaporizhia está implementando el programa de (el operador ruso) Rosatom destinado a conectar la planta a las redes eléctricas de Crimea», dijo a la televisión ucraniana el presidente de Energoatom, Petro Kotin.

Los otros destruidos

La planta está operando con solo una de las cuatro líneas de producción de electricidad.

Para lograr su propósito, Rusia tiene que llevar a cabo un proceso técnicamente difícil porque primero debe «destruir las líneas eléctricas de la planta conectada al sistema energético ucraniano», continuó Kotin. Detalló que del 7 al 9 de agosto los rusos ya dañaron tres líneas eléctricas, por lo que actualmente la planta está operando con una sola línea de producción, lo cual es una forma sumamente peligrosa de trabajar.

«Cuando se desconecte la última línea de producción, la planta será alimentada por generadores a diésel. Todo dependerá entonces de su confiabilidad y de las existencias de combustible», advirtió también Petro Kotin. En ese momento, ya no estará conectado a la red eléctrica de Ucrania.


leer también

Agencias

Ubicada cerca de la ciudad de Energodar, a orillas del río Dniéper, no lejos de la península ucraniana de Crimea (en el sur de Ucrania), la planta cuenta con seis de los 15 reactores ucranianos, capaces de abastecer a cuatro millones de hogares o. Antes de la guerra, producía entre el 20 y el 21 % de las necesidades de electricidad de Ucrania. Quedó bajo el control de las tropas rusas el 4 de marzo, poco después del inicio de la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Kotin recordó que alrededor de 500 soldados rusos se encuentran actualmente en la instalación con vehículos pesados ​​y que la planta se está utilizando como base para las tropas. Para él, la única solución al problema de seguridad de la planta es «sacar de allí urgentemente a los rusos» para que «la infraestructura dañada» pueda ser reparada antes de la temporada de invierno. Sería mejor si Moscú se retirara y la planta volviera al control ucraniano.

Infografía de la planta de energía nuclear de Zaporizhia

la vanguardia

Moscú y Kyiv se acusan mutuamente desde el viernes de haber llevado a cabo varios ataques contra la planta, sin que ninguna fuente independiente pueda confirmarlo. Algunos de los proyectiles cayeron de las instalaciones de almacenamiento de combustible gastado, un área que cuenta con 174 contenedores de material altamente radiactivo, dijo Kotin, quien advirtió del enorme peligro que representan atentados como los del pasado fin de semana.

«Este es el material más radiactivo en toda la planta de energía nuclear. Este [El daño de estas instalaciones] significaría la distribución (de la misma) alrededor del lugar y luego tendríamos una nube de radiación y luego el clima decidiría la dirección en la que va la nube». «El riesgo es muy alto», enfatizó Kotin. El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky planteó el espectro del desastre de Chernobyl, mientras que el jefe de la ONU, Antonio Guterres, recordó este lunes que «cualquier ataque a las centrales nucleares es suicida».


leer también

Agencias

El jefe de las Naciones Unidas también pidió el fin de los ataques y el acceso de los investigadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA). Visita a la que en principio ha accedido Moscú, aunque de momento no se ha producido. Kotin advirtió hoy que si los investigadores se desplazan al lugar no habrá garantías para su seguridad.

Bombardeos mortales cerca de la planta.

Las bombas rusas mataron a 13 civiles durante la noche del martes al miércoles en la región de Dnipropetrovsk, según las autoridades locales, no lejos de la central eléctrica de Zaporizhia. El ataque nocturno también dejó 11 heridos, cinco de ellos en estado grave, en esta región relativamente segura donde los civiles son evacuados de Donbas, más al este, epicentro de la ofensiva rusa.

Salir de la versión móvil